Raza de perro Akita Inu: Características, consejos y más

Cuando se habla de perros alegres, antojadizos, de buena altura; se refiere al perro Akita, considerado una escultura característica nativa de Japón. En sus inicios fue criado como un perro de caza, pero en la actualidad, el Akita Inu se le ha determinado como perro de compañía.

Akita Inu

¿Qué es la Raza de perro Akita Inu?

El Akita Inu desciende de la estirpe de perros nativos de las regiones rocosas del norte de Japón, una raza conformada por dos clases de Akita, la japonesa llamada Akita inu o Akita japonés y la estadounidense a la que se llama Akita o Akita americana.

Hay pruebas de la presencia del Akita inu como una casta muy original que ha estado por más de 3.000 años, a pesar de la desconexión de su ciudad local, su historia es un gran vacío de oscurantismo. Akita Inu ha tenido diferentes nombres desde siempre; dependiendo del trabajo que desarrollaría, Matagi-inu -perro cazador, Kurae-inu -perro guerrero y Odate-inu- perro sustentador.

Esta variedad se utilizó para perseguir a los osos, ya que era de tamaño mediano. En cualquier caso, a partir del año de 1603 comenzó a utilizarse como un perro peleador y en busca de una variedad más grande que fuese más contundente, el Akita inu se cruzó con el Tosa Inu o el Mastín Inglés, lo que puso a la estirpe original del Akita inu en grave riesgo y una gran cantidad de sus características del perro tipo Spitz desaparecieran de él.

En el año de 1908, las peleas de perros fueron restringidas y ese es el punto en el que la raza se salvó y tuvo la opción de florecer y crearse como una extraordinaria casta japonesa. Luego, en el año de 1927, el oficial Odate hizo una Sociedad de Preservación Akita inu con el fin de protegerlo.

El Akita es visto como el canino nacional de Japón, a lo que se destaca que, en el año de 1931 se le asignó un Monumento Nacional. Teniendo en cuenta que, en medio de la Segunda Guerra Mundial, la policía solicitó la captura de todas las razas de perros existentes, salvo del Pastor Alemán que siguió con libertad.

La piel del Akita se utilizaba para hacer prendas militares y su carne se tomaba como alimento. Se recurrió a una modalidad muy buena con el fin de resguardar la casta, se logró mandar a ciertas regiones pequeñas un tanto de Akitas, en donde los ganaderos decían tenerlos como perros guardianes y otros fueron mezclados con pastores alemanes obteniéndose con ellos una adulteración de la casta.

En ese entonces fueron reducidos arriesgadamente, con lo que se pudo sacar tres tipos únicos: Matagi Akitas, Akitas peleador y Akitas pastorero. En el tiempo de recuperación de la posguerra, se ofrecieron algunas hembras a los estadounidenses, en este sentido se concibió el Akita estadounidense.

Akita Inu

La diversidad tenía cualidades externas del pastor alemán y el mastín, por lo tanto, algunos entusiastas de la raza no lo consideraron una cruda raza japonesa, por lo que insistieron en eliminar esos rasgos extranjeros. Cruzando el Matagi Akita, logrando de esa manera restablecer la extraordinaria raza original que se conoce hasta el día de hoy.

El Akita Inu es distinguido como el más alto de los caninos japoneses, siendo considerado como la viva imagen de riqueza y eminencia, tener un Akita era un respeto autorizado a la nobleza, así como también una imagen o encanto de buen karma, hasta el punto de que una estatuilla de Akita es obsequiada durante el parto a un bebé o cuando alguien se enferma.

Características del perro Akita Inu

Entre sus características destacadas están que el Akita es un canino solitario, por eso piénselo bien al llevarlo a un parque de perros repleto de gente o una bulliciosa reunión familiar, porque no es en absoluto lo que él preferiría.

A pesar de que necesita un vínculo familiar cercano, solo una figura parental es suficiente. Por lo general, es amable y paciente con la descendencia de su propia familia, pero este perro que necesita tranquilidad no tolera los juegos salvajes con las cercanías de los niños que quieran tratarlo mal.

Ama el estar a solas

Si quiere evitar pasar un mal rato, por nada se le ocurra dejar a su Akita Inu en medio de visitas con invitados o niños. A este canino de variedad japonesa le gusta estar quieto y en un ambiente totalmente controlado, no le gusta establecer contacto con animales ni personas extrañas, es tan especial y bonito como el Golden Retriever y el perro de raza Beagle, que también son únicos.

