¿Cada Cuánto se Baña un Gato? Descúbrelo Aquí

Todos conocemos del poco gusto de los gatos por el baño, aún así estos felinos son conocidos por su aseo persistente y sistemático. Existen situaciones particulares que requieren la visita del minino a la ducha, por lo que cabe preguntarse ¿Cada Cuánto se Baña un Gato? ¿Es perjudicial bañarlo con frecuencia?. Entérate de esto y mucho más al continuar la lectura de éste artículo.

Cada Cuánto se Baña un Gato

¿Cada Cuánto se Baña un Gato?

El hecho de proporcionarle un baño a los gatos fue fuente de numerosos mitos por bastante tiempo. Mucha gente consideraba que no se debía bañara los gatos, puesto que estos mininos son muy aseados y en razón de que ellos mismos se encarga de su propia limpieza.

En contraste a otros animales, como los perros, los gatos aún preservan la conducta salvaje de descartar cualquier clase de olor propio y “evadirse” así de su potencial depredador, los gatos no desean entregarse a estos y eliminan así sus rastros.

Los que hemos convivido con gatos podemos asegurar que los felinos se la pasan prolongados ratos limpiándose con su lengua. No deja de ser cierto que no es un baño como tal, la lengua del gato le posibilita retirar la piel muerta, los pelos sueltos, etc. Sucede que la lengua del gato está revestida de una variedad de espinas denominadas papilas cónicas que hacen que opere como un excelente cepillo. Y merced a su gran plasticidad, llegan a casi todas las partes del cuerpo, con excepción del torso.

Bañar o No Bañar a los Gatos

¿Se le puede dar un baño a un gato?  ¿Cada cuánto tiempo se ha de bañar? El asunto del baño a los mininos usualmente es algo controversial, ya que hay quienes son defensores de la idea de bañarlos entretanto hay quienes son completamente opuestos.

¿Por qué es Necesario?

Siempre se ha destacado que los gatos son criaturas pulcras y aseados, y no es extraño que tengamos esta imagen de ellos, ya que un gato le dedica unas 8 horas diarias a su propia limpieza. Aún así, hay situaciones en las que el baño del gato se hace imprescindible, como por ejemplo.­

Cada Cuánto se Baña un Gato

  • Gatos no domésticos que van a la calle y se ensucian demasiado: No es igual la “suciedad” que pueda contraer un gato que vive todo el tiempo en casa que la que consigue en la calle, por lo que en tales situaciones es posible que en muchas ocasiones el felino no pueda asearse muy bien y el baño se haga necesario.
  • Gatos domésticos que se ensucian mucho o con algún producto dañino: En ocasiones puede acontecer algún percance doméstico en el que el gato llega a ensuciarse demasiado (por ejemplo mancharse de grasa con la cadena de la bicicleta) o que le caiga encima un producto para limpiar. En esa situación es crucial bañarlo, ya que el gato inclusive podría crearse problemas si lamiese un producto tóxico.
  • Gatos de pelaje largo o semilargo: Si no ha habido un cuidado esmerado del pelo del minino, puede suceder que se requiera un baño para su desenredo y pronta recuperación.
  • Tratamientos que necesitan de baño: A veces hay procedimientos que necesitan la aplicación de un producto al gato por medio del baño, como suelen ser ciertos jabones para desparasitar, o inclusive productos contra la alergia (del mismo felino o para impedir alergias en los humanos).
  • Por recomendación del veterinario: Siguiendo lo del punto previo, hay ocasiones en que el veterinario receta alguna clase de medicamento o tratamiento que es aplicado en la piel del gato, ya sea mediante un champú particular para el minino o que sea un producto que a posteriori se retira.
  • Gatos que no se limpian o se arreglan por ser mayores o por inconvenientes de salud: Cuando el gato ya no se arregla hay algo que no funciona, por lo que habrá de reconocerse la razón. En ocasiones es por un tema de salud, por poca movilidad, debido a que es un gato vetusto, etc. En estas situaciones sería apropiado consultar al veterinario si es bueno darle ayuda con un baño.

Cada Cuánto se Baña un Gato

Si eres uno de los que está a favor de que los gatos sean bañados, es necesario que leas las importantes recomendaciones a continuación:

¿Cada Cuánto tiempo se Baña un Gato?

Al enseñar a nuestro gato a bañarse desde que comienza su fase de socialización, no le resultara tan molesto cuando se lo proporcionemos posteriormente. Los gatos se pueden bañar desde los 2 o 3 meses de edad, puesto que hacerlo antes resultaría riesgoso para su salud.

