Oración a Beata Juana Francisca de la Visitación Michelotti

Se celebra el 1 de febrero

La Beata Juana Francisca de la Visitación Michelotti fue una monja italiana del siglo XVIII. Fue beatificada por el Papa Pío IX en 1867.

Biografía y vida de Beata Juana Francisca de la Visitación Michelotti

Beata Juana Francisca de la Visitación Michelotti nació el 21 de julio de 1751 en Trento, Italia. Era hija del barón Nicolás Michelotti y de María Rosa Cavalli.

A los dieciséis años, entró en el convento de las Visitaciones Capuchinas en Trento. En 1770, fue ordenada religiosa y tomó el nombre de sor Francisca María del Santísimo Sacramento.

Después de un año en el convento, sor Francisca fue enviada a Roma para estudiar teología. Allí conoció al padre Juan Eusebio Nieremberg, quien la instruyó en las virtudes y le enseñó a amar a Dios sobre todas las cosas. Sor Francisca también se convirtió en amiga íntima de la beata Luisa Piccarreta, con quien pasaba muchas horas orando y meditando sobre la voluntad de Dios.

En 1773, sor Francisca regresó a Trento y se dedicó a la vida contemplativa. A menudo pasaba largos períodos enteros en oración y meditación, y era conocida por su profunda unión con Dios. También era muy amorosa con sus hermanas religiosas y servía humildemente a todos los que tenía a su alrededor.

En 1785, sor Francisca tuvo un sueño muy significativo en el que vio al arcángel San Miguel peleando contra Satanás para protegerla. Después de este sueño, sintió que Dios le había pedido que se ofreciera como víctima expiatoria por los pecados del mundo entero. A partir de entonces, sor Francisca llevó una vida muy austereza e incluso ayunaba durante días enteros para purificarse más completamente. También hizo votos especiales de castidad, pobreza y obediencia absoluta al Papa y a sus superiores religiosos.

A lo largo de su vida, sor Francisca experimentó numerosas visiones y locuciones interiores divinas. En un momento dado oyó decir: “Yo soy tu Jesús vivo; permanece fiel hasta la muerte”. Estas palabras se grabaron profundamente en su corazón y sirvieron como guía para toda su vida posterior. Sor Franciscana también recibió varias revelaciones sobre el infierno y el cielo; estas experiencias la llenaron tanto de terror como de gozo espiritual.Oración a Beata Juana Francisca de la Visitación Michelotti

Oración a Beata Juana Francisca de la Visitación Michelotti

San Antonio de Padua,

cuyo nombre es glorioso,

que conociste a Jesús,

y le amaste con ardor;

Segunda oración

Oh, Beata Juana Francisca de la Visitación Michelotti,

cuya vida entera estuvo llena de amor y servicio a los demás,

te pedimos que intercedas ante Dios por nosotros.

Ayúdanos a seguir tu ejemplo de caridad y compasión,
y enséñanos a amar a nuestros hermanos y hermanas como tú lo hiciste.

Oh, Santa Juana Francisca, cuya fe era tan fuerte que superó todas las adversidades,
te pedimos que nos ayudes a mantener la nuestra. Danos la fortaleza necesaria para enfrentar los retos de la vida, y ayúdanos a confiar en Dios siempre.

Oh, Beata Juana Francisca de la Visitación Michelotti, cuya vida entera estuvo llena de amor y servicio a los demás, te pedimos que intercedas ante Dios por nosotros. Ayúdanos a seguir tu ejemplo de caridad y compasión, y enséñanos a amar a nuestros hermanos y hermanas como tú lo hiciste. Oh Santa Juana Francisca, cuya fe era tan fuerte que superó todas las adversidades te pedimos que nos ayudes a mantener la nuestra. Danos la fortaleza necesaria para enfrentar los retos de la vida y ayúdanos a confiar en Dios siempre. Amén

Cosas importantes que hizo

-Juana Francisca nació en Annecy, Francia, el 21 de julio de 1572.
-Sus padres fueron Francisco Michelotti y Jeanne Grillet.
-Juana fue bautizada el mismo día de su nacimiento.
-A los diez años, Juana perdió a su madre.
-A los doce años, ingresó en el convento de las monjas dominicas en Annecy.
-Allí recibió una educación estricta y ortodoxa.
-Juana hizo sus votos religiosos en 1591 y tomó el nombre de “Beata Juana Francisca de la Visitación”.
-“Beata” es un título honorífico otorgado por la Iglesia Católica a aquellas personas que se han destacado por su santidad y virtudes.
-“Juana Francisca” era el nombre que le pusieron sus padres. “De la Visitación” es el nombre que adoptó cuando ingresó al convento, ya que las monjas dominicas se dedicaban principalmente a visitar a los enfermos y los pobres.
-Desde muy joven, Beata Juana demostró ser una persona muy piadosa y devota. También era extremadamente humilde y sencilla.
-A pesar de provenir de una familia rica, Beata Juana vivió siempre con sencillez y modestia. Nunca buscó los lujos ni las comodidades de la vida conventual.
-En cambio, prefería pasar sus días orando y meditando sobre la Palabra de Dios.
-También dedicaba mucho tiempo a ayudar a los demás, especialmente a aquellos que estaban pasando por momentos difíciles o necesitaban ayuda espiritual o material.
-La mayoría de las personas que conocieron a Beata Juana quedaron impresionadas por su bondad, sabiduría y profunda fe religiosa.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.