La arquitectura del modernismo enfatizó en la función, la simplicidad y la racionalidad, creando nuevas formas de expresión con una estética diferente e innovadora. Un estilo totalmente nuevo para la época, que fue aceptado con agrado por las naciones y que puede descubrir a continuación en este artículo.

ARQUITECTURA DEL MODERNISMO

La arquitectura del modernismo

El modernismo es un movimiento global de arquitectura y diseño que surgió en la década de los veinte como réplica a la veloz industrialización y los cambios sociales que estaban en desarrollo.

Siguiendo el orden y las reglas universales de esta técnica, la arquitectura del modernismo utilizó nuevos materiales y tecnología avanzada, rechazando las ideas y estilos antiguos, tradicionales e históricos, pero sobre todo la ornamentación excesiva. Esta nueva estética dio como resultado edificios modernos, que se distinguían por líneas limpias, formas geométricas simples, formas cúbicas puras, ventanas amplias, techos planos y espacios interiores abiertos, funcionales y flexibles.

Sus estructuras lisas expuestas se consideraron apropiadas para todas las naciones y culturas, pues no es una arquitectura sentimental, como ocurre con los estilos revivalistas, por el contrario, es innovadora, experimental y mínima.

El nacimiento de la arquitectura moderna llegó en un momento en que la artesanía, todo aquello hecho a mano estaba siendo reemplazado por la industrialización, todo hecho por las máquinas. Los arquitectos modernos trabajaron para reinventar formas de construcción que se centraran más en cómo vivían los humanos y no en lo que les parecía hermoso.

¿Qué es la arquitectura moderna?

La arquitectura moderna es un estilo de construcción que enfatiza la función y una forma aerodinámica sobre la ornamentación. Se considera una desviación de las casas más elaboradas y decoradas como los estilos Reina Ana, Victoriana o Renacimiento gótico.

La arquitectura del modernismo generalmente implica líneas nítidas y limpias. Sin embargo, hay varios estilos de arquitectura moderna. Desde 1930 hasta 1970, se pueden apreciar el estilo Expresionista, Constructivista y Moderno de mediados de siglo, por nombrar solo algunos.

ARQUITECTURA DEL MODERNISMO

Historia de la arquitectura del modernismo

El movimiento moderno no fue pasajero y abarcó varios sub-estilos que completan unos sesenta años. Esto puede dificultar un poco el punto de partida exacto del estilo. El nacimiento del diseño moderno se centra en la idea de que la forma debe seguir a la función y el principal defensor y exponente de esta afirmación fue el arquitecto Louis Sullivan, quien diseñó edificios para la Feria Mundial de Chicago de 1893. La idea se convirtió en el mantra y la base fundamental de los arquitectos modernos.

La estética del diseño moderno estaba en pleno apogeo hacia 1930 y se conoció como Modernismo Internacional o Estilo Internacional, término que nació en una exhibición de arquitectura de Philip Johnson en 1932. En general, el auge de la arquitectura moderna termina alrededor de mediados del siglo XX, pero el estilo del diseño aún influye en los edificios hasta finales del mismo.

Aunque el auge del modernismo en la arquitectura se produce entre las décadas de 1920 y 1950, sus orígenes se remontan a la Ilustración y su expansión al desarrollo de la tecnología.

Sin embargo, su historia suele ser dividida en tres períodos, temprano, moderno y tardío, en los que se acuñaron los lemas más famosos de la arquitectura. Conozcamos algunas de las facetas más importantes del modernismo:

Siglo dieciocho

El modernismo fue influenciado por la ilustración o como fue conocida la Era de la Razón, que trajo la Revolución Industrial. Se basó principalmente en el racionalismo, que se remonta a Descartes, cuya visión del mundo era la de una máquina, que funcionaba por leyes mecánicas. El modernismo tomó las ideas del racionalismo y estableció precisión en el diseño y la adaptación de las condiciones arquitectónicas a la industria.