Akita Inu

No obstante, ama el calor afectivo de los miembros de su familia, ya que cuando está separado de los demás, este perro libre busca medios y oportunidades para divertirse. Porque en casa tiene una paz majestuosa, pero, al estar fuera de casa se dispondrá a usar ese instinto cazador. Obviamente, si quiere tenerlo controladito debe usar de mucha sabiduría y cariño para que el perro se disponga y le acepte como superior a él y le respete.

La subordinación no es su fuerte

Esta raza de perros no se doblega antes ordenes que él considera sin sentido, no es amante de los juegos tontos ni de las vueltas deportivas, es un animal serio de carácter.  Esa es la razón por la que es poco común ver a un perro Akita Inu participar en algún juego para perros.

A pesar de eso, es un gran competidor y siempre que descubra la importancia de lo que hace, puede tener excelentes resultados. Desde una perspectiva instructiva y de juegos, el logro depende de tu capacidad para despertar a tu fiel compañero canino. Lo más importante es que puede persuadirlo de que ser respetuoso es útil para él.

Un compañero fiel para expertos en perros Akita Inu

Se ha determinado que un Akita Inu está feliz de seguir a un individuo, siempre y cuando probablemente sepan cómo instruirlos con mucha persistencia y amor. La dureza, el salvajismo y las injusticias son inexcusables para este canino. Una persona que lo guíe desde que es pequeño, que estimule los puntos de obediencia y tolere su determinación, descubrirá en el Akita Inu un compañero increíble y firme que constantemente protegerá a su familia.

Akita Inu

Hachikō- sinónimo de lealtad

La constancia en la fidelidad del perro Akita japonés Hachikō lograron volverlo una mágica leyenda. Hasta el punto de que en el año de 2009 se grabó una película sobre esta historia, en la que participaba el conocido artista Richard Gere. Durante la década de 1920, Hachikō fue con su humano cada mañana a la estación de tren de Shibuya en Tokio y lo recibía todas las noches simultáneamente.

En el momento en que su amigo humano falleció, Hachikō siguió deteniéndose, durante unos 10 años, hasta que murió, el esperaba a su compañero. Una escultura y el nombre salida Hachikō, en la salida oeste de la estación de Shibuya es un maravilloso recuerdo gravado del hermoso perro Akita Inu.

Origen del perro Akita Inu

En datas de su origen se describe que es de Japón, donde el Akita se hizo famoso desde tiempos antiguos hasta que se conociera el contexto histórico de Hachikō. Las grafías de caninos en vasijas de tierra o en campanas de bronce garantizan que el lugar de nacimiento de este tipo de perro se remonta a más de 5000 años de historia.

Los análisis hereditarios subatómicos han indicado que el Akita, junto con Chow-Chow Shiba y Shar Pei, son hereditariamente los lobos más cercanos y, por lo tanto, son una de las variedades caninas más viejas en el planeta.

Aunado a las múltiples especulaciones que hay sobre la herencia específica de la variedad nacional japonesa, se aclara que, los primeros perros de esta variedad se encontraron en el distrito de Akita y desde ese momento no solo han conquistado a Japón, sino que lo hicieron en gran parte en el Continente americano y el europeo.

Akita Inu

El Akita Inu japonés y el Akita Inu americano

Todo ocurre hasta el año de 1945, cuando al perro Akita Inu se expande, porque nada más hasta el año de 1.931 el tráfico de esta raza Akita japonés estaba restringida, él había sido catalogado como un icono natural. Después de la Segunda Guerra Mundial, la cantidad de Akita se había reducido muy peligrosamente, tanto así que hasta su apariencia y naturaleza habían cambiado.

Se hicieron dos líneas de los diversos tipos de Akita: la de la Akita japonesa, representada en este contenido y la Akita estadounidense, que se envió con el ejército estadounidense y su cría se realizó en los Estados Unidos.

En Japón, los reproductores apuestan por la recuperación de la primera casta y, para ello, los cruzaron con el Akita Matagi. Las dos razas, la primera, una línea japonesa más pequeña, y la enorme y tenue estadounidense que actualmente son vistas y aceptadas como razas autónomas por la FCI.

