Conoce con nosotros en este artículo, ¿Cuáles son las principales características de un misionero? Todas ellas las debe tener un verdadero siervo de Dios, tanto de corazón, como de pensamiento y obra.

características-de-un-misionero-2

Características de un misionero

En esta ocasión tenemos la intención de enseñar sobre las características de un misionero cristiano y lo que este expresa al mundo. Definiéndose primeramente que un misionero cristiano es aquel que ejerce la función de propagar el evangelio de Jesucristo tanto de palabra como de hecho entre la gente aun incrédula.

De manera que el misionero cristiano cumple una misión del tipo conocido como por la gente, hacia la gente o en favor de la gente cristiana o no cristiana. Principalmente los misioneros dejan su sitio de residencia para ir hasta los lugares donde el mensaje del evangelio de Jesús no se ha propagado completamente o necesita que sea acogido de mejor manera.

Generalmente, estos lugares poseen ambientes difíciles o se encuentran ubicados en territorios donde es problemático la predicación, así como que el mensaje sea aceptado. Ejemplo de ello nos los dan los viajes misioneros de los apóstoles, los primeros discípulos y seguidores de Jesucristo.

Seis principales características de un misionero cristiano

Tomando como ejemplo a estos primeros misioneros de la labor cristiana de la primitiva iglesia de Cristo y a la luz de la palabra de Dios. Compartimos a continuación, al menos seis características principales que debe poseer o cumplir un verdadero misionero cristiano:

Tener un corazón que ame a Dios

La primera característica de un misionero cristiano es tener un corazón que ame a Dios. Habiendo recibido en su corazón al Espíritu Santo, según la promesa dada por Jesús en el pasaje de Juan 14:15-21:

Juan 14:15-17 (DHH): 15 – Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. 16-17 Y yo le pediré al Padre que les mande otro Defensor, el Espíritu de la verdad, para que esté siempre con ustedes. Los que son del mundo no lo pueden recibir, porque no lo ven ni lo conocen; pero ustedes lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes.

características-de-un-misionero-3

Cuando un misionero es portador del Espíritu Santo en su corazón reconoce la tarea encomendada por Jesús, la cual es su principal misión:

Mateo 28:19-20 (DHH): 19 Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, 20 y enséñenles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Por mi parte, yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.

Es entonces allí cuando la labor del misionero se inicia, al experimentar el amor de Dios en su corazón. Porque comienza a sentir la necesidad de compartir ese amor con sus semejantes, sembrando en ellos la semilla de la palabra de Dios.

Tener un corazón que ame al prójimo

Un misionero cristiano se hace sensible al punto de experimentar en su corazón las necesidades o padecimiento de sus semejantes. Esta sensibilidad y percepción lo hace mover a misericordia y compadecerse del prójimo, esa es la misma compasión que tuvo Jesús:

Mateo 9:36 (TLA): Y al ver la gran cantidad de gente que lo seguía, Jesús sintió mucha compasión, porque vio que era gente confundida, que no tenía quien la defendiera. ¡Parecían un rebaño de ovejas sin pastor!

Jesús sintió compasión por la gente no solo por sus necesidades físicas, sino que también y aún más por sus necesidades de alimento espiritual. Un alimento capaz de suplir plenamente las necesidades del ser humano, por eso está escrito: “No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que viene de Dios” (Mateo 4:4).

Llevar la palabra de Dios es entonces una labor misionera cuya consecuencia logra trascender en el mundo. Porque el evangelio transforma y cambia a la gente, haciéndolas mejores personas y plenas espiritualmente.

Tener un corazón que ame hacer la obra de Dios por el mundo

Jesucristo nos da la enseñanza de cómo debe ser la visión de la labor misionera que es ver la obra de Dios como una gran cosecha. Obra a la que es necesario sumarle un gran número de obreros o servidores de Dios, y este es el efecto multiplicador de la función de un misionero cristiano, además de orar por ello:

Mateo 9:37-38 (DHH): 37 Dijo entonces a sus discípulos: – Ciertamente la cosecha es mucha, pero los trabajadores son pocos. 38 Por eso, pidan ustedes al Dueño de la cosecha que mande trabajadores a recogerla.

