Animales Terrestres: Tipos, Características y más

Los Animales Terrestres son aquellas criaturas que realizan la mayor parte de su vida en la tierra por lo que están tanto física como orgánicamente adecuados a la vida lejos del agua. Pueden llevar toda su vida sobre la superficie terrestre o saltando por los árboles, bajo tierra o en cavernas, ambientes a los cuales están plenamente adaptados.

Animales terrestres

Animales Terrestres

Se define como Animales Terrestres aquellas especies de animales que viven principalmente o completamente en la tierra, en contraste con los animales acuáticos, que viven preeminente o totalmente en el agua o los anfibios, que son dependientes de la mezcla de ámbitos terrestres y acuáticos.

Sus cuerpos se han adecuado y están listos para arrastrarse, correr, caminar o volar, de acuerdo al lugar del planeta en el que habiten. Los animales terrestres requieren del oxígeno para subsistir; en su mayor parte cuentan con pulmones y su alimento es otros animales de inferior tamaño regularmente o de plantas. Algunos son de modesto  tamaño y otros de enormes.

Se clasifican como animales terrestres a todas aquellas especies que viven sobre la superficie terrestre, y aunque sean de naturaleza doméstica o salvaje, toda su existencia la desarrollan en la tierra.

¿Cuáles son los Animales Terrestres?

Tras los inicios del planeta, la vida se originó en el agua, y se expandió a la superficie terrestre unos 500 millones de años atrás, al abandonar el agua las primeras plantas vasculares. Las formas animales iniciales le continuaron alrededor de 70 millones de años luego, estando compuestas en su mayor parte por artrópodos y por vertebrados óseos.

En un principio los animales apenas alcanzaban a trasladarse por tierra de un entorno acuático a otro a través de cortos períodos. Pero las ocasiones de conseguir sustento y territorio del área continental, y la dura competencia al interior del agua, promovieron la adaptación al suelo seco. El proceso de adecuación de los animales a la tierra surgida se llama terrestralización.

En la actualidad, los animales terrestres conforman un porcentaje relevante de la vida en la Tierra, con elevada diversificación y casi tan profusa como la vida marina. La más alta densidad de estos animales se halla en bosques y selvas cálidas húmedas. No obstante, se ha adecuado a casi todos los climas, ambientes y zonas del globo.

Animales terrestres

Características de los Animales Terrestres

Son numerosos los atributos que distinguen a los animales terrestres, y los cuales determinan su modo de habitar y de desplazarse sobre la tierra. Igualmente, dada su contextura corporal se hacen evidentes sus diferencias con otras clases de animales en su forma de trasladarse de un lugar a otro.

Los animales terrestres han experimentado toda una serie de procesos evolutivos, mediante los cuales la naturaleza les ha dotado de las características con las que cuenta hoy día. Esta forma de adaptación al entorno se denomina selección natural, y no es más que la adquisición de facultades, prácticas y destrezas que le posibiliten subsistir en la adversa superficie terrestre.

Los animales terrestres a lo largo de su existencia han tenido como primordial preocupación la procura del  sustento para sí mismos y para sus crías. Han de estar alertas al peligro ya que algún depredador puede agredirlos en cualquier circunstancia o tiempo. Para la conservación de la especie debe mantenerse el ritmo de procreación donde en ciertas variedades el macho ha de cortejar a la hembra previo al apareamiento.

El factor humano ha ocasionado el deterioro del hábitat de gran parte de las especies de animales terrestres, cuya afectación les ha forzado a cambiar su modo de vida, y en otros casos a la misma alteración de su dieta.

Clases Terrestres

Jamás resulta fácil clasificar a los animales terrestres, ya que su único rasgo verdaderamente afín es vivir fuera del agua. Pero gran parte de ellos cuenta con ciclos de reproducción que aún requieren de ella, ya sea cuando atraviesan una fase larvaria acuática, o cuando requieren depositar sus huevos en el agua, etc.

