Animales Vivíparos: Qué son, Características, Ejemplos y Más

Como Animales Vivíparos se agrupan aquellas criaturas cuyos embriones evolucionan dentro del vientre materno antes de nacer. Aunque existen excepciones a esta regla, sus cuerpos usualmente vienen al mundo bien formados pese a que aún manifiestan cierta dependencia de su progenitora. Al continuar leyendo te enterarás de mucho más acerca de estas especies.

Animales vivíparos

Los Animales Vivíparos

Se conoce a la viviparidad (del latín vivus «vivo» y parire «parir») como aquella forma de reproducción por medio de la cual el desarrollo embrionario tiene lugar dentro de la madre. Bajo este esquema se reúne la mayor parte de los mamíferos, llamados frecuentemente como animales vivíparos. Sin embargo, igualmente hay otras clases de animales que ejecutan una reproducción fundamentada en la viviparidad, como algunos anfibios, reptiles y peces.

¿Qué son?

El animal cuyo desarrollo embrionario, luego de la fecundación, es conducido dentro de un órgano especializado del vientre materno, se denomina vivíparo. Dentro de tal estructura, conocida como placenta, será proveído de los nutrientes y del oxígeno requerido para conformar sus órganos, para su crecimiento y maduración hasta el instante del nacimiento.

La forma más evolucionada de viviparismo es llamada viviparismo placentario, que es la que se presenta en prácticamente todos los mamíferos exceptuando a los monotremas, los cuales liberan huevos, y los marsupiales, que al carecer de placenta, el feto nace en una condición muy precoz, y ha de proseguir su desarrollo en un saco o bolsa exterior denominada marsupio. Asimismo son vivíparos ciertos  insectos, reptiles, peces y anfibios urodelos.

Hay igualmente plantas vivíparas, las cuales generan semillas que brotan antes de liberarse de la planta madre. En numerosos manglares, por ejemplo, la simiente germina y llega a crecer proveyéndose de su propia energía entretanto permanece unida a su madre para después precipitarse al agua en la cual será transportada.

Origen del Viviparismo

Evolutivamente, el viviparismo emergió como un medio para proteger a las crías de los depredadores de ciertas especies como los peces cartilaginosos y los desaparecidos placodontos. Por cuantioso tiempo, tales peces cartilaginosos (entre los que están incluidos los tiburones, rayas y quimeras) fueron optimizando esta forma de reproducción.

Animales vivíparos

Tiempo después, en el período Triásico, dos reptiles llegaron a desarrollar el viviparismo de formas muy diferentes. Una agrupación, la de los cinodontes avanzados o cinognatios mejoró esta forma de reproducirse para suplementar el cuidado de sus crías. La otra agrupación que lo desarrolló fue la de los reptiles de mar, puesto que los animales de tierra o amniotas no pueden liberar huevos en el agua.

Evolución de los Animales Vivíparos

Generalmente, se acepta que la viviparidad y la matrotrofia (forma en que alimenta el embrión) han llegado a evolucionar en base a una situación ancestral de oviparidad y lecitotrofia (nutrientes proveídos por medio de la yema). Una teoría tradicional acerca del orden de los pasos evolutivos que llevan a la viviparidad es un patrón lineal. De acuerdo a dicho patrón, siempre que la fecundación fuese interna, el huevo podría haberse preservado por lapsos cada vez más prolongados en el conducto reproductivo de la madre.

Por generaciones ininterrumpidas en las cuales se retenían los huevos, la lecitotrofia vivípara puede haber evolucionado paulatinamente; dicho de otra manera, todo el desarrollo embrionario, pese a que aún los nutrientes eran suministrados por la yema, aconteció dentro del conducto reproductivo de la madre, tras lo cual ella alumbraría a los jóvenes al nacer.

El próximo desarrollo evolutivo vendría a ser una matrotrofia rudimentaria, en la que lo suministrado por la yema va mermando progresivamente y se suplementan con nutrientes del conducto reproductivo de la madre.

De muchas formas, y de acuerdo a la ecología y el plan de vida de la especie, la viviparidad puede considerarse más agotadora y de mayor gasto físico y energético para la madre que la oviparidad. No obstante, sus cuantiosos orígenes evolutivos suponen que en ciertos escenarios deben existir beneficios provechosos para las formas de reproducción vivíparas. Las presiones de la selección han llevado a su desarrollo convergente en más de 150 ocasiones únicamente entre los vertebrados.