Uno de los lemas de la arquitectura modernista por Le Corbusier en 1921, afirmaba que «una casa es una máquina para vivir», refiriéndose a que un edificio debe tener la pureza de forma de una máquina bien diseñada y ser funcional como piezas la piezas de las mismas. La «estética de la máquina» idea que se origina en Descartes define uno de los conceptos centrales del modernismo.

ARQUITECTURA DEL MODERNISMO

Finales del siglo XIX

El modernista temprano Adolf Loos también tuvo un gran impacto en el modernismo, su ensayo publicado en 1908 dio origen al lema, «el ornamento es un crimen», refiriéndose al hecho de que era un desperdicio de dinero, trabajo y materiales tanta decoración, defendiendo siempre la economía de la construcción.

Para él, como hombre moderno, era más valorada la simplicidad y el ornamento no tenía significado, lugar o valor dentro de la sociedad moderna. Este purismo estético se reflejó en todas las construcciones de arquitectura del modernismo, caracterizada por la sencillez y la eliminación del ornamento.

Siguiendo la línea de pensamiento de Loos, los arquitectos modernistas consideraron la ornamentación como un símbolo del pasado, de los estilos clásicos e históricos y la desplazaron dando paso y protagonismo a las estructuras limpias con superficies lisas y sin adornos.

A principios del siglo XX

Considerado el padre del modernismo, Louis Sullivan acuñó otro famoso lema en 1918, «la forma sigue a la función», que fue la influencia principal de arquitectos modernistas como Mies van der Rohe. El eslogan de Sullivan expresaba que el propósito del diseño de un edificio era brindar una mejor función y el diseño debía ser de adentro hacia afuera. Para resumir, la arquitectura del modernismo, dio prioridad a la función y la función fue la base de la forma.

Modernismo Bauhaus

La influencia del modernismo en la arquitectura surgió de la Bauhaus, una escuela de arquitectura y diseño alemana establecida en 1919 por Walter Gropius junto con Mies, Marcel Breuer, Wassily Kandinsky y Paul Klee. Bauhaus combinó el arte con la tecnología, la artesanía con la producción industrial, revitalizando así el diseño para mayor comodidad de la vida cotidiana.

El siglo XXI

Desde el rechazo de la ornamentación en favor de la función, hasta una búsqueda de soluciones para los problemas sociales, la arquitectura modernista ha influido en el diseño de construcciones desde antes de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, principios clave como el anti historicismo, la función, el progreso y la moral social que se tradujeron en altas expectativas, a menudo no lograron satisfacer las necesidades y deseos reales de las familias y comunidades.

En la década de los setenta, la arquitectura moderna fue declarada muerta y muchos edificios modernistas fueron demolidos. Pero, hasta el día de hoy, los edificios de la era moderna como la Casa Kensal del arquitecto inglés Maxwell Fry, siguen siendo prototipos famosos de soluciones de vivienda social unos ochenta años después de su construcción.

Además, la unión de la tecnología y el diseño que fue estandarte de los modernistas nos regaló proyectos y desarrollos nuevos y radicales, como el rascacielos.

Características de la arquitectura del modernismo

Como mencionamos anteriormente existen muchos estilos de arquitectura moderna, con características definitorias. Entre las más comunes y generales que se pueden apreciar en casi todas las construcciones de la arquitectura modernista se incluyen:

  • Limpieza en las líneas: estas construcciones no tienen decoración y es muy común que sean de un acabado uniforme, simple y suave.
  • Amplios voladizos de techo: las casas modernas hacen énfasis en las estructuras horizontales bajas con grandes voladizos de techo.
  • Paredes de vidrio y grandes ventanales: es seguro que observaras un uso bastante generoso del vidrio, que permite el paso de una gran cantidad de luz natural en el interior.
  • Planos de planta abiertos y bien definidos: centrándose en la forma sobre la función, los arquitectos modernistas buscaron incluir planos de planta grandes y espaciosos, con áreas de comedor y de estar que fluyeran entre sí.
  • Materiales de fabricación modernos y tradicionales: algunos de los más comunes incluyen acero, bloques de hormigón, hierro y vidrio. Los materiales más convencionales, como la madera, el ladrillo y la piedra, se utilizaron de manera más sencilla para mostrar su belleza natural.
  • Mantienen una relación con las áreas externas: tomaron en cuenta seriamente los sitios de construcción y cómo los edificios se relacionarían con el paisaje natural que los rodea.
  • Diseños asimétricos: los arquitectos modernos aprovecharon y combinaron formas grandes y suaves, realizando composiciones asimétricas limpiamente planificadas y que carecían de decoración adicional.