El vocablo terrestre usualmente se aplica a especies que hacen su vida primordialmente en el suelo, en contraste a las variedades arborícolas, que pasan su tiempo principalmente en las ramas de los árboles. Hay otros vocablos menos usados que se aplican a agrupaciones de animales terrestres con un hábitat particular:

  • Los saxícolas o rupícolas son especies que habitan en las rocas. El vocablo saxícola proviene del latín Saxum que quiere decir «roca».
  • Los arenícolas hacen su vida en las arenas y gravas de variado tipo.
  • Los troglobitas, hipogeos o troglobiontes que habitan principalmente en cavernas.
  • De superficie. Aquellos animales que viven exclusivamente sobre la superficie terrestre.
  • Subterráneos. Conformado por aquellas especies que viven en las capas internas de la superficie terrestre.
  • Voladores. Aquellos que cuentan con alas y que alternan entre la superficie terrestre, los árboles, las montañas, etc.

Taxonomía

La ocupación de la tierra fue uno de los más trascendentales eventos en la historia de la vida en el planeta.​ Ello dio lugar al desarrollo de clases terrestres de diversos filos (cierto tipo de clasificación animal) de animales, y entre ellos, los vertebrados, artrópodos y moluscos vienen a representar las agrupaciones de mayor éxito entre los animales terrestres.

Los animales terrestres no conforman un clado (una rama del árbol filogenético) único, solamente han compartido el hecho de vivir en la tierra. El cambio de un entorno acuático a uno terrestre se ha desarrollado de forma autónoma y de manera exitosa en muchas ocasiones en distintos grupos de animales.​ Gran parte de las clases terrestres tuvieron su origen en un clima cálido o suave a través del Paleozoico y el Mesozoico, no obstante pocos animales se convirtieron totalmente en terrestres durante el Cenozoico.

Exceptuando a los parásitos internos, las especies que pueblan ámbitos terrestres se encuentran representadas por los diez filos indicados a continuación: platelmintos, nemertinos, nematodos, rotíferos, tardígrados (osos de agua), onicóforos, artrópodos, moluscos (gasterópodos: caracoles terrestres y babosas), anélidos y cordados (tetrápodos). Hay criaturas microscópicas, como los nematodos, tardígrados y rotíferos que necesitan de una película de agua para subsistir, por lo tanto, no se estiman como totalmente terrestres.

Los platelmintos, nemertinos, onicóforos y anélidos son dependientes de entornos relativamente húmedos, así como los artrópodos ciempiés y milpiés. Los tres filos remanentes, artrópodos, moluscos y cordados, están compuestos de especies que se han adecuado plenamente a ámbitos terrestres secos, y por variedades que no tienen fase acuática en su tiempo de vida.

Estructura Corporal de los Animales Terrestres

Cuentan con configuraciones anatómicas y fisiológicas que les posibilitan efectuar actividades cotidianas con la finalidad de sobrevivir y alimentarse. Sus estructuras se encuentran ajustadas de la mejor manera a las necesidades que diariamente enfrentan, por lo que se encuentran en capacidad de realizar tareas de sobrevivencia. Entre ellas destacan el alimentarse, el poder respirar, reproducirse y efectuar labores de caza.

Existen ciertos factores que han tenido influencia en el desarrollo de sus cuerpos:

  • Los sitios que ellos pueblan han moldeado sus formas de desplazarse. Los primates cuentan con largos brazos para brincar entre los árboles, por ejemplo.
  • La comida con que se alimentan ha modelado sus dientes y hocicos. Ciertos animales cuentan con enormes dientes que les posibilitan masticar, desgarrar y desmenuzar la comida.
  • Los depredadores de los que escapan han provocado el desarrollo de sus sentidos de una manera aguda.
  • El clima de los lugares por ellos habitados ha ocasionado la adaptación del pelaje de los ejemplares terrestres a situaciones extremas, de tal manera que animales como el oso polar además de ser de gran tamaño, su piel es gruesa con la finalidad de soportar el frío.

Del mismo modo, el tamaño del cuerpo de estos animales terrestres determina su contextura ósea. Ciertos animales de pequeñas dimensiones no han sido proveídos de huesos para aguantar su peso corporal, a los cuales denominamos animales invertebrados. Por otra parte, los animales de gran tamaño han sido dotados con vértebras, que los posibilitan sustentarse erguidos.

Respiración

Los animales, así como cualquier forma de vida, requieren oxígeno para subsistir. Ciertas variedades de animales se distinguen de otras por el procedimiento utilizado para obtener oxígeno del medio que les rodea. A partir de lo anterior se ha llegado a conocer que hay varias maneras en que los animales obtienen oxígeno. Las branquias y otros sistemas de respiración acuática fueron descartados, en pro del intercambio gaseoso. El oxígeno se obtiene del aire por medio de los pulmones, tráqueas o directamente mediante la piel.

