Los Animales de Galápagos, ¿Cuáles son?

Localizadas en pleno Océano Pacífico, a casi mil kilómetros de tierra firme, las Islas Galápagos congregan una fauna única en el mundo. Su habitante de mayor fama es su tortuga gigante, pero la riqueza animal de este archipiélago es mucho más grande. Inclusive fue de gran utilidad para que Charles Darwin desarrollara su teoría evolutiva. Para conocer más acerca de los Animales de Galápagos necesitas seguir leyendo este artículo.

Animales de galápagos

Los Animales de las Islas Galápagos

Para todo entusiasta de la vida silvestre, las Islas Galápagos constituyen uno de los destinos de viajes más ansiados del mundo. Galápagos es, obviamente, célebre por la biodiversidad y la docilidad de su fauna, donde gran número de sus especies animales son endémicas, lo que quiere decir que únicamente las encontrarás en este archipiélago. De tal manera que, si estás en busca de unas vacaciones de vida silvestre verdaderamente únicas, entonces Galápagos es el lugar por excelencia.

Una pregunta frecuente entre la comunidad de aficionados de la naturaleza es ¿cuántas especies existen en las Islas Galápagos? La lista simple incluye desde variedades de plantas, manglares, líquenes, corales hasta animales tanto de tierra como de mar, entre los que se encuentran 16 especies diferentes de tortugas gigantes de gran fama a nivel  mundial. Si bien existen 63 tipos de especies animales en el Parque Nacional Galápagos, cuando se explora la lista de especies por cada categoría, el conteo se eleva a más de 8.900 variedades de todo clase que han habitado Galápagos por años.

Esta lista “ampliada” de especies incorpora desde gusanos y bacterias hasta la afamada iguana rosada de reciente descubrimiento. Una de las cosas más llamativas es que en Galápagos las especies continúan evolucionando y es una fuente ilimitada de descubrimientos de nuevos seres vivientes, por lo que jamás estará cerrada la cantidad de especies existentes en Galápagos.

Especies Animales de Galápagos

Según la Lista de Especies de Galápagos de la Fundación Charles Darwin, en las islas existen unas 63 clases de especies diferentes, estando entre las que mejor las representan las siguientes:

Tortugas Gigantes Terrestres

Estas islas obtuvieron su nombre y su celebridad gracias a las emblemáticas tortugas gigantes de Galápagos. La raíz del vocablo “galápago” quiere decir “tortuga”. Pero ésta es solo una de sus numerosas curiosidades, ya que en estas criaturas todo es extraordinario. Las tortugas gigantes terrestres de Galápagos pueden alcanzar un peso de hasta 400 kilos, un largo de más de 2 metros pudiendo vivir una media de 150 años alimentándose sólo de plantas, pues son de ingesta herbívora.

Animales de galápagos

La tortuga gigante debe su fama al botánico inglés Charles Darwin, quien reconoció en ellas un magnífico ejemplo de la evolución animal en acción. En un principio, de 2 a 3 millones de años atrás, una variedad de tortuga continental pudo desplazarse a Galápagos gracias a las corrientes oceánicas. En la actualidad, esa especie se ha transformado en 15 subespecies de tortugas únicas en distintas islas. Cada subespecie se distingue por tamaño, hábitat y clases de conchas (en forma de bóveda o en forma de silla de cabalgar).

Igualmente se convirtieron en gigantes, ya que su continuo crecimiento se vio favorecido por las profusas fuentes de alimentos y la ausencia de depredadores. Una tortuga terrestre gigante de Galápagos puede vivir un año sin beber agua ni comer, subsistiendo únicamente de su grasa. Por ello se les considera uno de las grandes supervivientes de una variedad de Galápagos que lleva existiendo de 5 y 10 millones de años. Aún así, en décadas recientes se han visto amenazadas por el incremento de la población humana en las islas.

Con el desarrollo urbano, arribaron especies no endémicas como cabras o cerdos, que se alimentan de la misma vegetación de la cual comen las tortugas, poniéndolas en riesgo. Adicionalmente, la introducción de la agricultura para el consumo humano les ha robado espacio de pastoreo. No obstante, son una de las primordiales atracciones turísticas que da sustento a la actividad económica en archipiélago, ya que se les puede conseguir en 10 de sus 13 islas.

