Conoce las Características del Águila, Hábitat, Qué Comen y Más

Con el nombre de Águila se conoce a una serie de aves rapaces de hábitos diurnos que cuentan con poderosos picos, afiladas garras, una aguzada visión y un vertiginoso vuelo. Otra de las características del águila es que se ubica como una de las aves de presa más extendidas a nivel mundial y que pese a ello está en riesgo de extinción. Entérate de mucho más a continuación.

Características del águila

Características del Águila

Águila es la denominación que se le ha otorgado a las aves depredadoras de mayor tamaño. Las variadas especies y subespecies de águilas pueden localizarse en prácticamente cualquier lugar del orbe a excepción de la Antártida. Integran el orden de aves de presa de los Accipitriformes. También son parte de variados géneros, los cuales están sometidos a una reclasificación más apropiada ya que los expertos no logran una opinión de consenso.

Las águilas están caracterizadas por su enorme tamaño, contextura robusta, cabeza y pico de gran peso. Como cualquier ave de presa, las águilas cuentan con un pico grande, fuerte y afilado para desgarra la carne de su presa. Posee igualmente talones y garras poderosísimas. Es igual de llamativo la fortaleza de las águilas, que les permite elevar en vuelo a presas de mucho mayor peso que ellas. Además tienen una vista sumamente aguzada que les posibilita ver potenciales presas a distancia.

El águila real cuenta con un par de puntos focales en sus ojos, uno para ver de frente y otro para fijar la mirada hacia los lados oteando a la distancia. Las águilas presentan tamaños variables, siendo que una de las variedades más pequeñas, el águila pequeña, solo llegar a tener una longitud cercana a los 45-55 centímetros. Por el contrario, el águila pescadora de Stellers alcanza un largo de cerca de 91-106 centímetros y su envergadura de alas puede estar próximo a los 2-2,5 metros.

La vista es el más potente de todos los sentidos de esta ave. Los ojos son enormes, ocupando cerca del 50% de la cabeza y llegan a tener el mismo peso que un ojo humano. La visión de águila es de 4-5 veces más aguda que la de un humano. Sus ojos se encuentran colocados a 30 grados del centro del rostro, lo que les proporciona un mayor campo visual. Las águilas pueden reconocer cinco colores básicos en comparación a los tres que los humanos pueden captar, pudiendo adicionalmente detectar la luz UV.

Las águilas cuentan con células fotosensibles en la retina que sirven para reconocer la luz y tienen sensibilidad a los colores. Una de los motivos por las que las águilas cuentan con una visión más poderosa que la de los humanos es debido a que sus retinas cuentan con más conos. El hombre cuenta con 200.000 conos por milímetro cuadrado, entretanto las águilas cuentan con un millón.

Proporciones y tamaño

La especie de cada águila es la que determina su tamaño y contextura, pero usualmente son aves de considerable tamaño, de comportamiento feroz y cuerpo robusto, además pueden iniciar vuelo con rapidez desde cualquier ubicación. Su cabeza es enorme en relación a su cuerpo y con sus potente pico pueden destrozar la carne cruda de sus presas. Un águila de buen tamaño puede alcanzar un peso de unos 7 u 8 kilogramos o más y alcanzar unos 95 centímetros de largo. En la totalidad de las especies, no obstante, la hembra es más grande que el macho.

Características del águila

Longitud de las Alas

De acuerdo a la especie, la envergadura de las alas de un águila puede lograr dimensiones sorprendentes que rebasan los dos metros de longitud, particularmente al volar, momentos en que las mantiene quietas, firmes, como velas de una embarcación enfrentando el viento intenso.

Alimentación

El águila se encuentra en la cumbre de la depredación, esto es, apenas cuenta con depredadores naturales y ella misma nació como depredador, lo que quiere decir que está en el tope de la cadena alimenticia. De lo que se alimentan las águilas va a depender de la especie y del alimento que tengan a disposición, pero todas ellas son feroces  carnívoras y se mantienen en base a una dieta de carne y/o pescado.

Las águilas se separan en cuatro agrupaciones: águilas marinas, águilas calzadas, águilas serpiente y águilas gigantes del bosque. Las águilas calzadas cuentan con una dieta más o menos diversa que está compuesta de aves, modestos mamíferos, reptiles, roedores, anfibios e insectos, entretanto que otras presas son más limitadas.