Datos interesantes sobre la arquitectura del modernismo

Ciertamente este estilo se extendió por el mundo, sobre todo después de la guerra. Algunos de los datos y aspectos interesantes de la arquitectura de la etapa del modernismo incluyen:

  • El tema central era la eliminación de los adornos.

Los estilos anteriores de la arquitectura moderna todavía tenían algún uso de ornamentación, tal es el caso de Frank Lloyd Wright, que incorporaría ventanas de vidrio artístico, con la intención de que no se necesitaran obras de arte adicionales. Sin embargo, más allá de eso, la arquitectura del modernismo es analítica y no llamativa.

  • La arquitectura moderna es diferente a la contemporánea.

Existe la gran confusión de que la arquitectura moderna y la contemporánea son lo mismo, pero no es así. La arquitectura moderna se inspiró en un movimiento artístico conocido como modernismo y duró hasta alrededor de 1960.

Por el contrario, la arquitectura contemporánea incorpora todo lo que fue la arquitectura luego de los sesenta, hasta la época actual. Resumiendo, la arquitectura contemporánea refleja los estilos de la actualidad, que resultan ser muy diversos.

  • Las casas modernas se consideraron demasiado frías para la vida diaria.

Las casas modernas fueron revolucionarias porque adoptaron el concepto de espacio de flujo libre, rechazando además el desorden y el exceso de pertenencias. Sin embargo, con el tiempo muchos arquitectos desafiaron esta estricta noción de espacio y falta de cosas, considerándolo como algo frío e impersonal.

Este cambio de visión trajo consigo diseños más contemporáneos, que trabajaron para incorporar ornamentación y color. En las casas contemporáneas, puede tener un plano de planta de concepto abierto sin dejar de lado la privacidad.

  • Unos sesenta años de influencia

La arquitectura moderna comenzó a principios de la década de 1900 y terminó alrededor de los años sesenta cuando surgieron los diseños más contemporáneos. Los principios básicos de la arquitectura moderna incluyen la forma que sigue a la función, las líneas limpias y la falta de ornamentación.

Su influencia se mantuvo por unos sesenta años, hasta que, con el tiempo, los principios modernos se volvieron demasiado fríos para la vida diaria, quizás por el exceso de espacio y la naturaleza cruda de los materiales de construcción.

Particularidades  de los edificios modernistas

Aparte de los principios de la arquitectura modernista, que fueron resumidos por el arquitecto estadounidense Louis Sullivan en la frase la forma sigue a la función, el estilo de diseño tiene una estética específica y reconocible:

  • El uso mixto de formas cúbicas y cilíndricas de manera asimétrica.
  • Techos planos.
  • Ausencia de ornamentación o molduras que dan una apariencia limpia y simplificada en comparación con los estilos anteriores fuertemente decorados.
  • Se usó el metal, el vidrio y el hormigón como material de construcción, dando a los edificios modernistas un aspecto industrial o utilitario, que hace honor a la declaración del pionero de la arquitectura modernista Le Corbusier: una casa es una máquina para vivir.
  • Se emplearon colores rígidos y neutros como el blanco, el crema, el beige o el gris, transformándose en otra marca de la arquitectura modernista.

Arquitectos modernistas

Si bien Le Corbusier, fue considerado como el arquitecto más importante del siglo XX, es quizás el modernista más conocido, porque otro arquitecto fue en realidad el primero en poner en práctica los principios del diseño moderno. Walter Gropius, fundador de la respetada escuela de diseño Bauhaus, fue pionero en elementos arquitectónicos modernistas como el muro cortina de vidrio en su edificio Fagus Factory en 1911.

