Biografía de Santa Rosa de Lima ¡Canonización!

Conoce la biografía de Santa Rosa de Lima y como terminó siendo la primera en recibir el reconocimiento canónico por parte de la Iglesia, obteniendo el título de «excelsa patrona de Lima».

biografía-de-santa-rosa-de-lima

Santa Rosa de Lima fue canonizada por el papa Clemente X

Biografía de Santa Rosa de Lima: Primeros momentos

Nació en Lima el 30 de abril de 1586 en el nosocomio del Espíritu Santo y se le otorgó el sacramento del bautismo el 25 de mayo de ese mismo año, siendo nombrada Isabel Flores de Oliva.

Su padre tuvo como nombre Gaspar Flores, quien llegó en 1547 como un soldado con finalidad pacifica, para recuperar el control del Perú. Gaspar se asentó en el país y sería ascendido a soldado armado, diez años después, el 9 de marzo.

Su madre, María de Oliva y Herrera, fue una indígena con orígenes relacionados con el pueblo cerca del Huánuco, su labor consistió en ser costurera e hilandera.

Desde muy pequeña comenzó aplicarse penitencias así misma, queriendo demostrar así  su admiración y devoción por Jesús y Dios; realizaba ayuno por lo menos 3 veces a las semanas.

En ese tiempo empezó a padecer de un reuma muy intenso, es decir, unos dolores fuertes en las articulaciones que podían llegar a ser sofocantes, le causó sufrimiento y malestares por un largo trayecto de su vida.

Se mudó a Quives a los 12 años, debido al cambio de trabajo de su padre, tiempo después hizo la confirmación en el mismo pueblo. La llevó a cabo fue el arzobispo Toribio de Mogrovejo, él le acuñaría el nombre de Rosa.

Rechazo al nombre «Rosa»

Curiosamente, su madre le decía de esta manera por una visión que tuvo en el nacimiento de su hija, el sueño consistió en el rostro de la pequeña transformándose  lentamente en una rosa, la madre lo relacionaba con el jardín de Dios.

A la santa no le gustaba que le dijesen «Rosa», pero posteriormente lo aceptó. “Pues, hija, ¿no es vuestra alma como una rosa en que se recrea Jesucristo?»: fue lo que le dijo el sacerdote , debido a que no le gustaba ser llamada «Rosa».

Le impactó tanto que tuvo una perspectiva distinta de su epíteto, debido al amor que tenía por Jesús, decidiendo entonces a sus 25 años que la llamaran “Rosa de Santa María”.

Santa Rosa de Lima fue una mujer hermosa y encantadora, con una tez blanca comparada con el brillo del azúcar, parecido a su carácter.

Utilizó una corona plateada con espinas, de esa manera pasaba lo que pasó Cristo en su momentos finales y, además,  tuvo la peculiaridad de que sus hoyuelos agarraban una tonalidad roja -por eso el sobrenombre de Rosa-. Fue amistosa y cálida con los más necesitados.

Más de una vez llamó la atención por su  hermoso rostro, lo cual la llevaba a siempre echarse tierra o algún tipo de cultivo en el rostro, puesto que esta detestaba ser linda para otros, solo quería ser hermosa para «El Señor».

Su madre se dedicó a criarla y educarla; le enseñó a leer, cantar y a realizar todo tipo de actividades que para la época era raro que personas de bajos recursos supiesen hacer ese tipo de actividades, pero la mamá de Rosa trabajó educando a las hijas de la nobleza, pudiendo compartir sus conocimientos con ellas.

Biografía de Santa Rosa de Lima: Regreso a Lima

Debido a la situación precaria de su familia, decide volver a su pueblo para ayudarla, teniendo que trabajar igual que su madre como hilera y costurera, también, le tocó preparar y trabajar el huerto de su hogar.

En su casa tuvo una experiencia muy reveladora por la situación paupérrima de los otros pobladores indígenas. Ver como eran atacados o socavados por otros grupos, la hizo preguntarse sobre el actuar de los españoles.

Un personaje importante en su vida y que la ayudaría a comprender con mayor afinidad el maltrato a los indígenas fue su aya Mariana, perteneciente a la etnia indígena, la cual le contaba como eran maltratados por los españoles, socavando así en los pensamiento de de Santa Rosa.

Dando como resultando que se preguntara por qué los cristianos llegaron con tanta violencia, si el mensaje de Dios es el amor. Concluyó que el valor del sufrimiento da la redención, constando de que quien sufriera, Jesús y Dios lo redimirá.

Realizó su voto de virginidad, rechazando a cada pretendiente que se le ofrecía. Su verdadero deseo era ser monja, poseyendo una admiración por  Catalina de Siena, una monja santificada, y, como ella, se cortó su  gran caballera.

Fuerte convicción

Ninguna de las actuaciones de Rosa fueron bien recibidas por sus padres, en consecuencia se le niega ser monja, terminando en conflictos con ellos por un tiempo.

Los padres de la chica dejarían de un lado su conflicto, permitiendo que ayude a los demás y pueda desarrollar su lado espiritual. En 1606, finalmente, utilizaría su manto de terciaria de la iglesia Limeña de Santo Domingo.

