Características del Oso Polar, Hábitat y Más

Son animales de gran tamaño y muy fieros, habitan en las zonas más inhóspitas del planeta, son mamíferos, blancos y tienen métodos de alimentación muy particulares, así que si deseas conocer más sobre las Características del Oso Polar, te invitamos a leer el siguiente artículo. Te aseguramos que encontrarás cosas muy interesantes sobre este extraordinario animal.

características-del-oso-polar-1

Características del Oso Polar

Se trata del oso blanco o ursus marítimus, pero es más conocido con el nombre de oso polar y se trata del depredador terrestre más impresionante que vive en la región del Ártico. Está clasificado como un mamífero que se alimenta de carne, bien sea de animales más pequeños o de pescado, pertenece a la familia de los osos y es, actualmente y sin dudar, el carnívoro terrestre con mayor talla del mundo.

Aunque existen discrepancias físicas visibles a simple vista con el oso pardo, en realidad mantienen muchas características genéticas, están relacionados biológicamente, lo que hace suponer a los científicos que sobre la teoría podrían reproducirse en una raza mestiza y tener crías fértiles en ambos individuos.

Pero, a pesar de las similitudes, hay que decir que son dos especies diferentes, tanto desde el punto de vista morfológico, como metabólico y en su conducta social. Se ha podido establecer que el ursus maritimus tyrannus, una subespecie muy voluminosa de oso, es un antecesor del oso polar.

Las características del oso polar, algunas de las cuales comparte con el oso Kodiak, se refiere a que es la más grande de las especies de úrsidos que existe. Si quieres saber cuánto el peso promedio de un oso blanco, te contamos que un adulto macho normal se encuentra por encima de los 500 kg de peso, pero ha podido establecerse que existieron individuos que pudieron obtener un peso mayor a los 1000 kg.

Si hablamos de hembras, lo usual es que las osas blancas lleguen a pesar la mitad de lo que pesa un ejemplar macho y pueden alcanzar una longitud de 2 metros de alto. Mientras que los machos pueden llegar a medir hasta los 2,60 metros.

características-del-oso-polar-2

El cuerpo del oso polar, aunque se trata de un animal de gran volumen, es más estilizado que la de otras familias de osos que se relacionan con él, como el oso pardo y el oso negro. Otra de las características del oso polar es que su cráneo es mucho más pequeño y se estrecha en dirección a su hocico, que en las demás familias de osos.

Rasgos faciales y sentido olfativo

Igualmente, se puede observar que tiene unos ojos muy pequeños, negros y muy brillantes, tal como si fueran de azabache, y su muy evolucionado hocico se destaca por poseer un excepcional poder de olfato. Sus orejas son peludas, muy redondas y pequeñas.

La disposición facial tan particular del oso polar tiene una doble razón de ser: para camuflarse y para que pueda evadir la mayor cantidad de pérdida de calor energético corporal por medio de la exposición de sus órganos de la cara.

Su gran cuerpo hace que el oso polar sea difícil de distinguir, debido a la piel de color absolutamente blanca que lo cubre por completo, entre los hielos que rodean el lugar en el que se encuentra su medio ambiente, y constituye un disfraz muy efectivo dentro de su zona de cacería. La existencia de este útil camuflaje, hace que el oso blanco pueda arrastrarse por el hielo para acechar lo más que pueda a las focas oceladas, que son alimento preferido.

características-del-oso-polar-4

Regulación térmica

Abundando en las características del oso polar, se puede afirmar que bajo la piel el oso blanco tiene una gran capa de grasa que le permite aislarse del frio, el hielo y las aguas absolutamente frías del Ártico, por las cuales se transporta a nado, actividad que aprovecha para cazar.

Otra de las características del oso polar, es que sus patas se encuentran mucho más perfeccionadas que las del resto de los individuos que pertenecen a la familia de los úrsidos, ya lograron evolucionar y adaptase para moverse por distancias inmensas en los extensos hielos del continente boreal y para poder nadar en grandes trayectos.

¿Dónde vive el Oso Polar?

El medio ambiente en el que vive el oso polar es el hielo que perennemente se encuentra en la zona polar ártica y las heladas aguas que rodean los icebergs y las llanuras fracturadas de las regiones del polo norte. Se encuentran distribuidos en seis grandes poblaciones que se encuentran situadas en:

  • La mancomunidad ubicada hacia el oeste de Alaska y la Isla de Wrangel, ambos pertenecientes a Rusia.
  • El norte de Alaska.
  • En Canadá, donde se encuentra el 60% del total de los ejemplares vivientes de oso polar del planeta.
  • Groenlandia, en la zona autonómica de Groenlandia.
  • El archipiélago Svalbard, que forma parte de Noruega.
  • La Tierra de Francisco José o archipiélago de Fritjof Nansen, también situada en Rusia.

Origen

El oso polar es una especie de oso que tuvo su origen en las siguientes regiones heladas:

  • América
  • Asia
  • Canadá
  • Dinamarca
  • Estados Unidos
  • Noruega
  • Rusia

Alimentación del Oso Polar

El oso polar obtiene su alimentación, en particular, de individuos jóvenes de focas oceladas, su alimento favorito, y puede cazar estas presas sin dificultad alguna, tanto bajo el agua como sobre el hielo, moviéndose con una gracia impresionante.

