Los tumores o bultos en perros mayores suelen ser un tema muy común en la medicina veterinaria. En el caso de que llegues a encontrar un bulto extraño en tu perro mayor, lo recomendable es que acudas de manera inmediata al veterinario, de esta manera podrá ser evaluado para saber a qué nos estamos enfrentando.

bultos en perros mayores

¿Cuáles son las posibles causas de bultos en perros mayores?

La aparición de bultos en canes mayores, pueden beberse a diversas causas. En algunos casos, pueden ser producto de otras Enfermedades de perros, alguna malformación o incluso puede ser consecuencia de alguna picada.

Estos podrían encontrarse localizados en cualquier parte de la anatomía del perro, en algunos casos, estos bultos en perros o protuberancias, pueden ser profundos o superficiales. Cuando existe una aparición múltiple de ellos, los mismos pueden estar localizados en una misma zona o estar esparcidos por distintos lugares del cuerpo del can. Uno de los factores que más contribuye a la aparición de estos es la edad, sin embargo, también influye la raza del perro y las lesiones que puedan provocarlo.

Ahora, vamos a conocer cuáles son los tipos de bultos que pueden aparecer en el cuerpo de nuestros canes mayores:

  • Abscesos cutáneos: estos se tratan de aglomeraciones de pus en un mismo lugar, los mismos quedan agrupados bajo una capa de piel capsulada que se puede presentar por diversas causas, entre las más comunes están las lesiones cutáneas, entre ellas están las heridas causadas por objetos, mordeduras a causas de peleas o por animales rastreros, lesiones penetrantes o parásitos que lastimen la piel del can.
  • Quistes epidérmicos: estos son, por lo general, bultos que pueden medir entre 1 y 5 centímetros, además de ello, están principalmente constituidos de un material líquido espeso y de color oscuro que, muchas veces tiende a ser supurante. No suele ser doloroso, pero cuando queda expuesto, corre el riesgo de infectarse y empeorar.
  • Quiste por inyección: en algunos casos, las inyecciones o Vacunas para perros pueden ocasionar que se creen algunos quistes fibrosos en la zona donde la misa se ha administrado. Por lo general, estos son de tamaño pequeño, no crecen con el paso del tiempo y tampoco duelen o supuran.
  • Ganglios linfáticos: en algunos casos, la inflamación de estos o el hecho de que los mismos presenten una trombosis, tienden a generar confusiones haciendo pensar a los dueños que su perro tiene un bulto, cuando la realidad es, que solo es un ganglio inflamado.
  • Verrugas y papilomas: la aparición de estas verrugas, que tienen una forma similar a la de una coliflor, se deben mayormente al padecimiento de papilomavirus, estos son pequeños tumores benignos que pueden hacer acto de aparición en cualquier parte del cuerpo del perro.
  • Neoplasias: cuando hablamos de esta afección, nos referimos a una aparición descontrolada de bultos neoplásicos que, puede ser malignos o no. En el caso de los perro mayores de cinco años, los mismos pueden tener apariciones de estos bultos qué, por lo general, se muestran como lipomas, linfomas o mastocitomas. Deben ser evaluados por el veterinario para saber si son o no peligrosos.

Diagnóstico de los bultos en perros mayores

Uno de los factores más importantes para poder hacer un correcto diagnóstico de la aparición de los bultos en perro es, su edad, raza y la localización en donde han aparecido los mismos. Una de las primeras cosas que hará el veterinario es, palpar el bulto, esto consiste en tomarlo entre sus dedos y apretarlo ligeramente para ver la consistencia, dureza e incluso movilidad del mismo, además de ello, saber cómo se encuentran localizados, ayudará a darse una idea de cuál será su diagnóstico.

Otra forma en la que se pueden estudiar es, extrayendo un poco del líquido que se encuentra dentro del bulto, de esta forma, puede realizarse un estudio del contenido celular del mismo y así obtener mayor información del mismo. Además, de esta misma manera también te podrá mostrar cómo ablandar un quiste sebáceo. Hacer cultivos de los bultos, ayudarán al médico a saber que otros microorganismos se encuentra en el interior de la protuberancia.

Otra de las maneras más comunes de saber la peligrosidad del bulto y la prognosis del perro, es tomando muestras y hacer un estudio de biopsias con la misma. Esta es la manera más usada para poder saber a ciencia cierta si estamos tratando con un quiste o tumor benigno o maligno.

Tratamientos para estos bultos

Los tratamiento que se vayan a emplear, van a depender de qué tipo de bulto estaremos tratando, su peligrosidad, tamaño y la causa. Debemos tener en cuenta qué, muchos de los bultos que aparecen en los perros no siempre son peligrosos, en algunos casos, los mismos no necesitan ser tratados ni retirados, pues no presentan ningún riesgo para el animal ni son dolorosos.

En el caso contrario, donde los bultos en perros mayores son molestos, es decir, dolorosos y potencialmente riesgoso, los mismos pueden ser tratados de manera quirúrgica, es decir, se opta por extirparlos y retirarlos por completo del cuerpo del perro. Luego de que este sea retirado por completo, se procederá a hacer una biopsia y diversos estudios para saber si el mismo era o no cancerígeno.

Así mismo, será el veterinario quien te dirá si es necesario un tratamiento de quimio o radiación en el caso de que tratemos con un tumor maligno, de lo contrario, se indicara un tratamiento menos intensivo para curar la herida de la incisión y el tejido donde se encontraba anteriormente el bulto.

En caso de un tumor maligno, debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • El hecho de que tu perro tenga un tumor maligno, no significa que el mismo esté sentenciado a muerte. Existen muchos tratamientos que podrían ayudar en la recuperación de tu canino.
  • Aunque tu perro no sepa que está enfermo, si se dará cuenta de tu estado de ánimo, por lo tanto, es recomendable que no cambies su trato hacia él ni que estés triste cuando estés a su alrededor. Recuerda que ellos pueden sentir y absorber nuestra energía.
  • Llena a tu perro de amor cada día. Esto no solo es en el caso de que tu perro presente un bulto maligno, sino que, deberías hacerlo siempre. Nunca se sabe lo que pueda ocurrir el día de mañana así que, nada es mejor que llenar a nuestros perros de amor cada día que estén a nuestro lado.
  • Siempre alimenta a tu mascota de manera adecuada, una buena dieta significa una buena nutrición, de esta forma tu perro podrá mejorar mucho más rápido.
  • Visita al veterinario de manera constante y pídele consejos para que puedas darle a tu perro medicinas naturales que ayuden a que este mejore más rápido o tenga una mejor calidad de vida.
  • Siempre incentiva a tu perro a salir a pasear o jugar, de esta manera se mantendrá activo y con energía. Además, ayúdale a llevar un poco de sol, recuerda que la vitamina D es buena para combatir diversas enfermedades.
  • En caso de que la enfermedad sea muy grave, no obligues a tu perro a quedarse a tu lado si el mismo está sufriendo o padeciendo de muchas dolencias. Aunque es muy triste, lo mejor es dejarlos partir hacia un lugar donde ya no tenga que soportar ningún dolor o afección.
  • Cuando llegue la hora, y tu perro parta, aun entre el dolor y la tristeza sonríe y recuerda los hermosos momentos que viviste a su lado, siempre honra la amistad que tuvieron y el amor incondicional que te dio. Seguramente tu mascota también se irá agradeciéndote todo el amor y los buenos momentos que le obsequiaste durante su vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here