Siguió trabajando con su familia en el huerto, sin embargo, poco a poco comenzó a incrementar su devoción hacia Dios, cayendo en un nivel de admiración y oración casi constante, recluyéndose así misma para poder pasar el mayor tiempo en oración con Dios.

Tenía como labor auxiliar y ayudar a los indígenas, esclavos y enfermos que se presentaban en su hogar, proveyendo apoyo tanto médico como espiritual.

Así, con el paso del tiempo empezó a construir un tipo de hospital en su hogar, su finalidad era aportar una ayuda más especializada a los enfermos. Algunos dicen que San Martín de Porras, la ayudó con su actividad de cuidadora, más no está confirmado.

En Lima, además, inició un contacto leve con distintos grupos religiosos; las beatas, las cuales eran mujeres virtuosas y castas que tenían como objetivo orar y proteger al que más lo necesitara. La congregación Limeña de Santo Domingo, fue su contacto más completo, lugar dónde realizaba sus confesiones y consagraciones.

Otros guías de su vida espiritual fue la Compañía de Jesús, los cuales le dieron conocimiento más cercano de la vida del hijo de Dios.

Rosa residiría el resto de su vida en Lima, consagrando sus milagros y logros en el país, para en un futuro convertirse en su protectora.

Desposorio o unión mística

Un desposorio, es una promesa de unión entre dos personas, es decir, conciliar matrimonio, ahora ¿A quién le hizo esta promesa la querida Santa Rosa? A su amor devoto: Jesús.

Un Domingo de Ramos, día que toca la entrega de palmas para su bendición y procesión, marca el comienzo de la Semana Santa. Rosa de Lima tenía un amor genuino a esta semana por su importancia en la vida de Jesús, no obstante, en ese momento ella no recibió su palma, lo cual le llevó a pensar que Dios estaba enojado o la castigaba de alguna forma.

Angustiada por todo, oró por una respuesta, para saber cuál había sido la ofensa que había cometido y saber como podía solucionarlo.  En ese instante sintió el llamado de alguien, era el niño Jesús y le pedía que fuese su esposa, esta sin dudar aceptó, proclamando: «Aquí tienes Señor a tu humilde esclava».

El desposorio de Santa Rosa en 1617,  fue tan impresionante, que inspiró pinturas y esculturas a su nombre, debido a que se consideró como un momento bendito por la magnificencia de lo sucedido.

biografía-de-santa-teresa-de-lima

Pintura de Nicolás Correa, inspirada en el desposorio místico

El ataque a Lima

En la época colonial, muchos países enemigos de España buscaban obtener los tesoros de los territorios colonizados por ellos, lo cual llevó al ataque de distintos territorios americanos. Saqueaban, asesinaban, entre otras cosas atroces a las poblaciones que atacaban.

Lima, en 1615, fue el objetivo de los neerlandeses comandados por el corsario holandés Joris Van Spilbergen, general de una brigada expedición, tuvo a su disposición 6 barcos con los cuales realizó diversos ataques en América. Su objetivo principal era el Puerto del Callao ,donde se encontraba el principal virreinato de Perú.

Se llevó un ataque defensivo hacia los holandeses, pero fracasó. La invasión hacia el Callao era inevitable, trayendo consigo el miedo y desesperación de la población por la incertidumbre de no saber qué pasaría.

Rosa, indignada por la situación, decide orar a Dios para que los socorra en su salvación, buscó a varias mujeres y las reunió en la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario. El desembarco se dio, con ello el miedo en toda la ciudad y las personas se desesperaron, decidiendo escapar a distintas provincias cerca de la zona.

La santa sin titubeo decide colocarse encima del altar para defender el Cristo del Sagrario, no le importaba dar su vida, solo tenía como meta proteger la imagen del hijo de Dios a toda costa.

Días después sucedió algo que dejó perpleja a la población, el capitán Spillbergen había muerto e inmediatamente, los barcos que tenían como misión invadir, terminaron zarpando. El milagro se le adjudicó a Santa Rosa, debido a su comportamiento férreo y a su devoción al santo Sagrario.

Biografía de Santa Rosa de Lima: Momentos finales

Pasó gran parte de su vida laborando como auxiliadora en la casa de su familia y, a su vez, manteniendo el huerto para los cultivos. Era dedicada, así fuese laica; la población de Perú la consideraba toda una milagrosa y monja trabajadora del señor.

Tiempo después construyó una pequeña caceta, en donde pasaría la mayor parte de su tiempo orando y entregada al Señor. Además, se aplicaba un tipo de penitencia con el fin de sentir la redención por el dolor; utilizaba una corona de espina, la cual era más pesada que las coronillas normales.

Dos años antes de su muerte, empezó a profetizar diverso tipo de cosas, una de las que más impresionó fue su muerte, la cual sería el 24 de agosto de 1617.