A fines de la década de 1920, el modernismo se había afianzado en Europa y comenzó a extenderse a América. Si bien Frank Lloyd Wright se negó a asociarse con ningún movimiento de diseño, su creencia de que los edificios deberían vivir en armonía con su entorno, ilustrado por su icónica Fallingwater, se convirtió en otra facción muy influyente del movimiento modernista.

Las reacciones al modernismo

Aun cuando dominó por más de seis décadas, con el tiempo el modernismo tuvo sus adversarios. El posmodernismo, fue una reacción a la formalidad del modernismo, que provocó un cambio en la creencia para muchos defectuosa de que una única solución podría servir para todos.

Mientras que el pensamiento moderno hace hincapié en la dirección, el orden, la coherencia y la estabilidad, el pensamiento posmoderno se centra en la fragmentación, la multiplicidad y la contingencia.

Las ideas de pluralidad y diversidad surgieron con el objetivo del progreso universal y que no se concibe como un camino lineal, sino como una red de conexiones y reconexiones, influyendo en muchas disciplinas artísticas y técnicas, entre ellas la arquitectura. Iniciando el siglo XXI, el posmodernismo se dividió en varios estilos arquitectónicos diferentes, que incluyen:

  • Arquitectura de alta tecnología.
  • Neoclasicismo.
  • Deconstructivismo.

Sin embargo, no hay un estilo arquitectónico único en la actualidad, como una prueba de que la pluralidad expuesta e introducida por el posmodernismo permite una mayor libertad de expresión y creación. Conocida simplemente como contemporánea, la arquitectura de hoy abarca docenas de estilos diferentes, algunos muy conceptuales, a menudo de forma escultórica.

Proyectos como Walt Disney Concert Hall de Frank Gehry y Evolution Tower de Philip Nikandrov, emplean tecnología avanzada y nuevos materiales de construcción para crear edificios que son semejantes a obras de arte.

Muchos de los edificios actuales fueron diseñados por arquitectos famosos en el siglo pasado, sin embargo, nuevas formas de creación a través de colectivos y agencias multinacionales ha comenzado desarrollarse y a afianzarse. Todo esto sumado a la creciente importancia otorgada al diseño sostenible, el futuro de la arquitectura parece estar lleno figuras innovadoras y con visión de futuro.

Edificios emblemáticos de este estilo 

La arquitectura moderna es la escuela de diseño que prevaleció desde principios del siglo XX hasta la Segunda Guerra Mundial, una guerra terrible y devastadora que alteró todo, incluyendo el tipo de arquitectura, que se enfocaba más en los edificios que eran necesarios en la era de la posguerra.

Los sobrevivientes y la gente en general necesitaban practicidad y funcionalidad para reconstruir desde cero ciudades enteras, muchas demolidas en ese momento por los constantes enfrentamientos. Las artes y la arquitectura neoclásica dominantes en ese entonces, cedieron el paso a un nuevo estilo arquitectónico que intentara satisfacer las necesidades de los ciudadanos, surgiendo entonces la arquitectura moderna.

Este estilo dependía de la utilización de técnicas y materiales de construcción novedosos como hormigón armado, acero y vidrio, que estuvieron de moda especialmente entre los edificios gubernamentales e instituciones educativas, hasta la década de los ochenta.

Después de esa etapa comenzó a enfrentar una fuerte competencia de otras escuelas nuevas como el posmodernismo y el neomodernismo. Sin embargo, la arquitectura del modernismo dejo una amplia selección de edificios famosos que exhiben lo mejor de ese estilo:

The Fallingwater House

Esta edificación fabricada en Mill Run, Pensilvania, Estados Unidos en 1935, fue diseñado por el reconocido Frank Lloyd Wright. La icónica casa se inspiró en la arquitectura nipona, famosa por el uso de voladizos y fue incorporada de manera espectacular al paisaje natural que le rodea. Esta edificación fue creada como refugio de fin de semana para la familia Kaufmann.