No hay una forma de reproducción que sea estimada como superior en lo que a la selección se refiere, pero en numerosas circunstancias la viviparidad de varias maneras brinda una conveniente protección contra parásitos y depredadores y posibilita flexibilidad para considerar inconvenientes de confiabilidad y economía en condiciones adversas.

Las variantes acerca del tema en biología son inmensas, de los huevos tróficos a la reabsorción de embriones medianamente evolucionados en tiempos desfavorables o cuando son muy cuantiosos para que la madre los complete, empero entre las particularidades de mayor ventaja de la viviparidad se hallan diversas formas de fisiología. El sostén y protección del embrión a través de la termorregulación y la osmorregulación.

Puesto que la prole en desarrollo queda dentro del cuerpo de la madre, se transforma, esencialmente, en una incubadora ambulante, dándole protección a los jóvenes en evolución del calor, frío, sequía o anegación desmesuradas. Esto brinda alternativas poderosas para encarar cambios exagerados del clima o cuando los acontecimientos migratorios dejan expuestas a las poblaciones a temperaturas o humedades adversas.

En los reptiles de escamas, sobre todo, hay una correspondencia entre altas elevaciones o latitudes, climas más gélidos y cuan frecuente es la viviparidad. La noción de que la propensión a auspiciar la retención de huevos de modo selectivo en condiciones más gélidas emerge de lo beneficioso de la termorregulación, y que, en virtud de ello, favorece la evolución de la viviparidad como una adaptación, la cual es conocida como «la hipótesis del clima frío».

El Desarrollo Embrionario en los Animales

Pero para entender verdaderamente qué son los animales vivíparos es esencial referirse al desarrollo embrionario, que es el lapso que pasa desde que se ocurre la fecundación hasta el nacimiento de un nuevo ser. De tal manera que, en la reproducción sexual de los animales, se pueden distinguir tres categorías de desarrollo embrionario:

  • Animales Vivíparos: luego de la fertilización interna los embriones crecen dentro de un organismo especializado dentro del cuerpo materno (placenta), que los ampara y alimenta hasta que están completamente formados y prestos para el parto.
  • Animales Ovíparos: en esta ocasión igualmente sucede la fecundación interna, no obstante, el desarrollo embrionario acontece en el exterior del cuerpo de la madre, en el interior de un huevo.
  • Animales Ovovivíparos: igualmente por medio de la fertilización interna, los embriones de los animales ovovivíparos crecen en el interior de un huevo, aunque en esta oportunidad el huevo asimismo es albergado dentro del cuerpo de la madre, hasta que es producida la eclosión y, por ende, el nacimiento de las crías.

Tipos de Reproducción de los Animales Vivíparos

Sin embargo, además de distinguir entre las diferentes categorías de desarrollo embrionario, hemos de conocer saber que hay diversos tipos de reproducción entre los animales vivíparos:

  • Vivíparos Placentarios: son los que tienen su desarrollo dentro de la placenta, un organismo unido al útero que se expande a través de la gestación para proporcionar espacio a los fetos. Un ejemplo de ello es el ser humano.
  • Vivíparos Marsupiales: en contraste a otros mamíferos, los marsupiales llegan a nacer sin estar completamente desarrollados, y su formación faltante tiene lugar dentro del marsupio, una bolsa externa que tiene una función parecida a la placenta. El ejemplo que más se conoce es el del canguro.
  • Ovovivíparos: como ya se ha mencionado, es una combinación entre el viviparismo y el oviparismo. En esta ocasión la madre libera los huevos dentro de su cuerpo, sitio en el que se desarrollan hasta que estén totalmente formados. El nacimiento de las crías puede tener lugar en el interior del cuerpo materno o en el exterior.

Características de los Animales Vivíparos

El viviparismo de placenta, es el ejecutado por la mayor parte de los mamíferos, es un procedimiento de gestación con mayor evolución y desarrollo que el que emplean los animales ovíparos, ya que su feto se crece dentro de un organismo especializado denominado placenta. Sumado a la obtención de oxígeno y nutrientes, el desarrollo embrionario en el interior de la progenitora les brinda una mayor protección al comparársele con los animales ovíparos.

