Augusto Salaverry: Biografía, obras, poesías y más

El poeta Carlos Augusto Salaverry fue celebrado como el mejor dramaturgo del exponente romántico en su país. Las entregas de carácter amatorio e íntimo lo posicionaron como el más destacado, en particular por el poema llamado «Acuérdate de mí». ¡Sigue leyendo este artículo para conocer más sobre la vida y logros del autor!.

 Biografia-Carlos-Augusto-Salaverry


Biografía-Carlos-Augusto-Salaverry

Biografía de Augusto Salaverry

Nace en Perú-Distrito de Lancones el 4 de diciembre de 1830  y fallece 61 años después, en Francia-Paris el 9 de abril de 1891.

Su padre fue el Coronel Felipe Santiago Salaverry del Solar que además fungió como presidente de Perú entre 1835 y 1836, su progenitora se llamaba Doña Vicenta Ramírez de Duarte, la familia de ambos pertenecía a la clase alta.

Contaban con propiedades entre Perú y Ecuador, Felipe tuvo la dicha de conocer a Doña Vicenta en un traslado de fuerzas peruanas, luego del inicio de la guerra Grancolombo-peruana. Su amor duro poco, aunque el amor de ambos por su hijo era innegable.

El padre aspiraba que su pequeño obtuviese educación en Lima, además de que no perdurara al lado de su madre. Ya en Lima, creció y maduró en la tutela de Juana Pérez de Infantas, quién era la esposa de Felipe, todo junto a su hermanastro Felipe Santiago.

Su juventud estuvo marcada por la tristeza, pues tuvo que irse de su hogar, además su padre perdió un fuerte enfrentamiento y como consecuencia se dio su ejecución por Andrés de Santa Cruz en una horrible batalla.

Su papa pensó en él y lo dejo bajo tutela de su madrastra «Doña Juana», todo constatado en un testamento que redactó en Arequipa, el 18 de febrero de 1836, tan solo momentos antes de su muerte.

El triste Carlos partió con su familia hacia el destierro en Chile, convirtiéndolo en alguien solitario, además de la pérdida económica que los arropaba, a duras penas alcanzó disfrutar estudios de primaria.

De regreso a casa

Cuando cae Santa Cruz en el año 1839, retorna al Perú, con 15 años de edad, ingresa al ejército como cadete en el batallón Yungay en 1845.

Según críticos, su conocimiento en realidad lo tomó del impacto del sol caliente, las calles polvorientas, es decir, los tiempo de guerra que lo perseguían desde muy joven, donde llevó sin dudad una triste y gris vida, en diferentes contrastes con los medios, además de la condición de su nacimiento y la fuerte pobreza de la casa materna.

Quienes eran superiores a él, constantemente lo trasladaban entre guarniciones con miedo a que triunfará en la carrera como su padre, quien era ya una leyenda.

Transcurrieron los primeros años, entre el servicio y pronunciamientos militares, donde el carácter militar no iba con su personalidad, prefiriendo el aislamiento y los estudios.

En ese momento empiezan sus arraigos a lecturas de Víctor Hugo y Heinrich Heine, donde empieza su carrera. Cumpliendo los 20 años contrae nupcias con Mercedes Felices, relación inesperada y rápida que resultó en la tristeza y desasosiego.

Conoce a Ismena Torres, relación bastante entregada, separados puesto que su familia decide alejarlos, casándose con un hombre impuesto.

La depresión a causa de la separación, hace que escriba su mejor obra «Cartas a un ángel», así registra su profundo amor. En 1853 asciende a teniente, luego a capitán dos años después y a su vez su carrera literaria se vuelve pública fortuitamente.

Un gran amigo con dotes militares y literarios, Trinidad Fernández, se entera de su gusto por el arte, logrando publicar sus obras en el Heraldo de Lima en 1855

Inicio de la vida poética: Augusto Salaverry

Salaverry confirma su autoría con las iniciales de su nombre. Tiempo después estrena los primeros dramas con mucho éxito.

Algunos de ellos: Arturo, el Bello ideal, El pescador americano. Inicia en la vida política teniendo el rango de sargento mayor, funge como secretario del coronel Mariano Ignacio Prado.

El coronel da lugar a un movimiento para desplazar el gobierno de Juan Antonio Pezet en 1865. Al lado de Mariano, se enfrentó contra flotas españolas dirigidas por Juan Francisco Balta.

Luego avaló una revolución que protagonizó el coronel Balta contra una dictadura proclamada por Prado (1867). Durante la llegada de este al poder de Balta en 1869, se desempeña como secretario de legación.