Después de la construcción la casa se deterioró con rapidez, presentando entre otras cosas muchas goteras y quiebres en los voladizos de las terrazas por falta de refuerzo adecuado. Aunque fue renovada en varias oportunidades fue transformada en un museo en el 2002.

Glass House

Diseñada por Philip Johnson y construida en New Canaan, Connecticut, Estados Unidos, hacia 1949, fue una edificación que exhibía las características de reflexión y transparencia del vidrio. Además, experimentó con dimensiones y formas geométricas que definitivamente hicieron de la edificación uno de los hitos de la zona y un icono de la arquitectura moderna.

Esta casa pensada como un lugar para el fin de semana y vacaciones fue fabricada principalmente de vidrio y acero. Sin embargo, también sufrió el problema del «techo con goteras» como la casa Fallingwater.

Villa Savoye

Una obra de Le Corbusier, en París, Francia hacia el año 1931, fue construida como un lugar de descanso y refugio familiar para los Saboya, en Poissy, una zona a las afueras de París.

Su diseño refleja los cinco puntos que Le Corbusier expuso y defendió por mucho tiempo, que incluían: el plan abierto, las columnas de hormigón armado, las ventanas horizontales, el jardín en la azotea y la fachada independiente. La villa presentó problemas de construcción y la familia después de un tiempo de uso, la abandonó unos años más tarde. En la actualidad está en la lista de «Edificios públicos» y la han transformado en un museo.

El Museo Guggenheim

Por Frank Lloyd Wright, en Nueva York, Estados Unidos, (1959) realizó un diseño con el concepto de arquitectura orgánica, que visualizaba a la humanidad íntimamente ligada al medio ambiente.

El museo fue construido en forma de cono y comprende muchas galerías y colecciones de arte muy importantes. El interior es un diseño en espiral, que te lleva a un viaje sin fin disolviendo todos los obstáculos entre los espacios. Las formas geométricas rígidas que dominaban en la arquitectura moderna hacen una sutil referencia, según el arquitecto a ciertos pensamientos, estados anímicos y sentimientos, por lo que vio en el Guggenheim un templo del espíritu.

Pabellón de Barcelona

Ludwig Mies Van der Rohe diseñó en Barcelona, ​​España, lo que originalmente se conoció como el pabellón alemán para la Exposición Internacional de 1929 realizada en dicha ciudad y que albergaba la sección alemana de la exposición.

El diseño, que fue influenciado por el movimiento Bauhaus, presenta paredes transparentes y un techo en voladizo y aunque era bastante minimalista, el arquitecto hizo todo lo posible por utilizar materiales lujosos como ónix rojo, mármol y travertino. En él se exhibe la legendaria Barcelona Chair , uno de los lujosos muebles, especialmente creado para el edificio.

Ingalls Ice Rink

La pista de patinaje David S. Ingalls en New Have, Connecticut, EE. UU también se conoce como Ballena de Yale, en referencia a la Universidad de Yale, de la que se graduó Eero Saarinen y a la forma que tiene.

El diseño tiene la firma arquitectónica distintiva de Saarinen, que a menudo usaba arcos de catenaria. La pista de hockey tiene un techo en voladizo ondulado que se apoya en un arco de 90 metros de altura de hormigón armado.

Villa Dirickz

Diseñada por Marcel Leborgne, en Bruselas, Bélgica, este edificio fundamental de la arquitectura moderna fue construido en 1933. Posee llamativos elementos en bloques, trabajos de vidrio y hormigón blanco, además está rodeado de vegetación. Actualmente alberga lujosos interiores e instalaciones tales como una bodega y un cine.

Leborgne es un arquitecto oriundo de Bélgica, precursor y padre de la arquitectura del modernismo en su tierra de origen. La Villa Dirickz fue diseñada para el señor Dirickz, un magnate industrial que se interesó por las artes. Sin embargo, años después esta construcción quedó en el olvido hasta que el promotor Alexander Cambron la compró en 2007 y se dedicó a renovarla.

Si este artículo fue de su agrado no dude en consultar otros enlaces del blog: 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here