Las águilas pescadoras cuentan con una dieta primordialmente basada en peces, al tanto que las águilas serpiente se han especializado en la captura de reptiles. El alimento de las águilas gigantes se compone de varios animales del bosque. Una de las águilas de mayor tamaño, el águila arpía, consume animales de mayor envergadura entre los que se incluyen monos, perezosos y coatíes.

Reproducción

La reproducción de las águilas tiene lugar, como en todas las aves por fertilización interna luego de aparearse. Posteriormente la hembra libera un par de huevos en un nido construido con anterioridad. De los dos polluelos que llegan al mundo, solo uno llega a sobrevivir, ya que el primero que llega a nacer y se alimenta obtiene más fortaleza y relega al otro, sin que los progenitores puedan intervenir en ello.

El cuidado proporcionado por los padres se mantiene por cerca de año y medio, lapso luego del cual la cría habrá de dejar el nido. Las águilas practican la monogamia y todos los años recuperan su nido, generalmente elaborado a gran altura, el cual está constituido por palos, ramas y materiales suaves para el interior. El peso de estos nidos puede ser considerablemente grande.

Comportamiento

Las águilas son aves de conductas solitarias de las cuales se señala que se emparejan de por vida. El nido de ramitas y palos se edifica en un mirador de la parte más elevada de un árbol o en un despeñadero, en una región donde pueda alimentarse de modo permanente. Cada año son añadidos nuevos materiales al nido, ya que los desechos de los nidos previos se van descomponiendo bajo los nuevos agregados.

Los nidos de estos animales voladores pueden llegar a ser inmensos, llegando a medir hasta 3 metros de diámetro y pudiendo pesar más de 450 kilogramos. Las águilas (regularmente dos) no exhiben marcas adultas hasta llegado el tercer año, cuando abandonan la protección de los padres y van en busca de sus propias acompañantes y territorios.

Hábitat del Águila

Las águilas se inclinar por morar en áreas próximas a los cuerpos de agua, ya que una de sus presas predilectas son los peces. Pueden localizarse en humedales, en litorales, próximas a lagos o ríos, y en pantanos. Al detener su vuelo, reposar y anidar optan posarse sobre maderas duras, como robles o coníferas, como los pinos. Al parecer escogen los árboles de acuerdo a su altura y robustez.

Están clasificadas como aves rapaces de la familia Accipitridae, de las cuales hay cerca de 60 variedades diferentes. La mayor parte se puede encontrar en Eurasia y África, con sólo 14 especies emplazadas en otras regiones entre las que se incluye América del Norte, Central y del Sur, y Australia.

Depredadores

Las águilas son relativamente el depredador de mayor tamaño en su sector de la cadena alimenticia. Son veloces, poderosos y más o menos inteligentes. No obstante, sus huevos y polluelos sirven de alimentos a las ardillas, lechuzas, ratas, arrendajos y otros animales que escalan y se comen los huevos y polluelos.

Sumado a ello, las águilas en Estados Unidos se encontraban a punto de desaparecer a causa del DDT y a la inyección de plomo. El DDT provoca que las cáscaras de los huevos de estas aves se adelgacen y las águilas requieren de huevos con cáscara resistente para soportar el peso del pájaro grande que los anida. A partir de la prohibición del DDT, todas las variedades de águilas han retornado, a lado de otras especies de aves de gran peso como águilas pescadoras, pelícanos, y garzas.

Las municiones de plomo representan un enorme problema, ya que el plomo inmoviliza a un ave rapaz de los pies hasta arriba. Puesto que las águilas requieren sus patas para atrapar la presa y la perca, el plomo deja al águila envenenada indefensa en el suelo y pereciendo de hambre paulatinamente. En tiempos recientes se capturó a un hombre que había realizado disparos a centenares de aves y mamíferos, donde la mayor parte de ellos eran águilas. Los humanos son el depredador que no se alimenta de lo que mata, en numerosas ocasiones.

Vuelo del Águila

El vuelo del águila es vigoroso, imponente, con el poder de lograr velocidades de cerca de 240 a 300 kilómetros por hora (una de las más grandes velocidades entre las criaturas voladoras). Sumado a ello y gracias a sus potentes músculos y sus alas de enorme tamaño, el águila puede sustentarse en vuelo por más tiempo que numerosas otras aves, y esto le posibilita llegar a una altura inclusive mayor a los 7.000 metros sobre el nivel del mar.

¿Cuánto Vive un Águila?