La vía pulmonar es el procedimiento mediante el cual los animales ingresan aire a sus cuerpos a través de orificios, para luego ser procesado por los órganos internos llamados pulmones. Por medio de este procedimiento los animales toman oxígeno del aire que les rodea, el cual les posibilita subsistir.

Al proceso de ingreso de aire al cuerpo se le denomina inhalación. Toda vez que el aire es procesado por los pulmones, ciertos desechos son generados en forma de gases, los cuales son expulsados por los mismos agujeros de ingreso. Como exhalación se denomina a este último proceso, y todo lo anterior en conjunto es la forma de respirar que tienen en común todos los animales terrestres.

Locomoción

Puesto que en el agua el cuerpo pesa menos que en el aire, los animales terrestres necesitan de contexturas óseas poderosas, no cartilaginosas, particularmente en las extremidades que los sustentan. Para el caso de los artrópodos el esqueleto se halla en el exterior (exoesqueleto) y en el de los vertebrados, en el interior (endoesqueleto). Hay excepciones a dicha norma, como acontece con los seres sencillos de cuerpo alargado como las lombrices, que no cuentan con esqueleto.

Este proceso define cómo se mueven o se desplazan sobre el suelo terrestre. En virtud de lo anterior se pueden  clasificar a los animales de acuerdo a su locomoción en dos agrupaciones: cuadrúpedos y bípedos. Todos aquellos animales que se desplazan con apoyo en sus en cuatro patas se les llama cuadrúpedos. Ejemplo de ellos son: los leones, las vacas, los tigres, las panteras, y demás. Por otro lado los animales bípedos, a su vez, son los que se desplazan con apoyo en dos patas, como las avestruces, los gorilas, las suricatas, entre otros.

Sentidos Adaptados a lo Seco

Los sentidos imprescindibles para capturar una presa o para la defensa ante un depredador que son la vista, el olfato y el oído y que les permiten distinguir lo uno de lo otro, deben, para el caso de los animales terrestres, adaptarse al aire, en el cual las ondas sonoras se mueven de manera más lenta y existe más abundancia lumínica.

Prevención de la Desecación

Al encontrarse en un entorno en el cual la humedad se pierde en vez de ganarla, los animales terrestres han de contar con pieles adecuadas para evitar su pérdida o con mecanismos externos para humedecerla, así como elementos que la defiendan del frío o del calor, como pelos, plumas, etc. Por este mismo motivo, los animales terrestres que aovan, adecuaron sus huevos para contar con una cáscara solida para impedir su desecación.

Alimentación de los Animales Terrestres

En lo referente al tipo y calidad de los alimentos que consumen, los animales terrestres pueden clasificarse en las siguientes tres categorías:

Carnívoros

Los animales carnívoros han basado su alimentación en la carne, por lo que la mayor parte de estos animales se clasifican como depredadores ya que cazan a otros animales para alimentarse de su carne. Hay, sin embargo, otros animales que no requieren de la cacería para alimentarse de la carne.

Son los calificados como carroñeros, cuya alimentación se basa en remanentes de animales muertos. Los carroñeros juegan un rol importante dentro de nuestro ecosistema, ya que se deshacen de los restos orgánicos, limpian el entorno y ayudan en el proceso de reciclaje.

Herbívoros

La alimentación de los animales herbívoros está basada primordialmente en plantas, así como en frutas, raíces, semillas y madera. Estos animales no requieren consumir carne como parte de su sustento. Esta clase de alimentos no cuentan con tantos nutrientes como la carne, por lo que para contar con una alimentación más completa, han de comer en cantidad.

Para tal fin dedican gran parte de su tiempo a la alimentación. Son más de 40 kilogramos los que pueden llegar a consumir a diario los herbívoros, todo ello con el fin de  mantener su cuerpo con la energía suficiente para la subsistencia.

Omnívoros

En este grupo podemos conseguir a aquellos animales que se alimentan tanto de carne como plantas. No siguen  una dieta rígida, por lo que este tipo de animales cuentan con una gran flexibilidad a la hora de ingerir alimentos. Al ser tan diversa su alimentación les es posible conseguir alimento sin mayor esfuerzo.