Generalmente se les consigue posadas ​​a lo largo de los caminos de las tierras altas, o retozando en piscinas de barro. Se dedican a recorrer las cumbres de las islas hacia arriba y hacia abajo en procura de alimento de acuerdo a la temporada. Cuando no están alimentándose, están de siesta. Para contemplarlas en su hábitat natural, las tierras elevadas de Santa Cruz o Isabela son los mejores sitios. Puedes visitar, igualmente, algunos centros de cría de tortugas que posteriormente serán liberadas en la naturaleza.

Tortuga Verde

Las tortugas marinas verdes son un espectáculo frecuente en todo el Archipiélago de las Galápagos, ya que emergen a la superficie buscando aire o pasan de forma lenta al lado de emocionados buceadores. Estas amables gigantes son las únicas variedades de tortugas marinas que se reproducen y hacen nido aquí, pudiendo verse sus lugares de anidación en Las Bachas (Santa Cruz), Punta Cormorán (Floreana).

Animales de galápagos

Luego de eclosionar, las nuevas crías deben enfrentar una auténtica carrera por la sobrevivencia. En primera instancia, deben procurarse una senda hacia el mar antes de que los hambrientos pájaros fragata o los halcones bajen por ellos. Inclusive aquellos que llegan al océano deben encarar más pruebas, ya que los tiburones y otras especies marinas están es espera de su alimento. Generalmente, apena 1 de cada 1000 puede alcanzar la edad adulta.

Se les reconoce como una especie “megahervíbora”, lo que quiere decir que contribuye a mantener regulada la cobertura de algas en los arrecifes, lo cual incrementa la resiliencia de estos ante probables amenazas. Dado que sus lugares de anidación se encuentran en la playa, las tortugas verdes desplazan toneladas de materia orgánica entre mar y tierra que son primordiales para el ecosistema ya que promueven el crecimiento de las plantas en las proximidades de los entornos de anidación.

Las tortugas marinas de Galápagos son de gran importancia para el ecosistema del archipiélago, adicionalmente son especies que constituyen un gran atractivo turístico que logra recaudar millones de dólares al año merced al negocio  del buceo. Entre las otras variedades de tortugas marinas que se pueden localizar en las aguas de Galápagos se incluyen: laúd, tortuga carey y la pequeña tortuga verde oliva.

Iguana Terrestre

Las iguanas de tierra de Galápagos se reconocen por sus escamas de color amarillo brillante y su tamaño más o menos grande. Tienen su hábitat en áreas de matorral árido, regularmente cercanas al bosque de cactus, que es su primordial fuente de alimento: ¡se alimentan de los tallos de cactus, espinas y todo! Frecuentemente son criaturas que deambulan a solas, en contraste a las iguanas marinas que tienden a reunirse en grandes colonias.

Las iguanas de Galápagos han evolucionado como subespecies diferenciadas en las diversas islas, entre las que se incluyen las raras Iguana terrestre rosada que solo se puede localizar en las pendientes del Volcán Wolf. Igualmente se le puede conseguir en Seymour del Norte, Fernandina, Isabela e Islas Santa Cruz.

Animales de galápagos

Iguana Marina

La iguana marina de Galápagos es la única variedad de lagarto a nivel planetario que se adentra al mar para comer algas, lo cual es una diferencia relevante en relación con su similar terrestre. Son sumamente ágiles bajo el agua, donde se sirven de sus potentes colas para nadar. Se le estima como una especie “vigía” ya que son muy susceptibles a las variaciones climáticas y cualquier alteración en su población es una señal para los científicos que algo está ocurriendo.

Por este motivo se encuentra tan amenazada por el cambio climático, eventos como «El Niño», la polución ambiental o el envenenamiento por elementos tóxicos como los derrames de petróleo. Pese a su apariencia algo ruda, la iguana marina de Galápagos es herbívora, cuyo alimento esencial son las algas que recogen del fondo marino.

Tras alimentarse se tumban en las rocas a calentarse bajo el sol y a despojarse mediante estornudos de la sal que van acumulando en sus glándulas. Este extraordinario reptil se puede localizar en todo el archipiélago y con colonias considerablemente grandes en las islas Fernandina, Isabela y La Española.