Técnicas de caza

Hay que destacar que el oso polar tiene dos formas particulares para ejecutar sus cacerías: la primera es arrastrarse lo más posible con su cuerpo adherido al hielo a alguna foca que se encuentre descansando, para proceder a levantarse por sorpresa y luego de una corta persecución, el oso polar le lanza un centelleante zarpazo directo al cráneo de la foca, asegurándose de la captura de su presa con una mordedura en el cuello.

La segunda técnica que utiliza el oso polar para cazar, y también es la que más utiliza para obtener alimento, es situarse al acecho en un área que las focas usan para salir a respirar. Estas áreas de respiraderos normalmente son huecos o agujeros que las focas hacen en el hielo para salir de forma alternativa a respirar en medio de sus partidas de pesca en las aguas cubiertas del hielo del casquete ártico.

En el momento en que una foca saca su nariz afuera del agua para respirar, el oso que está acechando le da un bestial zarpazo desde arriba, con la finalidad de poder fracturar el cráneo de la foca. El oso polar usa la misma técnica cuando decide cazar belugas, que son cetáceos de agua salada, parientes de los delfines.

características-del-oso-polar-3

Cazado en las madrigueras

Los osos polares también son capaces de descubrir a las crías de foca que se encuentren escondidas entre las  galerías que hayan sido excavadas bajo el hielo. Para ello utilizan su olfato y cuando logran encontrar la ubicación concreta de la cría, se arrojan con toda su fuerza sobre la parte superior de la madriguera helada donde se oculte la cría, desplomándose encima de ella.

En la época del verano, los osos polares pueden exhibir una conducta predatoria aún más audaz, atreviéndose a cazar caribúes, renos, inclusive pájaros, y se los ha visto recolectando huevos en las zonas de nidada de las aves árticas.

Comportamiento del Oso Polar

Una especial característica del oso polar es que no tiene fase de hibernación, tal y como lo hacen sus parientes de otras especies de ursus. Los osos polares sobreviven los crudos inviernos del polo por medio de un proceso que les permite acumular grasas en la época de invierno, que luego van a perder en la estación del verano.

Este ciclo les permite hacer dos cosas: calentar su cuerpo en invierno, debido a la grasa corporal; y luego poder refrigerarlo en la época de verano, gracias a la pérdida de grasa. Una particularidad es que durante toda la época de cría, las hembras no toman alimentos, llegando a derrochar hasta el 50% de su peso corporal.

En lo que se relaciona con la reproducción del oso polar, las hembra solo soportan a los machos de la especie entre los meses de abril y mayo, que es su época de celo. Una vez que ya ha pasado la época de celo, la conducta entre los machos y las hembras puede ser descrita como hostil. En particular si la hembra está criando, porque los osos polares machos son caníbales, y si tienen hambre pueden llegar a devorar a los oseznos o, inclusive, a otros osos.

Conservación del Oso Polar

Resulta muy triste que el oso polar hoy se encuentre en un muy importante riesgo de extinción por causa de las distintas actividades desplegadas por el hombre. Liego de haber logrado evolucionar y adaptarse por un período de más de 4 millones de años, a día de hoy los científicos e investigadores piensan que existe una posibilidad de que a mediados de este siglo esta hermosa especie pueda extinguirse.

Una de las causas más preocupantes de la disminución de la población de osos blancos es la actividad relacionada con la explotación petrolera y la contaminación que ella conlleva, y otra es el cambio climático y los gases con efecto invernadero, que son las principales amenazas a estos espectaculares animales, cuyo único depredador es el hombre.

La incidencia que el cambio climático tiene en la población de osos polares se puede observar en los cambios que se han producido en el ecosistema que habita. El ascenso sostenido de la temperatura del océano Ártico ha producido un deshielo acelerado del permafrost y la amplia área de hielo flotante en la que se encuentra la zona de caza del oso polar.

El cambio climático y el petróleo

El deshielo irregular ha sido la razón de que los osos no puedan reunir las reservas de grasa que requiere su cuerpo para poder pasar de forma eficaz de una estación a otra. Otra de las consecuencias de ello es que la imposibilidad de acumular grasa incide en su fertilidad, la cual ha descendido en un 15%, según los más recientes estudios.

Respecto al petróleo es mucho lo que se dice, pero poco lo que se hace por evitar impactar la zona ártica que, como todos conocen, es una zona llena de yacimientos de este hidrocarburo. Los efectos observados en su hábitat gracias a la acción del hombre, han hecho que los osos blancos se atrevan a incursionar en zonas pobladas en búsqueda de alimento, incluso entre la basura.

Curiosidades

La verdad es que los osos polares no tienen el pelo blanco, en realidad es traslúcido y el efecto óptico que produce el entorno en el que habitan hace que se vea blanco como la nieve en la época de invierno, y con un color parecido al marfil en las estaciones menos frías.

Otra curiosidad es que esos pelos son huecos y tienen relleno de aire en el interior, esto le permite al oso una gran capacidad de aislamiento término, un ahorro de energía y la retención de calor corporal que requiere el animal para subsistir en las inclementes temperaturas del polo Ártico.

La piel del oso polar es de color negro, lo que le permite al oso polar absorber mejor la radiación solar. El oso blanco no bebe agua, debido a que la existente en su hábitat es salada y ácida. Así que la forma de hidratarse de los osos polares es a través de la sangre de los animales que son su alimento. Otra curiosidad es que la expectativa de vida del oso polar se encuentra entre los 30 o 40 años.

Te recomendamos estos otros interesante artículos:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.