Sus momentos finales fueron los más complicados, debido a que hablaba con animales y las plantas, lo cual a sus familiares se les hacía  extraño, no obstante, ella explicó que era un éxtasis espiritual que sentía con su conexión con Jesús.

Cayó gravemente enferma, su familia no podía cubrir su enfermedad, quedó como residente en casa de un contador del Virreinato. Murió el 27 de agosto  de tuberculosis en 1617; falleció a sus 31 años, algo que ella misma profetizó.

Después de su muerte

Se decidió enterrar a Santa Rosa de Lima en la Iglesia  del Rosario. Su sepultura fue algo que movió a Lima completamente, todo tipo de persona quería estar cerca del ataúd.

Las aglomeraciones eran tan impactantes que la gente se colocaba cerca del cadáver, con la meta de poder quitarle parte de la prenda con la que fue vestida, ya que, la creencia por parte del colectivo era que les proporcionaría bendiciones.

La población estuvo tan alterada por la muerte de la santa que hicieron filas para solo verla un momento. Otros llegaron a cruzar límites, le cortaron parte de uno de los dedos del pie, suceso que hizo que el virrey tuviera que intervenir para que se estableciera el orden y calma en el lugar.

Después de unos meses se tuvo que cambiar de cripta a la querida Rosa, pues los ciudadanos de Lima iban a su tumba e intentaban obtener alguna parte de ella.

La casa donde creció se volvió templo de devoción, individuos de distintos lados realizaban su viaje de peregrinación hacia ese sitio, algunos se quedaban días en su hogar para poder orar y pedirle por algún milagro o sanación, como hacía cuando vivió.

Se construyó una Basílica en su nombre con el fin de que fuera algo para su veneración, en 1992 ya era uno de los lugares principales de peregrinación.

Devoción

Todas las clases sociales de el Perú se sienten identificados con la santa, puesto que, no le importaba quién fuese, ella estaba dispuesta ayudar.

Otra de las cosas que se conservan es su caseta para los rezos, lugar de admiración y  veneración. Las personas rezan jornadas completas con el fin de purificar su alma, también, se realizan algunas misas o conmemoraciones.

Cerca de la casa de Isabel hay un pozo, las personas que peregrinan lo utilizan para pedir deseos. La creencia popular es que si rezas y lanzas un papel con lo que anhelas o un milagro importante, Santa Rosa de Lima te escuchará y concederá el deseo.

Otro personaje importante para el Perú es Augusto Salaverry , si quieres saber más de él, te invito leer su artículo, no te arrepentirás de conocer su historia, es igual de fascinante que la biografía de Santa Rosa de Lima.

Canonización

A Roma se le presentó la petición colectiva por parte del pueblo de Perú y de figuras eclesiásticas del mismo país, para que se beatificara a la Santa Rosa de Lima. La petición se realiza en 1634 y se completaría en 1668.

Roma aceptó la beatificación de Santa Rosa, realizando la ceremonia en el Convento Dominico de Santa Sabina. Luego, en  1671, el papa Clemente X daría paso para su canonización, otorgándole el título de «Principal Patrona del Nuevo Mundo».

El título se debió a que no había ningún santo relacionado con el nuevo mundo en esos años, siendo esto algo fantástico para el mundo que se conocería como América.

Ciertos comentarios por parte de los creyentes, establecen que, el papa Clemente X, no estaba convencido en canonizarla. Un tiempo después pasó algo inexplicable, el escritorio del Papa,  se llenó de diversas rosas, tomándolo como señal para proceder.

Fue tan impresionante su canonización en el mundo católico, que Europa, América y Roma celebraron fiestas a su conmemoración, misas y rezos en nombre de Santa Rosa.

Diversos papas le colocaron de nombre «Santa Rosa de Santa de María», pero, debió ser cambiado porque grupos del clero de Lima sentían que se podía confundir con otros santos con nombres parecidos, por ende, se le bautizo como «Santa Teresa de Lima», por ser la defensora del pueblo peruano.

Fiesta patronal de Santa Rosa de Lima

Al ser la primera santa del Nuevo Mundo y la patrona de Perú, la iglesia decidió establecer el treinta de agosto como fecha de conmemoración a su honor.

Aunque el 24 fue su muerte, esa ya era una fecha celebrada para otro santo, sin embargo, la gente del Perú decidió colocar el 23 de agosto como día patronal para la santa, no obstante, se siguió tomando el 30 de agosto como la fecha oficial.

El 30 de agosto es una fecha especial para el pueblo peruano, la cual es dada por el gobierno como feriado, debido a que agradecen por la salvación de la Santa al país en los tiempo de colonización. El pueblo de Perú recorre todas las calles con sus imágenes, conmemorando la imagen bendita de la patrona.

Santa Rosa de Lima es una personalidad importante para el pueblo peruano, siendo uno de los símbolos de los que se siente más orgullosos. La biografía de Santa Rosa de Lima es una de las más buscada en Perú en su fecha patronal.

Si te gustó la biografía de de Santa Rosa de Lima, puede que te interesa la vida y obra de Ramiro Calle. un autor que ayuda a la búsqueda espiritual y del ser interior.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.