Lagarto de Lava

En cualquiera de las islas que visites en Galápagos encontrarás belleza y pequeños lagartos de lava correteando por el lugar. Las hembras se diferencias por sus gargantas rojas, entretanto que se puede contemplar a los machos realizando flexiones como señal de defensa de su territorio ante sus rivales. Existen siete especies distintas de lagarto de lava en Galápagos, y se les pueden conseguir en todas las islas, a excepción de Genovesa, Darwin y Wolf.

Serpientes de Galápagos

Existen cuatro especies distintas de serpientes endémicas en el Archipiélago de las Galápagos: Hood Racer, Galápagos Racer, Banded Galápagos Snake y Striped Galápagos Snake. Son modestas serpientes constrictoras, que no representan amenaza alguna para los visitantes humanos, ya que su dieta se compone de lagartijas de lava, geckos, saltamontes, diminutas iguanas marinas y ratones.

La serpiente Galápagos Racer  se hizo famosa gracias a un documental de la BBC Planet Earth del año 2016, en el cual se mostraban unas estupendas imágenes de serpientes persiguiendo a una iguana marina, las cuales se hicieron virales en internet  con más de 13 millones de visitas.

Erizo Lapicero

El erizo lapicero es la variedad de erizos de mayor presencia en las islas Galápagos. Es herbívoro, y su alimento principal son las plantas y los corales. Entre sus espinas puede alojar más de 20 especies animales como esponjas, briozoos, moluscos, gusanos y crustáceos. Esto lo transforma en una especie “cimiento”, lo que significa, que es de aquellas que dan refugio a otras especies conformando por sí mismos una comunidad minúscula.

Se puede uno imaginar a los erizos lapiceros como inmensos edificios rodantes que hospedan entre sus espinas a otros organismos más diminutos. Se les puede localiza a lo largo de todo el archipiélago de Galápagos, la isla del Coco y el atolón Clipperton. Es más frecuente conseguirlos entre los 5 metros y hasta los 30 de profundidad oceánica.

Pepino de Mar

Es una de las variedades animales de Galápagos que en encuentra amenazada de extinción, debido a la pesca indiscriminada. Pese a que es muy solicitado en los mercados asiáticos, su pesca ha sido vedada por cinco años en vista de lograr la recuperación de su población.

Al pepino de mar se le conoce como una especie “bioindicadora” de cuán saludable se encuentra un ecosistema, ya que se ocupa de remover y oxigenar los fondos marinos merced a su cualidad limpiadora. Se le puede localizar con frecuencia a 40 metros de profundidad en los fondos rocosos y es fácil reconocerlos por su color marrón verdoso con papilas de tonalidad amarilla.

Tiburón Ballena

El tiburón ballena es el pez de mayor tamaño del planeta, pudiendo llegar a medir unos 20 metros de longitud con un peso de 42 toneladas. Mantiene buena relación con los buzos ya que es una criatura pacífica. Su dieta se compone de modestos organismos, no alimentándose de los humanos. Por ello es parte de los paquetes de buceo que brindan los numerosos operadores turísticos en Galápagos.

Al tiburón ballena se le puede localizar en los alrededores de la isla de Darwin, desde julio a diciembre. El único otro sitio del planeta en el cual se puede bucear con este animal en es Baja California, México. Es un tiburón “filtrador”, lo que quiere decir que traga agua y mediante sus branquias filtra todo lo que sea más grande que dos milímetros por lo que su alimento se compone de algas, plancton, kryll, peces diminutos y crustáceos.

Tiburón Tigre

Es una especie bajo amenaza a causa de la reducción de su población provocada por la intensificación de la pesca. Se le utiliza para la preparación de sopas de aleta de tiburón, su carne es un alimento habitual, al igual que son aprovechados su cartílago y el aceite de su hígado. Es un pez “no filtrador”, lo que quiere decir que es un depredador que se ubica en la cima de la cadena alimenticia.

El régimen alimentario del tiburón tigre es muy diverso e incorpora mamíferos, por lo que en Galápagos no se le estima como un buen compañero para bucear. Se alimenta, primordialmente de crustáceos, aves y tortugas marinas. Por ello se le ha observado particularmente en las playas donde hacen sus nidos las tortugas verdes, al sureste de la isla Isabela y el norte de la isla Santa Cruz.