Tipos de Hábitat de los Animales Terrestres

El espacio ocupado por los animales terrestres determina su hábitat, en el cual se pueden localizar sitios desérticos, húmedos y de otras categorías, por lo que hay una enorme diversidad.

Selva

Igualmente se les conoce como bosques lluviosos ya que son espacios donde siempre está presente la humedad. En ellos se encuentran una gran diversidad de especies animales. Su vegetación es copiosa, ya que en dichas zonas se pueden conseguir numerosas plantas y árboles, lo que las convierte en un sitio frecuentado por los animales herbívoros. Numerosos animales carnívoros igualmente se aprovechan de las selvas ya que les posibilita atrapar a los débiles herbívoros que usualmente se alimentan de sus pastos y frutos.

Bosque

Así como las selvas están colmados de vegetación, donde el inmenso número de árboles ayudan a mantener elevados los niveles de oxígeno en el mundo. A través de procesos químicos como la fotosíntesis, las plantas transforman el dióxido de carbono en oxígeno.

Estas categorías de hábitats se encuentran bajo amenaza de deforestación, puesto que gran cantidad de árboles son talados a diario para satisfacer las necesidades humanas de madera. Tales actividades afectan negativamente no solo a estos paraísos en los cuales hacen vida los animales sino que también aminoran los niveles de oxígeno que estos bosques aportan a la atmósfera.

Desierto

Son espacios secos y desolados en los cuales habitan escasas especies animales. Las lluvias son pocas y la vida es sumamente difícil para quienes moran allí. No obstante, los pocos animales que pueblan estos parajes han desarrollado procesos que les permiten subsistir con limitada agua o con poca posibilidad de almacenarla.

Tipos de Animales Terrestres

De acuerdo a la forma en que se reproducen, a los animales terrestres igualmente se les ha clasificado en grupos diferenciados. A saber:

Mamíferos

Igualmente se les conoce como vivíparos, y en su gran mayoría están constituidos por todos aquellos animales que previo a su nacimiento, son engendrados en el vientre de sus madres. Toda vez que la cría nace, llega a amamantarse de su madre por medio de sus glándulas mamarias. La cría es alimentada con leche de su madre durante la primera etapa de su desarrollo. Toda vez que sus dientes se desarrollan puede comenzar a ingerir alimentos de cierta solidez.

Estos animales están caracterizados por contar con sangre caliente, por lo que pueden regular la temperatura corporal. Se adecuan a entornos fríos o calientes. Comparte parte de esta agrupación se puede diferenciar a tres categorías de mamíferos:

  • Placentarios: Engendrados en el vientre como los seres humanos y numerosos otros animales cuadrúpedos, como vacas, perros, gatos, etc.
  • Marsupiales: Una extensa variedad de animales se pueden conseguir en este grupo cuya gestación acontece con el desarrollo embrionario de la cría en un saco denominado marsupio.
  • Monotremas: Este agrupación, en contraste a las otras dos, no se compone de animales vivíparos, sino por animales ovíparos, esto es que ponen huevos. Pocos casos donde resalta la presencia de animales como el ornitorrinco.

Ovíparos

La formación del embrión de estos animales ocurre dentro de un huevo, y este proceso puede tener lugar interna o externamente. En la reproducción externa, la hembra coloca un huevo y el macho lo fecunda con su esperma a posteriori. El huevo es cuidado al tanto que transcurre el desarrollo del embrión, para que finalmente la cría rompa el huevo para nacer.

En la reproducción interna, la hembra es fertilizada por el macho en el interior de su cuerpo. Para el instante en que la madre pone el huevo, este ya se encuentra fertilizado. Las crías de estos huevos ya se encuentran casi formadas a la hora de nacer, alistadas para vivir e interactuar con el mundo exterior. Es de destacar una peculiaridad de estos animales, y es que pueden engendrar una prole mucho mayor que la de los mamíferos.

Singularidades en las Especies

Toda especie animal cuenta con una serie de particularidades que se nos presentan como encantadoras a los seres humanos. Como parte de los animales terrestres contamos con muchos animales salvajes, los cuales están caracterizados por no haber convivido cercanamente con los humanos. Y esto más que nada se debe el riesgo que pueden significar para nosotros. Son animales que, dada su naturaleza indómita,  han de cuidarse a sí mismos y deben procurarse su propio alimento.

