Síntomas de un ACV en Perros, Causas y Tratamiento

Te va a resultar curioso, pero existen algunas dolencias que se presentan en los seres humanos y que también pueden afectar a tu mascota canina. Este es el caso del ACV en perros, que puede dejarlos en un estado muy disminuido, por ello resulta muy importante que conozcas sus causas, sus síntomas y como tratarlo en caso de que se presente.

acv-en-perros-1

ACV en Perros

Es normal, aunque seas dueño de una mascota, que desconozcas que tu perro puede llegar a tener una dolencia, sufrir algún síndrome o una enfermedad, ya que tienes en la mente que se trata de asuntos que son exclusivos de los seres humanos o de otras especies, pero resulta que desconocer este dato puede tener como efecto que lleves una mala gestión de los hábitos alimenticios o de ejercicio físicos de tu mejor amigo.

Motivados por esa razón, hemos querido hacer este post, para que tomes conciencia de ello, y para que aprendas que hay patologías que no sospechabas que pueden afectar a los canes, pero en esta oportunidad queremos que aprendas sobre el ACV en perros.

¿Qué es un ACV en Perros?

Un ACV es definido como el entorpecimiento del torrente sanguíneo que se dirige hacia una zona concreta del cerebro. Esto causa que la oxigenación cerebral se vea impedida, como consecuencia de lo cual las células del referido órgano se van a ver afectadas y, en casos extremos, es posible que dejen de funcionar.

Hay dos clases de ACV en perros que tienes que aprender a distinguir para que puedas llevar una gestión que sea más adecuada de la situación en la que puede encontrarse tu mascota:

  • ACV Isquémico o embólico: te encontrarás frente a un caso de ACV en perros isquémico al momento en que alguna arteria llega a sufrir de una obstrucción por causa de un coágulo o un émbolo, lo que va a limitar de manera parcial o total la circulación de la sangre, lo que va a tener como efecto la disminución de la cantidad de oxígeno que tiene que irrigar el cerebro.
  • ACV hemorrágico: es el que se produce como consecuencia de la ruptura de un vaso sanguíneo, que tiene como efecto una hemorragia cerebral.

Síntomas

La presencia de esta clase de dolencia tiende a preocupar de sobremanera al dueño del perro, debido a que sus signos y síntomas que le son absolutamente característicos, aparecen de manera repentina. Los síntomas neurológicos que una mascota que ha sufrido un ACV puede exhibir, se encuentran vinculadas concretamente con la zona del cerebro que se haya visto afectada.

Estos síntomas o signos de un ACV en perros que se suelen presentar, son los siguientes:

  • Parálisis.
  • Debilidad muscular.
  • Dificultad para mantener una postura correcta.
  • Giros de la cabeza.
  • Síndrome vestibular.

Una excelente señal para el dueño del perro, es que en el ACV en perros embólico los síntomas se presentas de manera brusca e inmediatamente llegan a su expresión más alarmante, en contraposición al ACV en perros hemorrágico, en el que lo normal es que la dolencia tenga un inicio y un desarrollo con retardo.

Causas

Existen múltiples causas que pueden dar origen a esta clase de dolencia, tanto en perros como en humanos. Toda condición que pueda ser capaz de producir un coágulo de sangre que sea lo necesariamente relevante como para interrumpir el flujo de sangre al cerebro, puede que sea el causante inmediato del ACV en perros. Entre las causas que más frecuentemente se pueden encontrar, se encuentran:

acv-en-perros-2

  • Neoplasias: es definida como las formaciones anormales de tejido, que puede tener un origen tumoral maligno o benigno. Una neoplasia puede ser capaz de causar tanto una obstrucción como coágulos que se pueden trasladar por medio del torrente de la sangre y comprometer la oxigenación del cerebro.
  • Endocarditis: se trata de afecciones del pericardio, que normalmente puede llegar a convertirse en una infección de tipo bacteriano, que probablemente puedan causar la aparición de coágulos que terminen por impedir el torrente de sangre en el cerebro de la forma eficaz que se requiere, teniendo como efecto que ocurra un ACV en perros.
  • Migración o émbolo de parásitos: es el caso que algunas clases de parásitos, como puede ser el caso de la dirofilaria o gusano del corazón, pueden ser capaces de migrar aprovechando el torrente sanguíneo o conformar un émbolo, en el supuesto en el que logren agruparse, causando una obstrucción el trayecto de la sangre que tiene que fluir hacia el cerebro.
  • Formación de coágulos post quirúrgicos: se debe tener mucho cuidado luego de que un perro ha sufrido un procedimiento quirúrgico, porque en algunas oportunidades, se suelen presentar coágulos de sangre luego de que el perro haya sido intervenido, en el post operatorio.
  • Enfermedad de von Willebrand: se trata de una dolencia de tipo hematológica que retrasa la coagulación, por causa de la ausencia de algunas proteínas en la sangre.  Esta dolencia es capaz de favorecer la aparición de un ACV en perros hemorrágico.
  • Trombocitopenia: en este caso nos estamos refiriendo a una cantidad de plaquetas bajas en perros, que es probable que tenga como efecto un ACV en perros hemorrágicos, debido a que se encuentra comprometida la coagulación del animal. Esta dolencia suele presentarse como consecuencia de una enfermedad que se encuentra muy extendida entre los perros, llamada ehrlichiosis canina, que en ocasiones suele provocar la aparición de una trombocitopenia.
  • Hipertensión arterial: esto suele presentarse en los perros que normalmente tienen unos valores de presión arterial más incrementados de lo normal, porque estas mascotas son pacientes de mucho riesgo de padecer un ACV en perros. Dentro de esta misma clase de dolencia, podrás encontrar que también se encuentran las enfermedades renales crónicas o la arteriosclerosis, ya que se trata de patologías que se encuentran vinculadas a la hipertensión arterial.