Tiburón Martillo

El tiburón martillo es una de las variedades animales representativas de la Reserva Marina de Galápagos, encontrándose en riesgo de desaparecer. La forma de su cabeza, con los ojos en las puntas de una amplia T y las fosas nasales más separadas que lo usual, podría incrementar sus capacidades sensoriales. En efecto, los tiburones martillo cuentan con siete sentidos. El séptimo de ellos les posibilita detectar las ondas y los campos eléctricos que generan los peces, lo cual, para un depredador, es una enorme ventaja.

Los tiburones martillo usualmente se desplazan congregados en agrupaciones de a cientos, particularmente en aguas cálidas como las presentes en las islas Darwin y Wolf en Galápagos. Poseen un olfato muy evolucionado, por lo que pueden percibir el olor de la sangre a kilómetros de distancia y únicamente representan un peligro para los humanos cuando existen animales o personas con heridas en sus inmediaciones. La temporada más propicia para contemplar tiburones martillo en Galápagos va de julio hasta febrero.

Manta Oceánica Gigante

Estos inmensos y elegantes animales poseen una dieta que se compone de peces diminutos, calamares y plancton. Regularmente descienden en busca de alimentos a la región mesopelágica del océano (de 200 a 1000 metros de profundidad), lo que sirve de ayuda a la movilización de nutrientes entre zonas más hondas y la costa, lo cual es sumamente positivo para el ecosistema.

Las mantarrayas gigantes son criaturas pacíficas que se les localiza particularmente en aguas cálidas, siendo un enorme atractivo para los buceadores. Pueden llegar a vivir cerca de 50 años o más si no son exterminadas por los hombres, los tiburones tigre o las orcas. En el Archipiélago de las Galápagos, las mantarrayas gigantes se desplazan por todo las islas pero se les puede observar constantemente al sur y al este de la isla Isabela.

Pingüinos

Si en alguna ocasión te has cuestionado, ¿cómo podrían subsistir los pingüinos en la zona ecuatorial?, pues los pingüinos de Galápagos son la respuesta. Estas encantadoras criaturas pueden sobrevivir en el clima cálido del archipiélago en virtud de las temperaturas frías de las corrientes de Humboldt y de Cromwell que convergen en las islas.

En efecto, para adecuarse a los efectos del sol, los pingüinos de Galápagos renuevan sus plumas en dos ocasiones cada año para soltar las que han sido dañadas por la radiación solar, deben jadear para enfriarse y siempre van en busca de la sombra en las horas de mayor calor del día. El pingüino de Galápagos una especie “vigía” ya que actúan como señalizadoras de cuán saludable se encuentra el ecosistema. Puesto que el pingüino es una especie de fácil monitoreo, sirve para indicar la presencia de enfermedades o patógenos que perjudiquen a las aves marinas.

Su población se puede ver muy afectada por los cambios climáticos. Al calentarse las temperaturas del agua por el fenómeno de «El Niño» los cardúmenes emigran, por lo que es poco el alimento que pueden conseguir estos pingüinos, no pudiendo sobrevivir en aguas cálidas. La consecuencia de este fenómeno en la sobrevivencia de esta especie es catastrófica. Estos pingüinos son monógamos y se congregan usualmente en grupos, anidando en las islas Fernandina, Isabela, Floreana, Santiago, Bartolomé y Sombrero Chino. Aún así, se han visto algunos pingüinos a solas en otras islas.

Albatros de Galápagos

Los albatros de Galápagos pueden prolongar su existencia hasta los 80 años. Practican el vuelo en vertical y se alimentan de crustáceos, peces y calamares por lo que si algún suceso afecta su fuente de alimento, la población de esta ave no crece. Por ello es conocida como una especie bioindicadora y «vigía». En la actualidad se encuentran en riesgo de extinción merced a la contaminación de los litorales con plástico y la pesca ilícita. En Galápagos, el albatros hace sus nidos particularmente en la isla Española.