Akita Inu perros de trabajo

El Akita se utilizó inicialmente para perseguir osos, cerdos salvajes, así como aves salvajes. En cualquier caso, también se utilizó como perro guardián y líder de manada debido a su fortaleza y calidad. En el siglo XIX, es cuando lo promocionan en las desagradables peleas de perros hasta que en el año 1.908 fueron prohibidas en Japón.

La ambición fue tal que hicieron cruces con el fin de que los perros de combate resultaran más grandes y más fuertes, los cruzaron con la raza tosa y la raza mastíff. Y con el tiempo y el trato se fueron transformando en animales mus amistosos y familiares, tal como están actualmente, han perdido ya esa función que los describía como perros de trabajo.

En cualquier caso, su entusiasmo defensivo, su calidad y su impulso de persecución todavía se muestran apasionadamente innatos en él. En cuenta a tener lo siguiente, para tener a un Akita como perro familiar, es fundamental que le brinde un entrenamiento lo suficiente acorde que vayan envueltos con un poco de diversión que reemplace esos impulsos cazadores.

Aspecto del perro Akita Inu

A pesar de la forma en que el Akita tiene su lugar de origen con los perros de tipo Spitz, que, por lo general, se identifican con pequeños perros, esta variedad japonesa es una exención majestuosa no solo por su tamaño. Cuenta con una altura de cruz de 70 centímetros, es sin duda un enorme canino, con una composición sólida y fuerte, nada difícil de manejar y controlar, son dominantes.

Se caracterizan por tener una frente ancha con un surco y las orejas triangulares, verticales muy características emanan predominio y altura. La cola fuerte y firmemente serpenteada en la parte posterior es normal para esta variedad. Es un canino enorme con una constitución sólida, ajustada y apta para lograr un gran ejemplo de Akita en todo su esplendor como perro erguido y seguro de sí mismo.

Es más largo que alto, goza de un ancho pecho muy profundo y una espalda nivelada. Su desarrollo debe ser adaptable e innovador. Su pelaje puede tener cuatro tonos: atigrado, rojo, sésamo o blanco sin adulterar. El tamaño de su cráneo corresponde al de su cuerpo. La sien y el cuello son gruesos y fuertes.

Las orejas son generalmente pequeñas, triangulares y erguidas, idealmente en el caso de que estén inclinadas hacia adelante. La nariz, es oscura y los belfos son en negro, a pesar de que la lengua es rosada, tienen ojos pequeños, en ciertos casos muy alejado el uno del otro, prácticamente triangulares, de color terroso y sombreados.

Tiene una espalda recta y firme, con una zona renal ancha y fuerte, su tórax es profundo, sus costillas son curvas y una sección media completamente elevada. Los apéndices delanteros y traseros deben estar completamente desarrollados y sólidos para que funcionen bien en todos los ejercicios.

Las patas son fuertes, redondas y muy cerrados, tiene uñas muy duras, sus patas son palmípedas acolchadas como felinos, además es un excelente nadador. La cola es alta, gruesa y transportada vivazmente enrollada en la espalda. El pelo que reviste su cola es más largo que el que cubre la demás parte del cuerpo.

El color del pelaje

La capa es gruesa, de dura textura, sin embargo, tiene una capa interna gruesa y delicada, que la favorece protegiéndolo del clima. El sombreado del pelaje es de color marrón o sésamo (rojo parduzco y con puntas oscuras), los hay blanco y atigrados que también son reconocidos.

Según el estándar de variedad, todos los tonos (con la excepción de los perros blancos monocromáticos) deben tener pelos blanquecinos en los lados de su hocico, en las mejillas, en el cuello, por debajo de la mandíbula, en el pecho, en la región media y en las zonas internas de sus miembros.

La cría enfocada de una raza primitiva

Los japoneses no tardaron en percibir el valor con el que el canino alegre era para la nación, en este sentido, desde principios del siglo XX, apoyaron la reproducción particular de la variedad nacional. Ellos descartaron las diversas líneas que se crearon a través de las combinaciones con el Pastor Alemán.

Desde la perspectiva de los cinólogos japoneses, estos generaron una división en lugar de provocar el avance de la casta, de esta manera pusieron cada uno de sus esfuerzos para recuperar la primera raza: de extremidades largas, cabeza tipo Spitz, más delgado y con una espalda más corta que el Akita americano. Las combinaciones con el perro de caza japonés kishu inu, con los perros de trineo japoneses, el chow chow y el matagi ataki, fueron muy favorecedores para obtener ese objetivo.