Se conocen entre los animales terrestres, algunos que se encuentran preparados para vivir en ambientes extremos, con elevadas temperaturas o la escasa posibilidad de disponer de agua. Basta conocer algo más de estas variedades, como por ejemplo, saber cuáles son los animales del desierto: pues son aquellos que han de adaptarse a su estéril entorno y así poder subsistir en él: como los camellos, insectos, lagartijas y escarabajos.

Entre otras singularidades de algunas especies contamos con animales muy raros, los cuales son aquellos de los que tenemos escaso conocimiento, ya sea porque habitan en sitios muy aislados, o ya que físicamente se nos hacen distintos.

Terrestralización

Se ha demostrado mediante ciertas evidencias fósiles que fue unos 530 millones de años atrás que tuvieron lugar las primeras incursiones en tierra realizadas por algunas criaturas del mar vinculadas con los artrópodos. A pesar de ello no hay motivos para creer que la vida animal en la tierra se iniciara en ese mismo lapso.

Una teoría más probable sugiere que el motivo por el cual estos artrópodos originarios se aventuraron en la tierra seca fue el apareamiento (como en la actualidad aún lo hacen los cangrejos de herradura) o la de colocar sus huevos lejos del alcance de los depredadores.​ La evidencia señala que al transcurrir el tiempo, unos 375 millones de años atrás,​ era más probable que los peces óseos, con mejor adaptación a la vida en aguas de poca profundidad costeras o pantanosas, evolucionaran como anfibios en vez de sus antecesores artrópodos.

Merced a sus extremidades musculosas y parcialmente fuertes (capaces de aguantar peso, y por ende más apropiados que las aletas en aguas de escasa profundidad)​ y a los pulmones ya existentes en combinación con las branquias, estas criaturas pudieron establecerse de manera determinante en tierra a fines del período Devónico. Por ello se consideran con bastante probabilidad como los ancestros comunes de más reciente data de la totalidad de los tretrápodos modernos.

Ejemplos de Animales Terrestres

A continuación les presentamos una lista de algunos animales terrestres con alguna de sus características particulares:

Elefante (Loxodonta africana). Oriundo de África y la India, este mamífero de cuatro patas y gran tamaño tiene una dieta a base de vegetales. Es reconocido por su extensa y poderosa trompa con la que puede manipular objetos e inclusive usarla para darse baños de agua. Numerosas civilizaciones remotas los emplearon como tanques de guerra vivientes.

León (Panthera leo). Es el carnívoro felino de mayor tamaño del planeta y mejor conocido como el rey de la sabana africana. Este inmenso animal de pelaje amarillento nacido como depredador, se encuentra en peligro de extinción. Los machos cuentan con una melena oscura que les es típica.

Jirafa (Giraffa camelopardalis). Famosa por su atractivo pelaje amarillo con manchones marrones geométricos, y por su prolongado cuello que le posibilita alimentarse de las hojas más elevadas de los árboles, este animal cuadrúpedo de África es uno de los más exóticos que haya conocido la humanidad.

Oso Panda (Ailuropoda melanoleuca). Es uno de los plantígrados de pelaje más llamativo del mundo: blanco y negro, y se alimenta casi exclusivamente de bambú. Se le considera, quizá, el más célebre animal asiático a punto  de extinción. Usualmente son lentos, perezosos y cómodos, y cuentan con un peso de 70 a 100 kilogramos.

Dragón de Komodo (Varanus komodoensis). Este gigantesco reptil oriundo de Indonesia puede tener una extensión de más de dos metros y un peso de casi 90 kilos. Cuenta con una mordedura muy peligrosa, dado que tiene un inmenso número de bacterias en su boca.

Avestruz (Struthio camelus). Ave corredora de enorme tamaño, oriunda de África y ciertas regiones de Oriente Medio, que puede lograr una velocidad de hasta 70 kmp/h en carrera. Cuentas con pequeñas alas que no son útiles para volar, y un cuello extenso y carente de plumas.

Orangután (Pongo pygmaeus). Variedad de primates de color naranja de extenso pelo, muy inteligentes y de costumbres arborícolas. Evolutivamente se hallan profundamente vinculados con los seres humanos. De costumbres solitarias, su dieta se basa exclusivamente en frutas, hojas y raíces.

A continuación otros artículos recomendados:

  • Animales Mamíferos
  • Animales Marinos

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.