Dado que son animales delicados, ellos necesitan de mucha atención ya que se pueden resfriar con facilidad. Para conservarlo aseado antes de los 2 meses se pueden emplear toallitas húmedas. Hay que tener presente que cuando son gatos de muy pequeño tamaño es la mamá gata la responsable de hacerles la limpieza por medio del lamido.

La periodicidad con que los gatos son bañados sería de una vez semanalmente o cada 10 días en épocas de calor como el verano, pero en el invierno debe efectuarse solamente una vez al mes y solo en caso de que el felino tenga mal olor.

El Agua

Los gatos cuentan con mayor sensibilidad que los perros puesto que su anatomía se encuentra mucho más inervada y esto los convierte en criaturas sumamente sensibles y poco les encanta el agua y los baños. Es por ello que aconsejamos emplear agua tibia para su baño, lo que igualmente no les encantará pero con seguridad lo pueden tolerar. Se puede utilizar un envase o una manguera, para arrojarle el agua con mayor control.

Cada Cuánto se Baña un Gato

Precauciones

Como parte de las precauciones que hemos de considerar a la hora del baño de nuestro gato, tenemos las siguientes:

Poner tapones de algodón en sus oídos previo al baño. Verificar que tales tapones estén bien colocados y no se puedan salir con facilidad si el gato llega a sacudir con brusquedad su cabeza. Esto se utiliza para impedir que penetre el agua en ellos y padezca posteriores infecciones en sus oídos.

Asimismo se ha de tener presente que el pelo de los gatos no es único. Por lo tanto hemos de asesorarnos bien acerca del champú y tal vez el acondicionador más apropiado para el pelaje de nuestro felino. Cuando es temporada invernal, además de secarlo con una toalla, utilice un secador de pelo, pese a que el ruido de este aparato pueda asustarlo, así que proceda con mucho cuidado y evite colocar el aparato muy próximo de su pelaje.

Secretos

Si el baño del felino lo vas a efectuar en una bañera, le sugerimos que ponga un tapete anti resbalante, o un  trapo o toalla en el interior de la bañera a manera de piso, así el minino aferrará sus uñas en ella de manera instintiva y no se provocará daño él ni usted al bañarlo.

Con ello evitará que se resbale fácilmente y que se ocasionen sustos que únicamente traerán más pugnas a la hora del baño. Ha de comenzar siempre por la parte inferior y ascienda progresivamente hacia arriba, así el gato se sentirá confiado.

En Contra de Bañar a Los Gatos

¿Cuándo no conviene bañar a los gatos? La mayor parte de los gatos no gozan con el agua e inclusive les provoca pavor. Es cierto que existen gatos que sí se divierten con el agua y se deleitan con un buen baño, pero por regla general no es lo más usual. En muchos de los casos cuando el gato siente placer con el agua es debido a que juguetea con ella y debido a que el felino ha resuelto hacerlo, sin habérsele forzado.

Y en muchas oportunidades cuando los gatos aceptan los baños es que fueron previamente acostumbrados a ellos desde muy chicos. Si de cualquier forma deseas proporcionarle un baño a tu gato, es aconsejable que lo habitúes a ello desde su fase de socialización de cachorro, esto es alrededor del primer al tercer mes de vida. Pero, como hemos mencionado, son muchos más los gatos que repudian los baños que aquellos que los disfrutan, por ello bañarlo:

Puede Ser Peligroso

Tanto para el gato como para la persona que lo baña. Los riesgos para el gato pueden ir desde el tiempo mismo del baño (por ejemplo que se quede atascado en el fregadero, que meta la pata con el desagüe, etc.), y como resultado de la histeria que pueda ocasionarle (que salga en alocada carrera, que se pueda golpear, etc.). Y para la persona: arañazos, mordiscos, etc.

Puede Ser Traumático

Los gatos usualmente no admiten cambios súbitos y pueden contar con una buena memoria para recordar traumas. El hecho de que la pase mal en el baño le puede generar situaciones nada gratas al minino y en su relación con la persona que le ha bañado.