Trabajo con el que pudo viajar a diferentes lugares como Estados e Italia. Bastándose de nuevos conocimientos.

augusto-salaverry-2

Primeras Publicaciones

En 1869 Publica su primera colección, una serie de poemas, titulada «Diamantes y Perlas» en Lima en 1969.

Durante su estadía en Europa edita el grupo de versos titulados «Albores y destellos» en Havre, 1871, 3 libros de obras en donde incluye también a «Diamantes y Perlas» como «Cartas para un ángel».

Residenciado en París asciende al poder Manuel Pardo, es removido del cargo además de ser resarcido sin derecho a boleto de regreso. Duró seis años en tierras Francesas, alcanzando al punto de querer suicidarse como salida a sus desdichas.

Regreso a Perú en 1878, totalmente cambiado, bastó solo un año para volver a colocarse las botas en la Guerra con Chile. Cuando fue tomada Lima, acompaña a Francisco García Calderón en su liderazgo.

Se dio el fin a su vida política en el momento que Calderón es hecho prisionero por los invasores, siendo enviado a Chile. Publicó un poema filosófico llamado «Misterios de la tumba» en el año 1883 en su residencia en la capital peruana.

Viaja a Europa donde conoce un un nuevo amor. Contrae matrimonio por una vez más, en la ciudad del romanticismo «París». Viaja sin parar por Italia, Suiza y Alemania, cuando termina la gira, comenzó a padecer de una parálisis que de por sí, paralizó el resto de sus días.

La vida del querido escritor se fue terminando tristemente, falleciendo el 9 de abril de 1891 en París. Actualmente, su cuerpo s encuentra en el cementerio San José de Sullana.

Para continuar conociendo otros autores latinoamericanos, te invitamos a ingresar en el siguiente enlace sobre  la Biografía de Mariano Melgar.

El mejor representante del romanticismo poético

Salaverry y Ricardo Palma, son las figuras románticas del Perú realmente recordadas en el tiempo, aunque pertenecían a un grupo de colegas, «La bohemia de su tiempo», pero estos no son identificados con el mismo ímpetu.

Augusto Salaverry es exaltado como el mejor lirico de su era (Siglo XIX), su poesía ha sido ampliamente estudiada por diversas personalidades. Alberto Ureta, Ventura Gracia Calderón o Tamayo Vargas, son algunos de ellos.

En palabras de Samaniego, el autor resalta  por, «La dulzura melancólica de su alma apasionada, por el elegante pesimismo de su actitud ante la vida y por la emoción colorista que anima su intimidad desgarrada».

Obras y Poesías

Diferentes géneros fueron tomados para escribir los diversos poemarios, pero su fuerte era la producción de la obra lírica bañada en musicalidad.

Eran sensibles de poder sentimental contundente y emociones sinceras que emanaban del alma. Muy influenciado por Gustavo Adolfo Bécquer, imitó su estilo omitiendo el desgaste del romanticismo, centrado en algo mas interior y subjetivo.

4 libros

Diamantes y perlas, su primera obra, refleja distintos sonetos, envueltos en diversos aspectos como el amor o las festividades.

En el caso de Albores y destellos, se centra en los problemas reúne políticos, la realidad social y temas delicados como la vida o la muerte.

Por su parte, Cartas a un ángel, es un llamado al amor, a la complicidad y el erotismo. No cabe duda que Ismena Torres dejo gran huella en el escritor, lo que se ve reflejado en este poemario.

La colección más famosa de Salaverry, también la más destacada, tanto asó que  “¡Acuérdate de mí!”, uno de los poemas de mayor reproducción y difusión de toda la región peruana, forma parte fundamental de ella.

Quizás, sus obras menos conocidas están reunidas en Misterios de la tumba, textos que tienen enfoque filosófico, marcando una diferencia notable con las otras obras del autor. La editorial Alberto Escobar, fue la encargada de  difundir su legado literario en los años 50.

Obras Teatrales

Se cree que, Carlos Augusto Salaverry plasmó sus ideas en alrededor de veinte obras teatrales, prácticamente todas fueron presentadas en Perú.  Pueden destacarse entre estas, las siguientes ( algunas ya antes mencionadas):

De 1854, Atahualpa, seguida por El pescador americano, tres años después, es una obra de teatro dramática compuesta de cuatro actos, estilo característico de él. Es una historia de Indios Incas donde hay 8 personajes principales de escena y 4 extras.

El bello ideal en 1857, que consta de 40 páginas escritas en verso y un profundo carácter dramático y El amor y el oro, en los años subsiguientes.

Por último, La estrella del Perú y El pueblo y el tirano, amabas estrenadas en 1862. Solo de estas obras se conoce el contenido y desarrollo, del resto no se tiene mayor dato, más que el título.

