Aunque no lo parezca, los calambres en perros son realmente comunes, especialmente en aquellos caninos que hacen deporte constantemente y los que ya se encuentran en una edad avanzada. Vamos a conocer un poco más de este tema, es muy interesante e importante para todas tus mascotas.

calambres en perros

¿Conoces qué son los calambres en perros?

Los calambres en general, son contracciones musculares no voluntarias que se padecen en diversos músculos, no existen musculatura específica que pueda o no sufrir un calambre, pues todas pueden tener este espasmo, incluso el más pequeño de todos, no obstante, lo más común es que ocurra en, el caso de los perros, sus patas y, en el caso de los humanos, en las piernas. Aunque en algunos casos, los calambres en el cuello pueden ser frecuentes.

Cabe resaltar que, existen algunos calambres que pueden no causar dolor, sin embargo, en la mayoría de los casos, los perros sufren un dolor agudo cuando ocurre uno de estos espasmos, incuso, en algunos casos, los perros pierden completa movilidad por segundos o incluso algunos minutos.

¿Cuáles son los síntomas de calambres en perros?

La sintomatología de los perros que padecen de calambres variaran dependiendo de la intensidad del mismo y la gravedad de la lesión muscular que tenga en can, sabiendo esto, vamos a conocer un poco sobre los síntomas más comunes que debemos conocer para saber si nuestro amigo sufre de algún calambre:

  • Rigidez muscular
  • Dolor muscular
  • Incapacidad para moverse

En algunos perros, especialmente en aquellos que presentan calambres severos o crónicos, pueden sufrir convulsiones luego de tener un colapso a causa de la contracción. No obstante, este tipo de síntomas graves, son muy pocos frecuentes, no suelen verse muy a menudo pero sí, son muy delicados.

Síntomas de los calambres en perros

¿Cuáles son las causas de los calambres en perros?

Como hemos mencionado anteriormente, el constante y excesivo ejercicio, es la principal causa de calambres en perros, otra causante muy común también es, el realizar algún movimiento o ejercicio de manera errónea o con demasiada fuerza. Este tipo de causantes, lo que hacen es, tensionar de manera repentina los músculos del can causando así los calambres. Es por este motivo, que los perros de carreras, deportistas o muy activos, tienden a tener más este tipo de problemas musculares.

Ahora bien, vamos a conocer un poco sobre otras causas que pueden provocar que nuestros perros sufran de calambres:

  • Deshidratación: esto ocurre cuando los perros no beben la cantidad de agua adecuada, especialmente aquello perros que tienen constante movimiento o que se ejercitan mucho más que otros.
  • Lesiones en patas o espalda: esto puede ocurrir cuando, nuestro perro, padece de alguna lesión en sus patas o en la columna, pueden deberse a algún golpe, caída o cuando tiene alguna pelea con otro perro o animal.
  • Tumores en el cerebro o trastornos neurológicos: este tipo de enfermedades pueden causar problemas en el correcto funcionamiento del sistema nervioso, por lo cual, puede tener como consecuencia, los espasmos involuntarios musculares.
  • Convulsiones: este tipo de afecciones pueden presentarse debido a fuertes golpes, especialmente en cabeza y columna, pero también, ocurren como secuela o síntoma de alguna otra enfermedad que pueda padecer el perro.
  • Estrés crónico: esto ocurre especialmente en aquellos perros que, el estrés que padecen los hace contraer sus músculos por un largo periodo de tiempo, esto hace que, los mismos se pongan rígidos y con el tiempo comiencen a presentar agarrotamiento muscular.
  • Debilidad muscular: esto especialmente ocurre en perros ancianos, canes que no realizan el ejercicio necesario para mantener sus músculos sanos o es una secuela de alguna otra enfermedad que afecte a la mascota y degenere la musculatura del mismo.
  • Problemas circulatorios: padecer de este tipo de problemas pueden ocasionar que el oxígeno no llegue de manera adecuada a los músculos y como consecuencia, los mismos comiencen a atrofiarse y volverse rígidos causando así las contracciones involuntarias.
  • Enfermedades degenerativas: estas son enfermedades que limitan la movilidad del perro por un mediano o largo periodo de tiempo ocasionando así, una degeneración muscular que con el tiempo comenzará a provocar calambres.

¿Qué debemos hacer si tu perro padece de calambres?

Tratar a un perro con calambres va a depender mucho de la intensidad de los mismos y su durabilidad, además de la frecuencia con la que los mismos aparecen y qué ocasiona que estos afecten a nuestra mascota. Cuando notamos que nuestro perro puede estar padeciendo de calambres, lo recomendable es que lo lleves a un veterinario, de esta forma, se podrá diagnosticar su causa y tratar de la manera adecuada.

Cuando los canes están saludables y mantienen un entrenamiento constante y adecuado, no deberían sufrir de calambres, sin embargo, si esto llegase a ocurrir, lo primero que debes hacer, para saber cómo quitar los calambres es, suspender cualquier actividad que estén haciendo, darle de beber agua a la mascota y dale suaves masajes en los músculos afectados, de esta manera el oxígeno puede circular más libremente y además reducimos la tensión muscular. En estos casos, los calambres normalmente no duran más de unos minutos, pues dolo son momentáneos y no tienden a repetirse.