Diagnóstico

Como se trata de una condición que es muy alarmante y que posee varias probables causas que pueden desencadenarla, el especialista veterinario se encuentra siempre obligado a efectuar todos o casi todos los exámenes complementarios que pueden haber, para poder recopilar la mayor cantidad de información que se pueda.

acv-en-perros-3

Lo primero que se debe hacer es llevar a tu mascota al veterinario, para que pueda diagnosticar la clase de ACV en perros que padece tu can, y la primera señal sobre la posibilidad de ese diagnóstico presuntivo la va a obtener en la anamnesis. No obstante, si le surgen muchas sospechas, tendrá que llevar a cabo una evaluación complementaria, que es lo que se recomienda en esos casos para poder diagnosticar de forma definitiva un ACV en perros, es que se haga una tomografía computarizada.

Al momento de indagar en las causas de un posible ACV en perros, el especialista veterinario tiene que proceder también a efectuarle a tu perro una hematología, química sanguínea y urianálisis, para tratar de acumular  la mayor cantidad de información relevante, en la que se puede hacer un recuento de plaquetas.

Un hemocultivo no se considerará jamás de forma superflua, en particular cuando se desea descartar un émbolo séptico de parásitos. Igualmente, otra práctica usual es medir los tiempos de coagulación de la sangre del perro y hacerle pruebas endocrinológicas, para que el veterinario pueda llegar a tener una idea de la causa del ACV en perros.

De forma obligatoria, el veterinario ordenará que se le hagan al perro las pruebas hemodinámicas, como la de medición de la presión arterial, un ecocardiograma y un electrocardiograma, así como también habrá que efectuarle a tu perro una serie de rayos X y ecografías, con las que se va a descartar si existe alguna clase de neoplasia, que pueda ser el origen del ACV en perros.

acv-en-perros-4

Tratamiento para el ACV en Perros

Se trata de una dolencia que no posee un tratamiento concreto para que pueda ser revertida. En la mayoría de las ocasiones, la terapia que se tiende a realizar es de sostenimiento, mientras se logra diagnosticar de forma concreta la clase de proceso por el que está pasando el perro. Estas terapias de sostenimiento, en este caso, no son un protocolo y habrá que adaptarlas a cada paciente, de acuerdo a las necesidades que la misma requiera para mantener al perro.

La mejor manera de evitar esta clase de dolencias en tu perro es que las prevengas, para que esos eventos no se presenten. El propietario de un can que haya sobrevivido a un ACV en perros, tiene que tomar en cuenta la adopción de ciertas medidas que se requieren, así como mejorar los hábitos de alimentación de su mascota, con la finalidad de minimizar las posibilidades de que un evento parecido vuelva a ocurrir.

De la misma manera, el dueño de un perrito que no ha sufrido de esta dolencia, tiene la obligación de obtener información, para que sea capaz de suministrarle a su mascota la mejor calidad de vida posible.

Es por ello que, una dieta adecuada y balanceada, el ejercicio frecuente y las visitas periódicas de rutina al médico veterinario, se encuentran en la base de los hábitos que tienes que adquirir y que es posible que le salven la vida de tu mascota. De hecho, una de las primeras recomendaciones que te damos es que le suministres a tu perro pienso natural de la mejor calidad que existen para perros.

acv-en-perros-5

¿Puede recuperarse nuestra mascota de un ACV?

La posibilidad de recuperación de un perro que ha sufrido esta dolencia, tendrá en su base la zona del cerebro que haya podido ser afectada con el ACV, así como también en la clase de ACV en perros y en cuán grave haya sido el daño a las células cerebrales. Los ACV en perros que van a tener un mejor pronóstico son los isquémicos, mientras que el ACV en perros hemorrágico normalmente va a tener una prognosis muy grave y oscura.

En varios supuestos, cuando nos estamos refiriendo a un perro que haya podido recuperarse, es normal que se observe que le van a quedar secuelas permanentes, aunque si se trata de un ACV en perros benigno o si el perrito tuvo la suerte de contar con la atención especializada temprana, puede ser que vuelva totalmente a la normalidad.

Te recordamos que este es un artículo que sólo pretende darte información. No tenemos la intención de pasar por especialistas ni de tratar de recomendar un tratamiento veterinario, ni tampoco de realizar ninguna clase de diagnóstico. Lo que siempre vamos a recomendarte es que lleves a tu mascota al especialista veterinario, ante cualquier señal de que tu mascota pueda estar padeciendo de alguna clase de dolencia o de malestar.

acv-en-perros-6

Si te ha gustado este artículo, es probable que también quieras leer:


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.