¿Puede el ser humano caminar descalzo en la superficie lunar?

Desde que el hombro logró el alunizaje, se han formulado todo tipo de curiosidades y preguntas. Todas y cada una de ellas están asociadas a la experiencia del equipo de Armstrong en la Luna, siendo una de ellas, bastante curiosa. Entre tantas interrogaciones realizadas, nació aquella donde se pregunta si el hombre es capaz de caminar descalzo en la superficie lunar. ¿Sí o no?

La superficie lunar es objeto de estudio constante desde que las primeras sondas espaciales fueron lanzadas hacia la misma. Desde entonces, se han recopilado todo tipo de datos acerca de la misma que resultan bastante útiles. Hoy en día, se sabe que la superficie, incluso, posee cúmulos de agua helada muy profundamente en ella. Pero, ¿cuáles secretos puede albergar en total?


También te puede interesar nuestro artículo: ¿Qué se ha descubierto sobre el agua en la luna?


¿Cómo es la superficie lunar? ¡Estos son todos los detalles que se conocen hasta la fecha de hoy!

No cabe duda que la superficie lunar es extremadamente diferente a los suelos terrestres. Desde su creación, ha pasado por un sinfín de acontecimientos que la han dotado de la apariencia que actualmente posee.

Cuando la misión Apolo fue capaz de alunizar, todas estas características fueron avistadas de manera presencial. A pesar de que no se profundizó en ese momento sobre las mismas, sirvió como base para indagar e investigar.

astronauta en la luna

Fuente: Google

A través del alunizaje, se recolectaron piezas de alto valor científico, cuyo estudio contribuyó a saber cómo es la superficie lunar. A partir de ese momento, se obtuvo una noción más clara acerca de cada misterio englobado en estos suelos espaciales.

La superficie del satélite lunar se caracteriza por inmensos cráteres, relieves, montañas y todo tipo de formaciones rocosas. Tras el impacto constante de asteroides y meteoros sobre la misma, poco a poco ha sido sellada en apariencia.

De igual manera, tras la identificación de cómo es la superficie lunar, se comprobó la existencia de zonas llanas llamativas. Estas conocidas como “mares lunares”, son el resultado de una intensa actividad basáltica con participación de magma y lava.

La evidencia recolectada sugiere que, tras los numerosos impactos de asteroides, se formaron distintos yacimientos de lava. A medida que avanzaban, formaron estas zonas donde la superficie es de color obscuro en absoluto.

Aunado a las mesetas, cráteres y demás formaciones rocosas, los mares forman parte característica de la Luna. Existen aproximadamente más de 20 de ellos, siendo el más común conocido como Mar de la Tranquilidad. A su vez, también destaca el más grande de todo el grupo, nombrado Mar de Lluvias.

La temperatura de la superficie lunar… ¿Es apta para que el hombre pueda caminar descalzo sobre ella?

La superficie lunar está llena de marcas que aseguran que alguna vez, sufrió el impacto de grandes cuerpos espaciales. Estos acontecimientos dejaron una huella clara en el satélite, contribuyendo a lo que es hoy en día.

En líneas generales, la Luna posee una variedad de componentes en su suelo de amplio objeto de estudio. Uno de los más peculiares es el hielo, material recientemente descubierto en grandes cantidades dentro de un cráter en el lado oscuro de la Luna.

Algunos científicos sostienen que es el resultado del antiguo choque de un cometa sobre esta zona. Sin embargo, otros sugieren que la temperatura de la superficie lunar, congeló grandes yacimientos de agua hasta formar tal área.

Sea cual sea el resultado, se tiene evidencia de un hecho inequívoco. La temperatura de la superficie lunar es más extrema de lo que parece. Para caer en cuenta en su magnitud, esta puede decrecer hasta más de 180 grados bajo cero. Un solo respirar de un humano en condiciones desprotegidas, será suficiente como para causar su deceso.

Por tal motivo, los suelos no son el único inconveniente a la hora de querer caminar descalzo en la Luna. También, se debe considerar estrictamente la exposición a la temperatura del satélite, más que mortal para el humano promedio.

Debido a que la Luna no está protegida por una atmósfera, la hace más susceptible a cambios drásticos de temperatura. Por ende, no dispone de una capa protectora capaz de aislar el frío o de hacer frente a las potentes radiaciones cósmicas y solares.

La Luna durante el día

Para que el ser humano sea capaz de caminar descalzo en la superficie lunar, primero debe lidiar con los cambios de temperatura. En ese sentido, un día en la luna posee una duración equivalente a trece días y ½ en la Tierra.

Durante ese período, la temperatura sube hasta niveles exorbitantes caracterizada por un calor infernal. Incluso, se ha promediado que la temperatura puede subir hasta más de 200 grados. Con tan solo pisar la superficie, será suficiente para causar consecuencias mortales.

La Luna durante la noche

Como ya se mencionó anteriormente, la Luna experimenta temperaturas bajas de hasta -180 grados Celsius. Pisar la superficie estando descalzos haciendo frente a esas temperaturas, es más que imposible en ese caso.

No obstante, la solución puede ser alcanzable si se crean condiciones para que esto pueda ocurrir. En los polos lunares, la temperatura se mantiene constante a -97 grados Celsius como tal. Aunque continúe siendo un número desalentador, es posible trabajar con base en él con miras a una futura colonización del terreno lunar.

El suelo de la superficie lunar… ¿Cómo afectaría a la piel descalza?

caminar descalzo en la luna real o mentira

Fuente: Google

La diferencia entre la superficie terrestre y la superficie lunar, es que esta última no dispone del importante proceso de erosión. A través de este acontecimiento natural, la Tierra es capaz de adaptar sus suelos para que la vida sea sustentable.

Con respecto a la superficie lunar, al no poseer erosión, todos sus suelos se mantienen de la misma manera. Es por ese motivo que, en la Luna, los cráteres y demás formaciones se han conservado intactas.

Caminar descalzo en la superficie lunar se antoja más que difícil debido a esta premisa. El suelo lunar no está lo suficientemente adaptado, siendo, además, portador del regolito. Este material posee una textura vidriosa y abrasadora, propiedades que podrían afectar directamente a la piel sin protección.

Por si fuera poco, recientemente se ha develado un minucioso estudio aclarando los controversiales efectos de la radiación cósmica. Al carecer de atmósfera, el suelo absorbe parte de esa radiación y, sin la protección ideal, puede causar estragos en la piel descalza.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.