A la puta calle ¡Un testimonio de Cristina Fallarás!

El desalojo, la desilusión, en resumidas cuentas, el desahucio. Material visual de las situaciones irregulares en España, esto es lo que encontramos en el libro «A la puta calle«. Quédate en este artículo donde encontrarás datos muy interesantes.

a-la-puta-calle-1

Cristina Fallarás, autora del libro.

A la puta calle: Sinopsis

En «A la puta calle» Cristina Fallarás, periodista y columnista, relata la historia desde el tormentoso día en que embarazada de ocho meses de su segunda hija, la despidieron sin más, de su trabajo como subdirectora de ADN, dejándola con una mano adelante y la otra detrás.

Pero allí solo comienza su infierno, que terminó luego de cuatro años, cuando el BBVA la envió A la puta calle. 

Resumen

En su relato nos muestra que el despido no fue el verdadero problema, sino más bien, que el despido es aquello que nos despoja de nuestros derechos y nuestra piel. Una crisis que arropó a España de repente y conoció a muchas personas, lamentablemente, dejándolas sin sustento.

Es complicado encontrar un relato donde entendamos qué pasa cuando alguien sufre de desahucio, y es aún más complicado que las personas que lo vivieron en carne viva sean quienes lo cuenten. Para elaborar esto, no solo se necesitan realidades y hechos, hacen falta otro tipo de herramientas.

Cristina Fallarás logró contar lo que ocurría y lo que sentía, incluso también en platós televisivos, donde se encontraba con colegas que no podían creer que su situación fuese tan trágica. La incredulidad es un punto clave «A la puta calle«, es una narración detallada de su experiencia, sumamente personal, que profundiza en la soledad, el sufrimiento, la angustia, al mismo tiempo que construye una imagen certera y lúcida de la crisis vivida.

Lo más importante aparte de quién la vivió, fue quién la causó, quién se aprovechó, porque bien sabemos que la injusticia tiene autores.

La incredulidad de aquellas personas que no podían comprender que una periodista y escritora de renombre hubiera caído en la pobreza total, el lado terrorífico del abandono. Aquella sensación de quien no pierde solo la esperanza, sino todo aquello que nos une a lo socialmente habitual. Las actividades cotidianas, como llevar a los niños al colegio, los amigos, el trabajo, el aseo personal, las comidas, las metas a corto mediano y largo plazo, la familia, entre otros.

Todo esto se desintegra, se transforma, desaparece. Cristina Fallarás utiliza una metáfora: La grieta. Aquello que separa a quienes aún pueden mantenerse con su vida, aunque pierdan derechos, dinero, servicios sociales; a aquellos que perdieron todo y se encuentran en el desahucio, expulsados del mundo, del otro lado.

a-la-puta-calle-2

Una de las cualidades de «A la puta calle», es ayudarnos a comprender esa grieta metafórica. Esto es algo que sólo podemos entender perfectamente desde el relato. Desde un punto de vista económico y político, los recortes laborales, los paros y los desahucios son parte de un mismo fenómeno, de una crisis que deteriora día tras día cientos de vidas en diversos sectores de la población. Tomando este análisis como punto de partida, podemos elaborar estrategias, una lucha de resistencia colectiva en base a tácticas específicas.

Fallarás no solo es periodista y escritora, es además una sobreviviente, por eso su narración va más allá de un análisis hecho desde afuera. Es por ello que probablemente «A la puta calle» es un éxito, no sólo es una crítica directa a los bancos y al poder, sino que también, ayuda y acompaña a todos aquellos que se encuentran del otro lado de la grieta.

En un momento del libro, Cristina relata que prefirió no ir a una manifestación en Madrid aunque lo planificó, en sus palabras:

“Yo no fui a las puertas del Congreso a Madrid, y bien que quería, porque lo único que les falta a mis hijos es una madre lisiada. No fui porque yo allí no me iba a quedar callada y quieta. ¿Cuántas veces ha ido a buscar usted el kit familiar de la Cruz Roja? Veo a un griego con la cabeza abierta. Yo no fui a Madrid porque tanta porra y tanta valla y tanta declaración imbécil son gasolina para mi furia. No ir fue la única manera que encontré de evitar la agresión física. La mía, la suya.”

En el «otro lado» de la grieta, es tan grande que se convierte en un abismo. Cuando las personas caen en él, se ven sumidos en la miseria, la desolación, la desesperación, entre muchos otros sentimientos negativos.

Gracias al talento de Cristina Fallarás que sobrevivió a la grieta, sabemos de su existencia. Gracias a su precisión periodística, sabemos que hay personas, con nombre y apellido que, con su poder, nos empujan a la grieta porque sus beneficios personales valen más que nuestras vidas. Debemos reprimir la violencia antes de que explote, pero resistir con las herramientas necesarias, ser resilientes.

El relato sorprende mucho más a las personas de provincias que a las de la gran ciudad. El pensamiento más común entre las personas de pueblos o ciudades pequeñas, es que en las grandes ciudades todo es mucho más fácil, que hay muchas más oportunidades de salir adelante.

Pero la verdad es otra, hay muchos iguales que nosotros, no miles, sino millones, con nuestras mismas necesidades, que se aferran a lo que consigan, y que probablemente lo hagan mejor, más rápido o más barato que nosotros.

A la puta calle, crónicas de un desahucio, es un libro de 160 páginas, impreso por la Editorial planeta en el año 2013 y cuesta aproximadamente unos 12,90 Euros.

Si este artículo te ha gustado, y los libros con esta temática de situaciones trágicas y resiliencia, échale un vistazo a nuestro artículo relacionado los perros hambrientos un relato que narra las consecuencias tras la trágica sequía en la sierra de Perú, la manera en la que se narra muestra la inhumanidad que se vive en el sistema serrano.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.