Éxito Teatral de Augusto Salaverry

La mayoría de sus obras lograron ser exitosas, era el segundo mejor detrás de Manuel Ascencio Segura. Logro ser el mas aplaudido autor teatral en su nación.

Con el desvelo del tiempo, sus obras fueron perdiendo valor, hoy en día muchas ni siquiera son recordadas. En su mayoría fueron escritas con grandes dotes, versos y argumentos que pueden resultar desagradables para los amantes del teatro modernos.

La gran parte de sus aportaciones literarias han ido perdiendo vigencia con el paso de los años, llegando a un punto en el que muchas de ellas yacen olvidadas. Obras que fueron reconocidas en su tiempo y que hoy en día, no son apreciadas como en ese entonces.

Sus obras sirven como confesiones de vida y de los personajes que en ella transitan, lo que hacia que el público enloqueciera con los protagonistas, que hoy en día son seres irreales y desconocidos.

Significados de los poemas y obras famosas de Carlos Augusto Salaverry

La obra «Diamantes y Perlas se escribió entre 1869 y 1871, para su momento Salaverry ejercía funciones militares en Francia. Este es reconocido como uno de los poemas pioneros dentro del género del romanticismo.

«Cartas a un Ángel», como colección publicada en Lima 1871,representa el pico máximo de éxito del autor, guiado por el profundo amor y cariño hacia Ismena Torres, quien era para él una obsesión.

El libro de amor demuestra una gran frustración por la separación de su relación, muestra las ausencias y el dolor con mucho sentimiento. En pocas palabras, resume el estado emocional del autor.

Acuérdate de mí, es parte de su colección de 3 libros. No se tiene fecha clara en que la se escribió, pero se presume que después de «Cartas a un Ángel».

En esta obra según críticos, se demuestra la influencia de Gustavo Adolfo Bécquer, el cual le ayudó a perfeccionar su estética. Evocando la soledad, se idealiza claramente su dolor en la ausencia del amor que tanto lo llevo a la locura.

Es rico en metáforas, por ejemplo: el pensar en el dolor del abandono, la dejadez, que plasman las ruinas de lo que anteriormente fue hermosa y maravillosa edificación.

Característica poética de Carlos Augusto Salaverry

Dentro de las líneas de la poesía, respetó las normas clásicas, sonetos impecables con estructuras similares a las de Luis de Góngora o de Francisco de Quevedo. Incluso recordando versos de Divino Herrera, acotando que se debe tener clara la influencia de Gustavo Adolfo Bécquer en el uso de la métrica y la rima asonante.

Fragmentos de su poesía más importantes

Acuérdate de mí

¡Oh! cuando vea en la desierta playa,
con mi tristeza y mi dolor a solas,
el vaivén incesante de las olas,
me acordaré de tí

Cuando veas que un ave solitaria
cruza el espacio en moribundo vuelo,
buscando un nido entre la mar y el cielo,
¡Acuérdate de mí!

Estructura de Augusto Salaverry según Críticos de la época

Siempre su poesía estuvo repleta de amor por donde quiera, de hecho desde su musa nace el romanticismo que tanto se le atribuye. Repetidamente encontramos erotismo, angustia y dolor, predominando este primer elemento en las primeras obras que el autor publicó.

Otro de sus estilos fue la poesía Patriótica (Entre ellas: «El sol de Junín» o «Dos de Mayo») y de reflexiones filosóficas  y morales ( en su mayoría en «Misterios de la tumba»).

Salaverry, sin dudas, el mayor exponente del romanticismo de Perú. Se vio influenciado por grandes autores como Bécquer y la intimidad que este imprimía en sus escritos.

A pesar de el impulsivo y exaltado carácter y temperamento que tenía, fue absolutamente discreto y callado, dentro del ego y la arrogancia de sus frases-versos,  siempre vio la felicidad en la improvisación, además de en su enamoramiento a los fuertes ideales de la libertad.

Catalogado como «El mas sentido y espontaneo de sus poetas», señalado así por Alberto Ureta en su tesis sobre Carlos Augusto Salaverry, quién para él, fue la más completa investigación que se ha realizado sobre esta figura de la lírica latinoamericana.

En otro contexto su sentido romántico sobre la pequeñez de la realidad y la esperanza, es superada a través del arte, siempre conservando la ingenua actitud de la naturaleza, por encima del pasar de los años y también el desengaño. Siempre buscando refugiarse en las imágenes que llegaban a su cabeza de su niñez.

Por último, le invitamos a deleitarse con con el resumen de La gitanilla. Vas a sentir como si verdaderamente hicieras parte de esta excelente novela, hecha por Miguel de Cervantes, que te hará creer en el amor.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.