El objetivo de la cría es una raza sana y fuerte

La protección de la primera variedad que no tuvo cruces sigue siendo el punto central de los criadores de hoy en Japón y en algunas naciones europeas. En estrecha colaboración con investigadores y científicos, intentan mantener los atributos de los crudos Akitas y, simultáneamente, esquivar las deformidades hereditarias o las cualidades de carácter indeseables.

El objetivo de criar perros de variedades sólidos y socialmente dignos se logra a través de pautas muy serias en la reproducción con mucho sentido de responsabilidad por parte de los criadores.

Salud del perro Akita Inu

A pesar de ser perros fuertes se destaca que los representantes de este tipo de perro japonés luchan con ciertos problemas médicos. Estos incluyen dolencias de la piel y el pelaje (por ejemplo, adenitis sebácea), atrofia de la retina, trastornos inmunitarios, ataques de epilepsia, dolencias tiroideas y displasia de cadera, importante en las grandes razas de perros. Es trabajo de los criaderos de mascotas, la valoración en busca de enfermedades que son comunes en la casta con el fin de reducirlas al máximo.

Cría

En caso de que necesite un Akita para convertirlo en parte de su familia, vaya a un creador que sea responsable y serio de una afiliación o club de raza Akita y que guarde las reglas de la FCI. Justo en esta línea, garantiza que sigue las pautas y limitaciones para la reproducción y que tendrá un perro con un bienestar impecable y de buen carácter, lo que le brindará felicidad durante mucho tiempo.

Alimentación para perros Akita Inu

Brindarle a su Perro Akita Inu una vida sana y saludable, va más allá de comprarlo y llevarlo a casa, debe preocuparse por todo lo que amerite ofreciéndole una dieta muy rica en vitaminas, proteína, calorías y minerales para que este crezca sano y fuerte. Al comprar alimentos, al igual que con la adquisición del canino, lo que es inequívoco no es el costo, sino la calidad.

¿Un paladar sofisticado?

Akita ha ganado notoriedad por ser un poco exigente con la comida, mantenga una distancia con los cambios de alimentos bruscos, permita que se acostumbre al sabor de forma gradual y suave, para que su estómago pueda procesarlo.

Los cambios en la dieta son desagradables para el cuerpo del perro y pueden causar diarrea y problemas estomacales. Acostumbre a su perro a la nueva comida gradualmente, este cambio puede demorar hasta siete días en terminar.

¿Cuál es la mejor comida para la raza Akita Inu?

Los alimentos para perros deben tener carne (alrededor del 70%) así como de verduras 20% y 30%. Apenas si necesitan algún cereal. Los azúcares y los potenciadores del sabor artificial también cuentan.

Los alimentos para perros deben tener carne (alrededor del 70%) así como de verduras 20% y 30%. Apenas si necesitan algún cereal. Los azúcares y los potenciadores del sabor artificial también cuentan. Dos porciones de comida diarias son suficientes para un Akita, se sugiere carne de oveja, vacuno o avestruz.

La forma en que lo alimentas depende de ti y de las preferencias de tu perro. En caso de que lo alimente con alimento, intente darle suficiente líquido. La dieta BARF, que son los alimentos crudos naturalmente apropiados, son bien recibida por los Akita.

Cuidados del perro Akita Inu

La consideración correcta de su Akita Inu también trae bienestar. Como regla general, el pelaje corto y duro del canino Akita no requiere mucha consideración, ya que tiene un brillante componente auto limpiante. En cualquier caso, en la temporada de muda (dos veces al año) es inevitable cepillar el cuero día a día para deshacerse de los pelos muertos.

Deporte

Le encantan los paseos largos y tranquilos y no necesita preocuparse día a día por las labores físicas y mentales, muy distinto de otras razas de perros; Si no fuera por su carácter obstinado, requiere de mucha, tolerancia y simpatía del cuidador durante el día a día, se supone que el Akita es un canino poco exigente.

Tener un Akita inu

Para tener un Akita deberá contar con un cuidador de gran experiencia, que conozca de perros y sus instrucciones. La instrucción constante y temprana, así como una socialización total son esenciales para una convivencia agradable con un Akita. Es un animal solitario, no es amante de los ruidos ni de los alborotos de gente, ama estar con la familia.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.