El abeto de Douglas, es la tercera conífera de mayor elevación a nivel mundial, siendo nativo del suroeste de América del Norte. Sus hojas son perennes, por lo que mantiene su follaje durante los doce meses del año. Posee dos especies y su longevidad en oportunidades puede superar los mil años. Descúbrelo aquí.

Abeto de Douglas

El abeto de Douglas

Cuando de alturas se trata, el abeto de Douglas no se queda atrás y es porque posee la jerarquía de hallarse en el tercer lugar de las coníferas de todo el globo terráqueo. Su nombre científico es “Pseudotsuga menziesii” y también es conocido bajo los nombres de “Pino de Oregón”, “Pino Oregón” y “Douglas de Oregón”.

Normalmente se le consigue en un rango de alturas, de los 60 a los 75 metros, no obstante, se poseen registros en el que ha llegado a superar los 126 metros. En el que el diámetro llegó a los 5,5 o 6 metros, siendo monumentales árboles, actualmente ausentes.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, UICN, se encuentra en “Preocupación menor” de extinción. Su normal longevidad es de más de quinientos años, sin embargo, puede llegar a superar los mil años.

Origen y distribución del abeto de Douglas

Este particular árbol, es nativo de América del Norte. Posee una distribución que va desde la Colombia Británica, provincia de Canadá, ubicada al suroeste. Luego se tiene, que llega al área central del Estado de California, al suroeste de los Estados Unidos de América.

Es común avistarlo donde el sustrato sea preferentemente provisto de arena y arcilla, a gran profundidad. Teniéndose, que referente a los Tipos de suelo que acepta, debe ser con un pH ligeramente ácido. Por otra parte, el clima ideal es el que se mantiene fresco.

Características del abeto de Douglas

Son relevantes particularidades, las que a continuación se describen:

  • Es originario del suroeste de Norteamérica.
  • Manifiesta una evolución y desarrollo sumamente pausado.
  • Sus registros indican que puede superar los 120 metros de altura con un diámetro de su tronco de hasta 6 metros. Sin embargo, lo usual es conseguirlo en el rango de los 75 metros de altura, con un diámetro de tronco que oscila por los 2 metros.
  • Es la tercera conífera más alta del mundo.
  • Su tronco es recto y su corteza de tonalidad grisácea.
  • Las hojas de sus ramas poseen forma de aguja y se disponen de manera espiral.
  • Su floración se da durante la estación de primavera, mientras que su fructificación se da durante la estación de otoño.
  • El cultivo del abeto de Douglas, es usual tanto en Europa, como en América del Sur, para volver a poblar de árboles, las zonas que fueron o son deforestadas. Teniéndose esta práctica en la nación española, desde el año 1990.
  • Posee adjudicado dos subespecies, las cuales son “Pseudotsuga menziesii var. menziesii” y “Pseudotsuga menziesii var. Glauca”. Esta segunda subespecie, se conoce como “Douglasia de montaña o de interior”.
  • Puede desarrollarse y crecer en sustratos de arena, e igualmente de arcilla.
  • Su longevidad puede superar los mil años, siendo lo mínimo quinientos años de vida.
  • La madera que aporta es altamente cotizada, tanto en la carpintería, como en la construcción y papelería.
  • Al frotar sus hojas, desprenden un aroma como el del limón o la mandarina.
  • Ornamentalmente posee su estatus, debido a que es el tradicional “Árbol de Navidad” que embellece todos los lugares del mundo, durante la época decembrina.

Abeto de Douglas fructificación

Cultivo del abeto de Douglas

Este gran árbol consigue su reproducción a través de la germinación de sus semillas. Teniéndose, que el paso inicial es sumergir las mismas en agua durante un lapso de 24 a 36 horas. Seguidamente las semillas deben ser estratificadas, a una temperatura promedio de 4°C a 10°C durante un lapso de cuatro semanas como máximo.

La estratificación consiste, en activar la semilla al simular la época desfavorable, por lo que después va a despertar de su estado de latencia y germinara. El ambiente a simular debe ser frío y húmedo, como el que normalmente vive durante el invierno. Para este, se colocan las semillas en arena, turba o papel absorbente, ubicándolas en un envase en la parte baja de la nevera.

Luego de efectuada la estratificación se realiza la siembra de forma común en sustrato directo, especialmente durante la estación de la primavera. Los pasos para este son:

  • Verificar que el sustrato sea el aceptado por el abeto de Douglas.
  • Abrir un hueco con cierta profundidad.
  • Disponer las semillas.
  • Colocar sobre estas el sustrato sacado.
  • Efectuar el regado común.

Cultivo del abeto de Douglas

Cuidados del abeto de Douglas

Para que este árbol se mantenga sano y próspero, se le deben proporcionar las siguientes atenciones:

Ubicación

Antes de planificar el cultivo del abeto de Douglas, es importante tomar en cuenta las dimensiones disponibles que necesita para desarrollarse. Teniéndose, además, que debe estar, por lo menos a una distancia de 7 metros de construcciones o tuberías. Por otra parte, la incidencia de los rayos del Sol le es necesaria para su correcto crecimiento. En tal sentido, es sugerido verificar estos requerimientos para ofrecerle la localización adecuada.

Sustrato

Este debe ser arenoso o arcilloso, de pH ligeramente ácido, en el que la facilidad del drenado del agua es indispensable. Esto es, porque el abeto de Douglas solo requiere un sustrato, fresco y a la vez con cierto grado de Humedad, donde la fertilidad de la materia orgánica es relevante y requerida.

Abeto de Douglas nivel del pH

Riego

Durante la estación de verano, que es la más exigente, es recomendado que se lleve a cabo unas tres a cuatro veces, en el lapso de la semana. En las restantes tres estaciones con dos veces a la semana es suficiente.

Abeto de Douglas riego

Abonado

Este ha de realizarse en las estaciones de primavera y verano, haciendo uso de un abono orgánico, es cual es un fertilizante que fácilmente se puede preparar en casa. Un modo es, con desechos de alimentos, como cascaras de vegetales, junto a hojas y estiércol. Este cumple la finalidad de incrementar la actividad que tienen los microbios en el sustrato, recuperando la ya existente. En conjunto, hace que el sustrato tenga una fácil capacidad de absorber el agua, se fije el carbono y se mantengan los nutrientes.

Rusticidad

El árbol abeto de Douglas posee una resistencia a las bajas temperaturas hasta los -18°C. Siendo importante destacar, que es una especie que no tolera los territorios con presencia de climas tanto tropicales como cálidos. Por lo que es sugerido que en las áreas cuyo clima sea como el existente en el mediterráneo, se ejecute su cultivo en las zonas montañosas, que si le es posible admitir.

Abeto de Douglas rusticidad

Usos del abeto de Douglas

Este imponente árbol es altamente cotizado y distinguido por la firmeza de su madera en el área de la carpintería, como lo es la elaboración de muebles, también en la fabricación del papel y en la construcción. Por lo que está presente en trabajos de viviendas, elaboración de pérgolas, entre muchos otros.

Otro aspecto destacado del abeto de Douglas, es su capacidad para repoblar las zonas deforestadas, que es una práctica común en Europa y América del Sur. En el campo ornamental, es el que embellece tras adjudicarse como el tradicional “Árbol de Navidad” a nivel mundial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here