La obra de Dios por tanto tiene un orden, controlado por Él como dueño de la cosecha. Dios es quien trabaja, protege, ama y cuida a la cosecha por medio de sus siervos.

características-de-un-misionero-4

Tener un corazón con espíritu intercesor

Un corazón con espíritu intercesor promueve o siembra la obra del Señor, pero además no es indiferente a ella. De manera que al ver las necesidades del rebaño intercede por él en oración con Dios.

Si el Señor ama a su rebaño como el Buen Pastor, el misionero también debe amar a lo que más ama Dios, a sus ovejas. Un misionero intercesor:

  • Promueve la oración entre sus hermanos.
  • Pide en oración a Dios que traiga más obreros para la siembra y cosecha.
  • Ora porque Dios dé los recursos necesarios para avanzar y realizar su obra con efectividad.
  • Ruega a Dios vaya adelante abriendo puertas y señalando las oportunidades de servir en su obra.
  • Intercede ante Dios sean suplidas las necesidades de la gente.
  • Su corazón es movido a misericordia sintiendo la necesidad de orar por la situación que vive la humanidad y el mundo. En este sentido te invitamos leer aquí sobre el poder de la oración y cómo utilizarlo.

Santiago 5:7 (DHH): Pero ustedes, hermanos, tengan paciencia hasta que el Señor venga. El campesino que espera recoger la preciosa cosecha, tiene que aguardar con paciencia las temporadas de lluvia. 8 Ustedes también tengan paciencia y manténganse firmes, porque muy pronto volverá el Señor.

Santiago 5:13-14 Si alguno de ustedes está afligido, que ore. Si alguno está contento, que cante alabanzas. 14 Si alguno está enfermo, que llame a los ancianos de la iglesia, para que oren por él y en el nombre del Señor lo unjan con aceite.

Santiago 5:16 Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros para ser sanados. La oración fervorosa del justo tiene mucho poder.

ayudar-5

Un misionero siente en su corazón el deseo de dar

Jesús dio y también hoy da lo que se necesita para que sus discípulos puedan cumplir su obra misionera. La misión de suplir las necesidades sobre todo espirituales, pero además proveyendo los recursos para cubrir necesidades físicas y materiales de los desprotegidos.

Mateo 10:1 (NBLA): Llamando a Sus doce discípulos, Jesús les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.

Jesús es el mejor ejemplo de lo que representa la dádiva, entregándose a sí mismo por el bienestar de todos, librándonos del pecado. El Señor nos llama por tanto a darnos también por los otros enfocándonos en esa misma manera de dar.

Tener la disposición en su corazón de ser enviado

Jesús después de equipar a sus discípulos les da la condición de apóstoles al enviarlos por el mundo en busca del rebaño perdido. Pero lo hace con instrucciones precisas:

Mateo 10: 5-8 (DHH): 5 Jesús envió a estos doce con las siguientes instrucciones: -No vayan a las regiones de los paganos ni entren en los pueblos de Samaria; 6 vayan más bien a las ovejas perdidas del pueblo de Israel. 7 Vayan y anuncien que el reino de los cielos se ha acercado. 8 Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los leprosos y expulsen a los demonios. Ustedes recibieron gratis este poder; no cobren tampoco por emplearlo.

Jesús les dice a sus discípulos que den de gracia lo que por gracia recibieron y que dejen todo, tomen su cruz para seguirlo a Él:

Mateo 10:37-38 (PDT): 37 -El que ama a su papá o a su mamá más que a mí, no le doy el honor de ser mi seguidor. El que ama a su hijo o a su hija más que a mí, tampoco puede ser uno de mis seguidores. 38 El que no acepta la cruz que se le entrega al seguirme, no merece ser de los míos-.

Jesucristo es el ejemplo de la obra misionera de Dios su Padre, así como Jesús fue enviado, nos envía ahora a nosotros a seguir una labor iniciada por Él:

Juan 20:21: Entonces otra vez les dijo: -La paz sea con ustedes. Así como me envió el Padre, yo también los envío a ustedes-.

Luego de ver las características de un misionero, te invitamos a reflexionar con las siguientes Reflexiones cristianas cortas para compartir en familia o también estas Reflexiones cristianas para mujeres con propósito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here