Piquero de Patas Azules

Es una de las variedades endógenas de Galápagos que más atrae el interés por sus picos puntiagudos y sus patas azules. Les agrada alimentarse de sardinas por su elevado contenido graso, pero hoy día éstas apenas representan el 50% de su dieta debido a la reducción de la población de estos peces a causa de cierto fenómeno oceanográfico.

No son muy exitosas a la hora de reproducirse por lo que se encuentran en peligro de desaparecer. Algunos asignan sus problemas de reproducción a depredadores que fueron incorporados al hábitat de las islas como gatos domésticos o ratas. Los piqueros de patas azules se encuentran repartidos por todas las islas, con una presencia particular en las islas de Santa Cruz y Baltra.

Cucuves

Los cucuves son una de las aves comunes de Galápagos. En el archipiélago se pueden localizar 4 variedades de estos animales: cucuve de Galápagos, cucuve de San Cristóbal, cucuve de Española y cucuve de Floreana. El cucuve es una de las especies de Galápagos de mayor popularidad, y se les puede conseguir en ocho islas.

La totalidad de  las especies de cucuves en las Galápagos son omnívoras y acostumbran reunirse en grupos de hasta 24 aves. Se alimentan de animales invertebrados diminutos como salamanquesas, cienpies, moscas, escarabajos, orugas y lagartijas de lava. Como parte de sus depredadores se encuentran las lechuzas, los halcones y las especies introducidas en las islas, como ratas y gatos.

Lobo Marino

El lobo marino de Galápagos es una criatura de mucha mayor timidez que el león marino y, por ende, mucho más difícil de ubicar. Los mejores lugares para visitantes donde se les puede contemplar se encuentran en las cavernas de James Bay (Santiago) o Darwin Bay (Genovesa). A primera vista, frecuentemente se les confunde con los leones marinos, pero una mirada más detallada puede servir para apreciar la diferencia. Los lobos marinos son de menor tamaño, sus ojos son más grandes y su piel más peluda.

El lobo marino caza más que todo de noche, en la cual sus enormes ojos contribuyen a una excelente visión nocturna, tanto para capturar a sus presas como para eludir a depredadores como los tiburones. Los lobos marinos habitúan vivir en los despeñaderos del archipiélago de Galápagos, muy cercanos al mar donde transcurren la mayor parte del tiempo comiendo. A la hora de reproducirse buscan lugares como costas arenosas y rocosas.

Hay dos tipos de lobos marinos comunes del archipiélago: el lobo marino de Galápagos y el lobo fino de Galápagos, igualmente denominado como lobo marino de dos Pelos. Esta variedad es un ejemplo de adaptación al ámbito tropical: son de menor tamaño que otros lobos marinos y poseen una clase distinta de pelaje. Como detalle curioso, los individuos de esta especie no emigran, tienen una única cría cada año y se alimentan de noche cuando sus presas se encuentran más cerca de la superficie. Les encanta comer peces linterna.

León Marino

Entre la multitud de animales de las islas Galápagos, se encuentra el amigable y sumamente atrayente león marino. Con frecuencia se les puede observar dormitando en playas o bancos de arena, o jugueteando en aguas de poca profundidad. El león marino es una criatura muy social. Uno de los inolvidables detalles a rememorar de la visita a Galápagos es una experiencia de snorkel con estos enormes y curiosos mamíferos.

Inmensos ejemplares machos custodian su territorio, para proteger su harén de hembras de los forasteros. Entretanto se permite que los individuos no dominantes conformen sus propias colonias de solteros. Se puede contemplar literalmente a los leones marinos de Galápagos en cualquier lugar, con colonias multitudinarias en la Bahía de Gardner (Española), Isla Lobos (San Cristóbal) y el área del puerto de la Isla Isabela.

Cangrejo Sally Lightfoot

El inconfundible cangrejo Sally Lightfoot puede ser localizado en todas las islas Galápagos. Por lo regular, se les puede ver correteando en los alrededores de piscinas de roca u ocultos en las rendijas de lava negra. Los visitantes aprecian a estos cangrejos por su apariencia dramáticamente colorida: cuerpo rojo lustroso, azul claro bajo su carruaje, rostro naranja y ojos de tonalidad rosa brillante.

