adam_driver_entrevista_abandona_voz_fobia
adam_driver_entrevista_abandona_voz_fobia

Adam Driver, protagonista junto a Scarlett Johansson de la maravillosa Historia de un matrimonio ha dejado a medias una entrevista con el programa de radio Fresh Air de la emisora estadounidense NPR mientras se reproducía un fragmento de la película.

Adam Driver, que ya comunicó a Terry Gross que prefería que no se reprodujesen fragmentos de la película en los que él apareciese (según ha informado The Daily Beast), se sintió muy incómodo y se marchó del estudio de radio sin más aviso cuando Gross hizo caso omiso a su petición.

Durante el encuentro, celebrado a principios de mes, el actor no soportó escucharse a sí mismo y, más concretamente, tener que presenciar la escena en la que su personaje, Charlie Barber, interpreta la canción Being Alive durante los compases finales de Marriage Story, recientemente nominada en la categoría de mejor película en los Globos de Oro 2020 (Adam Driver también está nominado en la categoría de mejor actor de drama).

Por suerte o desgracia, parece ser que los oyentes no podremos escuchar el momento en el que Adam Driver abandonó el estudio neoyorkino de NPR. La noticia de la inusitada reacción del actor ha sido revelada por el propio productor ejecutivo del programa, Danny Miller, quien ha confirmado que el actor se fue a mitad de la entrevista:

«Realmente no entendemos por qué se fue», ha dicho Miller en un correo electrónico del que se hace eco The Daily Beast. Y sigue: «Teníamos muchas ganas de la entrevista, fue un invitado maravilloso cuando estuvo en el programa en 2015, así que nos sentimos muy desilusionados por no tener una nueva entrevista con él para promocionar Historia de un matrimonio».

Adam Driver: una fobia de la que ya se había informado

Si echamos un vistazo a dicha entrevista de hace cuatro años en Fresh Air, veremos que ya salió a colación el mencionado asunto de la incomodidad que siente Adam Driver al escucharse o verse a sí mismo en pantalla. Gross y Driver mantuvieron un encuentro agradable, aunque llegados a cierto punto, Driver se negó educadamente a escuchar un fragmento protagonizado por él.

Tras ser preguntado al respecto («¿Te incomoda escucharte?») Driver contestó  lo siguiente:

«Sí. Me he escuchado o visto antes y siempre lo he odiado. Desearía poder cambiarlo, pero no se puede. Creo que tengo como una tendencia a intentar hacer las cosas mejor o a volverme loco a mí y a la gente que me rodea con las cosas que quiero cambiar o que desearía cambiar».

Dicho de otro modo, los responsables del programa Fresh Air estaban más que al corriente de la fobia que siente el actor protagonista de Historia de un matrimonio a la hora de verse en pantalla. Precisamente este término, «fobia», fue el usado por Michael Schulman en el completo reportaje que le dedicó hace unos meses The New Yorker al actor de moda en Hollywood.

Historia de un matrimonio, estrenada el pasado 22 de noviembre, es clara aspirante a mejor película del año junto a Parásitos, El irlandés, Joker o Érase una vez en Hollywood. Adam Driver tendrá una nueva oportunidad de no verse en cines a partir de mañana con el estreno de Star Wars: El Ascenso de Skywalker, donde interpreta a Kylo Ren.