Otro rasgo de importancia es que las criaturas vivíparas en desarrollo no cuentan con una cubierta exterior sólida. La placenta es una estructura membranosa contentiva de un rico y vigoroso aporte de sangre que cubre el útero de las hembras en gestación. El feto es alimentado por medio de una línea de aprovisionamiento que se llama cordón umbilical. El lapso entre la fecundación y el nacimiento de los vivíparos se denomina el tiempo de gestación o embarazo y varía entre las distintas especies

Entre los aspectos de mayor relevancia de los mamíferos como animales vivíparos es la trascendental transición que experimentan las hembras luego de que un óvulo es fertilizado y se da inicio al lapso de gestación o embarazo. En esta fase, el útero crece de tamaño en relación al desarrollo del cigoto, y la hembra empieza a sufrir una sucesión de cambios en su interior como en su exterior en acabada preparación natural de todo este procedimiento.

El tiempo de duración del lapso de gestación varía según la especie, pero usualmente concluye cuando el embrión se encuentra lo suficientemente evolucionado para nacer. En lo referente a la especie humana esta gestación puede durar alrededor de 9 meses, al tanto que en los leones no rebasa los 110 días, y para los ratones, solo unos 20 días.

Gran parte de los animales vivíparos son cuadrúpedos, lo que significa que requieren de cuatro patas para sostenerse en pie, andar y desplazarse. Mayormente las madres de mamíferos poseen un poderoso y cercano instinto maternal para dar alimento y protección a su cría hasta que ésta pueda desenvolverse por su propia cuenta. La hembra habrá de saber con exactitud la llegada de ese momento.

El existir fuera del seno materno quiere decir que tienen la capacidad de sobrevivir como un organismo autónomo que puede obtener alimento, respirar, etc. No obstante, en un número importante de especies aún ciertos cuidados son requeridos. En lo referente a los mamíferos inclusive necesitan ser amamantados en adelante por determinado tiempo.

En el entorno animal igualmente hay otra forma de viviparismo, la cual es menos frecuente. Hablamos de los marsupiales, cuyo caso más notorio es el del canguro. Los marsupiales son seres que dan a luz a sus crías en una condición inmadura y a posteriori las retienen y amamantan en las bolsas o sacos que poseen en su abdomen. Los nacidos se mantienen en este espacio hasta completar su formación y, entonces, no necesitarán más de la leche materna para subsistir.

Ejemplos de Animales Vivíparos

¿Cuáles son las especies vivíparas?, prácticamente todos los animales mamíferos cuentan con reproducción vivípara, únicamente hay algunos casos excepcionales de mamíferos ovíparos, a los cuales se les llama monotremas, los cuales se encuentran representados principalmente por el equidna y el ornitorrinco. En esta agrupación igualmente hemos de incorporar variedades marinas como los delfines, las ballenas y los narvales, así como la solitaria especie de mamífero que vuela: el murciélago.

Mamíferos Terrestres

Entre ellos se encuentran los muy conocidos ejemplos de: Perro, Gato, Conejo, Caballo, Vaca, Cerdo, Jirafa, León, Chimpancé, Elefante, etc.

Mamíferos Acuáticos

Las especies que vale la pena destacar en este grupo son: Delfín, Ballena, Cachalote, Orca, Narval, etc.

Peces Vivíparos

A pesar de que biológicamente son animales ovovivíparos, se clasifican como animales vivíparos a las especies de guppys, platys o mollys. Conozcamos algunos de los peces vivíparos más comunes: Poecilia reticulata, Poecilia sphenops, Poecilia wingei, Xiphophorus maculatus, Xiphophorus helleri, Dermogenys pusillus, Nomorhamphus liemi, etc.

Anfibios Vivíparos

Así como en el caso de los peces vivíparos, no son particularmente comunes los anfibios vivíparos, sin embargo, se pueden reconocer en el orden Caudata dos criaturas representativas: Tritón y Salamandra

Reptiles Vivíparos

Para concluir nuestro listado de animales vivíparos hemos de hacer referencia a ciertos reptiles vivíparos. No obstante la mayor parte de los reptiles son ovíparos, igualmente hallamos especies específicas que practican el viviparismo: Boa (Boidae) y Serpiente marina (Hydrophiinae).

Otros artículos que te pueden interesar son:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.