Cómo Bañar a un Gato

Si estas decidido o requieras bañar al felino, has de tener presente las siguientes sugerencias:

  • Establece el tiempo. Al menos 1 hora, para que se constituya en algo que relaje y no agregue estrés a la situación.
  • Báñalo en un espacio apropiado. Sea el fregadero o la bañera, ha de ser un sitio con suficiente espacio y que le preste comodidad a quien lo baña.
  • Utiliza un jabón diseñado para gatos. El PH del felino es diferente al del humano, así que has de utilizar un producto particular para él.
  • Ten presto todo lo que necesites antes de comenzar el baño: toalla, tapete antideslizante, jabón, etc.
  • Usa agua tibia. Se sugiere que el agua se ubique entre 30-39ºC. Puedes calibrar la temperatura con un termómetro para agua o emplear tu codo para ver si es grata.
  • Deja que corra el agua antes. Así el gato se va habituando a su sonido, y procura ir mojándolo paulatinamente.
  • Brinda tranquilidad al felino. Por medio de caricias, charlándole, etc. y trata de que sea la misma persona que usualmente lo baña.

Aplica agua abundante al gato y asegúrate de que no queden remanentes de jabón en su piel, igualmente es muy importante el completo secado de ella (particularmente si hace frío) con lo que evitaras así resfriados u otros inconvenientes.

¿Con qué frecuencia se Baña un Gato?

Usualmente completan el proceso de asearse exitosamente por medio de su lengua, que cuenta con unos poritos que resaltan y operan cual cepillo. No obstante, igualmente han de higienizarse. Por otro lado, se conoce a los mininos por su poco aprecio al agua, pero esta particularidad tiene su explicación. La piel de los gatos es muy sensible al tacto por lo que usualmente se ve impactada por la temperatura del agua.

Por todo lo anterior se sugiere bañar a un gato con agua tibia, para conseguir que sea mejor aceptado por parte del animal. Abiertamente se señalaba antes que el baño para un gato era poco aconsejable. Sin embargo, los expertos han corroborado que el baño no es perjudicial para el felino. Otra cosa distinta es que se habitué a ello.

Únicamente se conoce a una raza de gato que soporte el agua sin resistencia, se trata del Van Turco. Esta variedad usualmente muestra una postura positiva hacia el baño. Las otras razas, por más dóciles que sean, usualmente se tornan violentos a la hora de la ducha, a menos que estén habituados a ellas. Otro motivo para no excederse en los baños a los mininos, es que pueden ocasionar la perdida de los aceites naturales de su piel, los cuales le sirven de protección y se necesitan para conservar su salud.

Periodicidad del Baño

Los especialistas aconsejan no bañar al gato de forma constante. Al menos que sea rigurosamente necesario, esto es, que se haya visto afectado por un químico nocivo, o el baño sea por razones de urgencia. En todos los otros casos, entretanto el gato esté saludable y su pelaje se vea en buen estado, es bastante con su aseo diario, mediante lamidas. Existen expertos que sugieren bañar al minino cada 5 o 6 meses. Otros sugieren efectuarlo cada 5 semanas. Pero ciertamente el tiempo entre un baño y otro depende de cómo responde la piel y el pelaje de la criatura.

Proceso de Bañar a un Gato

Es aconsejable emplear guantes de jardinería al momento del baño gatuno. Así tendremos protegidas nuestras manos de cualquier agresión a nosotros a través del procedimiento. Adicionalmente los guantes son de ayuda para mantener mejor controlado al felino.

Recomendaciones Importantes

  • A la hora de comenzar el ritual del baño, hemos de estar sosegados, ya que las emociones que experimentemos en el momento pueden ser transmitidas al gato.
  • Se recomienda cortar las uñas al felino antes del inicio del baño. De esta manera aminoraremos los riesgos de daños hacia nosotros y hacia la misma criatura.
  • Hemos de colocar al gato en la bañera con sumo cuidado. La mejor manera de sostenerlo es: con la mano derecha en la nuca y la izquierda por el vientre. Todo ello conservando cierta lejanía del animal para impedir ser arañados. Se debe liberar poco a poco, con un movimiento muy delicado, en el suelo de la ducha o bañera.
  • Permitiremos que el animal se acostumbre al entorno antes de comenzar el baño. Así ganará confianza y se mantendrá más tranquilo.
  • No se deben emplear en los mininos champús para perros o humanos, ya que existen champús diseñados para el pelaje del gato, y cada raza cuenta con un producto particular, como se menciono arriba. De ser muy necesario, utilizaremos un jabón neutro. No obstante, este producto puede producir algunos efectos secundarios, como irritación, caída de pelo y escozor.
  • Se sugiere otorgarle alguna clase de premio al gato luego del baño. De esa manera relacionará el baño como una experiencia positiva y así se podrá bañar más frecuentemente. La recompensa puede ser una golosina, cuanto más sana mejor.

Las siguientes son otras recomendaciones de artículos:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.