La longevidad del águila varía en una media de entre unos 14 y 25 años, primordialmente porque no cuenta con  depredadores naturales. Las variedades de mayor volumen tienden a vivir por más tiempo.

Especies Representativas de Águilas

Algunas de las variedades más representativas del águila son:

  • Águila Calva (Haliaeetus leucocephalus). Se le conoce como el águila americana o de cabeza blanca, es oriunda de Norteamérica y se halla bajo protección tras haber estado en riesgo de extinción.
  • Águila Harpía (Harpia harpyja). Célebre por sus llamativos colores y su cresta gris, es el águila de mayor tamaño de América, parecida al águila filipina. Es de abundante presencia en América Central y del Sur, primordialmente en la selva amazónica.
  • Águila Imperial Ibérica (Aquila adalberti). De coloración marrón muy sombría y un gran tamaño promedio, es natural de la península ibérica, particularmente en Andalucía.
  • Águila Real (Aquila chrysaetos). Emblema de diferentes casas reales de Europa, es una variedad muy profusa, de plumaje sombrío pero luminoso y patas de un amarillo profundo. De figura aerodinámica y pico curvo en su extremo, se puede conseguir en todos los continentes, optando generalmente por climas cálidos.
  • Águila Negra (Buteogallus urubitinga). De coloración café y de tamaño mediano a grande, es conocida como águila africana pues es oriunda de Medio Oriente y África, particularmente de la Península Arábiga y Sudán. Se la estima como un águila muy “tranquila”, pese a que se la ha visto comer monos, garzas, reptiles o inclusive carroña cuando le es necesario.

Estado de Preservación del Águila

Numerosas especies de águila se hallan en la actualidad en peligro de extinguirse, en virtud de la tala sin control y al deterioro que las industrias humanas producen en sus entornos nativos, tales como la prolongación de carreteras, los sistemas de cables eléctricos, etc. Esto ha provocado que cuantiosas iniciativas ecológicas a nivel internacional gestionen sitios de conservación de variadas especies de águila, con la expectativa de poblar nuevamente sus hábitats.

El Águila en la Cultura

Las águilas han sido empleadas por numerosos pueblos como símbolo nacional y particularmente como símbolo imperial, ya que exhibe tanto poderío como hermosura. Del Imperio romano ha sido del cual, generalmente, otros estados han copiado la forma más habitual del emblema con un águila; el Imperio bizantino contribuyó con el símbolo del águila de dos cabezas. El águila era equivalente a poder para numerosos pueblos ancestrales como los Mochica del antiguo Perú, mayas y aztecas.

El águila ha significado para la humanidad, en diversas geografías, un signo de poder, hidalguía, pureza, honestidad y hermosura. Por este motivo a menudo se puede encontrar en enseñas, escudos, efigies y monedas, así como de distintivo de productos contemporáneos o de agrupaciones deportivas. Por solo citar algunos ejemplos:

  • Coronaba los santuarios a Júpiter en el Antiguo Imperio de Roma.
  • El águila bicéfala aparecía en la enseña imperial de Carlos I de España.
  • Es uno de los emblemas de la alquimia del medioevo.
  • El águila calva representa la divisa de Estados Unidos.

Relación del Águila con los Humanos

Al comenzar los colonos de Europa a colonizar Norteamérica, la cantidad de águilas empezó a mermar. Además de la devastación de su entorno natural para el asentamiento de civilizaciones, los colonos valoraron a estas grandes aves competidoras como si fuesen presas y las aniquilaron. Los colonos igualmente pensaban que ellas acabarían con su ganado. Ahora conocemos que en raras oportunidades se alimentan del ganado joven o indefenso.

La población de águilas calvas, ya disminuida por años de menosprecio, padeció aún más con la incorporación del DDT como insecticida. Este químico provocó que las águilas y numerosas otras aves de presa, redujeran su número. Al consumirse este producto químico, ocasiona, por un lado, que las cáscaras de los huevos de las aves adelgacen y se rompan con facilidad, y, por el otro, a menudo las torna infértiles. Para 1963 quedaban apenas 471 parejas de águilas en los Estados Unidos.

Merced a los empeños de conservación y a los proyectos de cría en los zoológicos, el águila llegó a recuperarse del riesgo de desaparecer. A las águilas se les crió de nuevo y fueron reintegradas en la naturaleza, y en la actualidad existen más de 9,700 parejas de águilas construyendo nidos en los contiguos Estados Unidos.

Te recomendamos estos otros artículos:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.