Son de gran velocidad y agilidad en tierra, e inclusive tienen la capacidad de saltar con rapidez sobre el agua, de allí su denominación y reputación de «pie ligero». De forma curiosa, con frecuencia podrás contemplar Sally Lightfoot al lado de iguanas marinas, alimentándose de insectos de su piel. Mantienen una relación simbiótica única, en la cual los cangrejos reciben una comida deliciosa al contribuir a exterminar los parásitos de la piel de las iguanas.

Cangrejo Violinista

Los cangrejos violinistas reciben su nombre de su aspecto inusual. Poseen una enorme tenaza (para defenderse y atraer a las hembras), y otra de menor tamaño (para recoger objetos). A la hora de alimentarse utilizan la tenaza pequeña para llevar comida a su boca, representando la divertida imagen de como si estuviese tocando un violín (la gran tenaza). Por lo regular, se les ve construyendo sus madrigueras en derredor de las raíces de los manglares.

Cangrejo Fantasma

Los cangrejos fantasmas son frecuentes en las playas de las islas Galápagos, y se les reconoce por su cuerpo naranja y rojo. Se los denomina fantasmas ya que son muy hábiles para desaparecer de la vista al instante, esfumándose a velocidades mayores a 20 km/h, mientras cambian rápidamente de dirección. Poseen dos ojos negros, con los que pueden cubrir 360°, los cuales utilizan para apreciar el vuelo de insectos y capturarlos en el aire.

No obstante, no puede ver de forma directa hacia el frente, de forma tal que son presa fácil de las aves, por lo que se oculta bajo tierra con frecuencia. Sus túneles llegan hasta 1 metro bajo tierra, en un ángulo de 45°, formando amplios pasadizos de 3 a 6 centímetros de ancho, que motean la playa. Si observar pequeñas pelotas de arena en la playa, entonces sabrás que los cangrejos fantasmas están por allí: elaboran estas pelotas al tanto que buscan algas y restos de animales para alimentarse.

Cangrejo Ermitaño

Hay dos variedades diferentes de ermitaños: el cangrejo ermitaño de Galápagos y el cangrejo ermitaño semi-terrestre. Los ermitaños se reconocen con facilidad por el distintivo caparazón en su espalda que utilizan para protegerse. De acuerdo a como van creciendo, van mudando a un caparazón de mayor tamaño.

Se alimenta de lo que sea, son esencialmente carroñeros, pero igualmente incorporan en su dieta: caracoles acuáticos, mejillones, gusanos, diminutos crustáceos y larvas, al igual que plantas mezcladas con arena. Tiene centenares de crías, pese  a que ello va a depender del tipo de caparazón que posea el cangrejo y de las sustancias que asimile.

Breve Historia de las Islas Galápagos

Las islas Galápagos conforman el hogar de numerosas especies únicas en el planeta. El Fray Tomás de Berlangales las descubrió accidentalmente en el año 1535 y fue por siglos un sitio de refugio y aprovisionamiento para corsarios, balleneros y naturalistas. En efecto, por años, fueron denominadas como “islas encantadas”. En 1832 las islas Galápagos pasaron a ser parte del territorio de Ecuador y en 1835 Charles Darwin fue de visita al archipiélago, siendo esta travesía fundamental para sus investigaciones sobre la evolución y la selección natural.

Al Darwin publicar el libro “El origen de las especies” en 1856, colocó al Archipiélago de las Galápagos en el mapa de la comunidad científica a nivel mundial y la gente comenzó a preguntarse ¿cuántas especies existen en Galápagos? Más de un centenar de años luego, desde 1960 el archipiélago comenzó a incrementar su índice poblacional que en la actualidad ocupa un 3% del territorio isleño. De hecho, se considera al turismo como la más importante actividad económica de las islas pobladas.

En solo un año, Galápagos puede acoger más de 270 mil visitantes. No obstante, la actividad turística es sumamente regulada ya que este archipiélago es un Patrimonio Natural de la Humanidad. Uno de las motivos por los cuales Galápagos es tan particular es por la convergencia de corrientes marinas frías y cálidas del océano Pacífico, tanto de gran profundidad como superficiales, lo que ha servido de ayuda para la conformación de ecosistemas únicos que deben ser conservados.

También te pueden interesar estos otros artículos:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.