En el caso de que, sospeches que tu perro está padeciendo de falta de hidratación, te podemos aconsejar que, le prepares alguna infusión que sirva como un Suero para perros casero, la misma ayudará a que tu mascota de hidrate nuevamente.

Si bien, cuando un perro sufre de calambres leves y no son habituales, la visita al veterinaria no será urgente, sí debemos tomarnos un tiempo para ir a una consulta, de esta forma podremos verificar que nuestro amigo se encuentre completamente saludable y que no padezca de alguna lesión, por más pequeña que sea.

Te aconsejamos que, le preguntes a tu veterinario de confianza, cuáles son las rutinas de ejercicios más adecuadas para tu perro, especialmente pensando en su tamaño, peso, raza, condición física y edad. Recuerda que no todos los perros pueden tener una misma rutina de entrenamiento y a veces, esta puede ser una de las causantes de los calambres caninos.

Si tu perro llega a sufrir de algún calambre y notas que el mismo no ha podido recupera su movilidad normal o que tiene mucho dolor muscular, deberás llevarlo al veterinario lo más rápido que puedas, pues podría ser un indicio de alguna lesión o un síntoma de que podría padecer de un calambre mucho más severo que el anterior. En algunos casos, los canes que pasan por esta situación, deben ser tratados por medio de una fisioterapia para que los mismos puedan volver a recuperar su movilidad.

Ahora, si notas que tu mascota presenta signos de tener calambres de manera constante, que su musculatura se ha degradado y que presenta dificultad para camina o moverse, deberás acudir de manera inmediata a un médico veterinario, pues una de las razones por la que el perro puede estar padeciendo de todo esto, podría ser a causa de algunas otras Enfermedades de perros que tenga como consecuencia o sintomatología la rigidez o contracción muscular involuntaria.

En el caso de estar hablando de un perro en edad avanzada, los calambres pueden ser muy frecuentes, esta será a causa de que la degeneración muscular y ósea que va ocurriendo a medida que el perro envejece. En este tipo de situaciones, el veterinario optará por poner primero la calidad de vida el bienestar del perro, en algunos casos, se tomará como opciones, el hacer terapias físicas y recurrir a medicinas alternativas.

Una de las cosas que debemos tener presente es que, si nuestro perro es mayor y padece de calambres constantes o alguna otra enfermedad degenerativa, debemos mantenerlo en lugares adecuados donde el mismo pueda relajarse, además, deberemos intentar reducir el esfuerzo físico que el can deba realizar para ciertas cosas, de esta manera, podremos mejorar su calidad de vida y además reducir sus dolencias.

¿Cómo podemos prevenirlos?

La prevención, siempre es la mejor medicina para todo tipo de enfermedades. Es por ello que siempre ha sido un tema muy importante, no solo en el caso de las enfermedades en los perros, sino también, en la de los humanos, es por eso que vamos a hablar un poco sobre qué hacer para prevenir que nuestras mascotas sufran de calambres o lesiones que puedan conllevar a padecerlos:

  • Mantener una actividad física equilibrada: debemos tener en cuenta la etapa de vida que vive nuestro perro, no es lo mismo ejercitar a un cachorro que a un perro viejo. También, debemos tener presente su peso y la salud general del canino, pues un perro que presente alguna afección, deberá tener una rutina adecuada que no perjudique su salud.
  • Mantener una buena hidratación: esto será esencial especialmente en aquellos casos donde el perro se encuentre realizando actividades físicas, ya sean paseos, entrenamientos o carreras.
  • Equilibrar su nutrición: siempre debemos mantener una nutrición adecuada para nuestros canes, para saber cuál es la correcta para tu perro, deberás consultar con tu veterinario, él te indicará cuál es la ideal dependiendo de tu amigo.
  • Ejercitar en el momento idóneo: siempre se recomienda que los perros paseen en horas donde la temperatura no sea, ni muy elevada, ni muy fría, de esta manera no los ponemos en situaciones que puedan comprometer su salud.
  • Rutinas de estiramiento: es recomendable, al igual que con los humanos, que los perros realicen una buena rutina de estiramiento y calentamiento antes de comenzar con sus actividades físicas, de esta manera se pueden evitar lesiones musculares de ligamentos y tendones.
  • Tener presente las necesidades del perro: siempre debemos tomar en consideración la edad y salud de nuestro perro antes de someterlos a rutinas de entrenamientos, de esta manera nos aseguramos que, nuestro amigo, no se vea afectado negativamente al momento de ejercitarse. Recuerda que si tu perro es anciano, su rutina de ejercicios deberá ser especial para su edad y estado de su cuerpo.
  • Cuidad su salud: siempre deberás mantener un constante control de la salud de tu perro, llevarlo al veterinario en el momento adecuado, mantener al día sus vacunas, desparasitaciones y rutinas que él médico te recomiende, de esta manera, podrás asegurarte de que tu perro siempre va a estar saludable y que sus posibles afecciones serán detectadas y tratadas a tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here